Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

El Día Mundial de la Justicia Social y la Economía Digital

Jaellayna Palmer | Feb 20, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Jaellayna Palmer | Feb 20, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Hasta hace unos días entendía que la expresión «economía digital» se refería a las transacciones financieras impulsadas por la tecnología, entre las que se encuentra la criptomoneda. Estaba equivocada.

Con la curiosidad de saber más, me sorprendí cuando mi búsqueda me llevó a una página web publicada por las Naciones Unidas. Mi primera reacción fue de asombro: ¿por qué las Naciones Unidas se interesan por esto?

Al profundizar en el tema, descubrí que la economía digital es mucho más complicada de lo que yo creía y, por supuesto, está plagada de las mismas desigualdades e injusticias que vemos en todo el mundo. De hecho, las Naciones Unidas están tan preocupadas por las injusticias en el seno de la creciente economía digital que, por segundo año consecutivo, han declarado ese tema el Día Mundial de la Justicia Social, que se celebra hoy.

Las Naciones Unidas celebran el Día Mundial de la Justicia Social el 20 de febrero de cada año desde 2009. Fundado por la Asamblea General de la ONU, su propósito es «recordar que la justicia social es necesaria para la paz, la seguridad y el desarrollo en todo el mundo» como concepto general, y luego, más específicamente, promover los esfuerzos para educarnos sobre las desigualdades de amplio alcance, como la pobreza, la igualdad de género y el bienestar social.

Las Naciones Unidas no solo pretenden que este día impulse la concienciación individual, sino que también buscan una respuesta por parte de las instituciones -incluidos los gobiernos- de todo el mundo.

La lectura del Día Mundial de la Justicia Social me ha recordado los escritos de Shoghi Effendi, el Guardián de la Fe bahá’í, que esbozan los objetivos de justicia y unificación global:

La unidad de la raza humana, tal como es concebida por Bahá’u’lláh, implica el establecimiento de una mancomunidad mundial en la que todas las naciones, razas, creencias y clases estén estrecha y permanentemente unidas, y en la que la autonomía de sus Estados miembros y la libertad personal y la iniciativa de los individuos que la componen estén definitiva y completamente resguardadas.

Escrito originalmente en la década de 1930 e incluido en su libro El orden mundial de Bahá’u’lláh, la convincente visión del futuro de Shoghi Effendi sugería incluso de forma premonitoria el desarrollo de una economía digital:

Se ideará un mecanismo de intercomunicación mundial que abarque al planeta entero, libre de trabas y restricciones nacionales, y que funcione con maravillosa rapidez y perfecta regularidad… influencia de gobiernos y pueblos en pugna. Los recursos económicos del mundo serán organizados, sus fuentes de materias primas serán explotadas y plenamente utilizadas, sus mercados serán coordinados y desarrollados, y será equitativamente regulada la distribución de sus productos.

Comparé esta visión bahá’í con la realidad actual de nuestro tiempo: un sistema de unos pocos centenares de gobiernos nacionales competidores y soberanos, generalmente caracterizados por gobernantes autoritarios o por políticas partidistas divisivas que tienden a trabajar en contra de la justicia en vez de a favor de ella. Lamentablemente, faltan (1) la búsqueda de la verdad, (2) una norma universal de justicia y (3) la cooperación en la acción.

¿Cómo podemos hacer que la justicia social sea una realidad mundial?

En el Día Mundial de la Justicia Social, ¿a qué nos invita concretamente la ONU a reflexionar?

Algunos de los aspectos más destacados que se citan en su sitio web son la equidad; las necesidades básicas y las oportunidades dentro de todos los estratos de la sociedad; la alineación con los derechos humanos; el esfuerzo por garantizar la igualdad para todas las personas; y nuestra relación con el entorno físico, siendo el cambio climático la prueba más dramática de las injusticias que se practican actualmente.

Cuanto más aprendía sobre la justicia social y la economía digital, más me daba cuenta de que sus preocupaciones entrelazadas representan tantos otros problemas y condiciones en todo el mundo. Estas emblemáticas palabras del Dr. Martin Luther King, Jr. lo dicen bien «La injusticia en cualquier lugar es una amenaza para la justicia en todas partes».

Las Naciones Unidas nos recuerdan que la economía digital está transformando no solo los sistemas financieros sino también el propio mundo del trabajo. Las tecnologías que contribuyen a esta megatendencia incluyen la expansión de la conectividad de banda ancha, la informática en la nube, la recogida y monetización de datos y la proliferación de plataformas digitales.

Además de todo esto, la pandemia del COVID-19 ha traído a la lista circunstancias como la redefinición de los horarios de trabajo y la reasignación de muchas actividades empresariales, gubernamentales y sin ánimo de lucro a diversos lugares. Este importante cambio social, en lugar de igualar el acceso y las oportunidades, ha hecho que se profundicen las desigualdades ya existentes.

Una creciente brecha digital

En particular, observamos una creciente brecha digital dentro, entre y a través de los países desarrollados y en desarrollo -y de las regiones dentro de los países-, sobre todo en términos de disponibilidad, asequibilidad, uso de las tecnologías de la información y la comunicación y acceso equitativo a Internet.

Simplemente, los pobres y los marginados no tienen el acceso digital que necesitan para prosperar.

Lamentablemente, esta brecha ha dejado a un gran número de personas fuera de la economía digital, y los beneficios de la tecnología favorecen a algunos en detrimento de otros. Las pequeñas empresas, los individuos y muchas entidades de las zonas subatendidas pueden carecer de acceso, no tener los recursos necesarios para estar al día o ser ignorados cuando se toman decisiones y se asignan fondos. Protecciones como los sindicatos, la legislación, las políticas sociales y las garantías salariales pueden ser inadecuadas para grupos como los trabajadores itinerantes y los empleados de temporada.

Podría añadir mucho más, pero al continuar mi propio aprendizaje y tratar ahora de resumirlo, me doy cuenta de que la «economía digital» puede ser relativamente nueva, pero los problemas que plantea no lo son. De hecho, los problemas son antiguos y aparentemente insolubles.

¿Cómo podemos ayudar a los que quedan fuera de la economía digital?

Como bahá’í, creo que la humanidad, trabajando juntos, puede resolver estos importantes problemas.

Para empezar, podríamos empezar a aplicar lo que ya sabemos sobre la justicia. La unidad de la humanidad es una de las enseñanzas fundamentales de la Fe bahá’í. Si valoráramos la unidad de todas las personas en lugar de hacer hincapié en las diferencias superficiales, se pondrían de manifiesto las acciones adecuadas y se podría alcanzar la justicia. Podemos tomar nuestras decisiones, planificar nuestras políticas, gobernarnos y gestionar los recursos con el principio rector de que no somos solo nosotros.

En la toma de decisiones y en la planificación de políticas, quienes están en una posición de influencia y poder deben preguntarse cómo lograr la justicia. A nivel individual, no debo dar por sentada mi propia vida relativamente cómoda, ni pasar por alto las injusticias que me rodean. Por el contrario, como individuo y como miembro de las organizaciones e instituciones que operan en esta sociedad, quiero ser cada vez más consciente de todos los que, de otro modo, podrían quedar privados de sus derechos. Preguntarse constantemente «¿Quién falta en la mesa de conferencias?».

Satisfacer las necesidades materiales de la gente, proporcionar acceso universal a la educación y a los recursos técnicos, alinear todos los niveles de nuestra sociedad para promover la justicia económica y social, son elementos esenciales, aunque no son suficientes a menos que la voluntad pública, articulada a través de su gobernanza, esté de acuerdo.

Si permitimos que un sistema como la relativamente nueva «economía digital» florezca con el único objetivo de la tecnología por sí misma y de generar beneficios, no logrará crear justicia.

Hasta que no reconozcamos universalmente las necesidades y aspiraciones tanto materiales como espirituales de los individuos, los esfuerzos de desarrollo seguirán quedándose cortos o fracasando. La felicidad humana, la seguridad, la cohesión social y la justicia económica no son subproductos del éxito material. Más bien, son el resultado de interacciones complejas y dinámicas entre la satisfacción de las necesidades físicas, las necesidades sociales y la realización espiritual del individuo y la comunidad.

Abdu’l-Bahá prometió que «… la justicia divina se hará manifiesta en los asuntos y condiciones humanas, y toda la humanidad encontrará bienestar y placer en la vida«. Con esta garantía de las enseñanzas bahá’ís de que el futuro será justo, el reto se plantea: «¿Cómo llegamos de aquí a allí?». Para cumplir con esta visión de un mundo justo, unificado y pacífico, lo ideal es que todos encuentren formas de contribuir.

También podría interesarte

Justicia

La Tierra tendrá ocho mil millones de habitantes en 2022

Justicia

Cómo practican los bahá'ís el no-partidismo

Justicia

¿Son los bahá'ís capitalistas o socialistas?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.