Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

El poderoso trabajo interior que el divorcio puede obligarnos a afrontar

Serge van Neck | Nov 14, 2021

PARTE 2 IN SERIES Matrimonio y Divorcio

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Serge van Neck | Nov 14, 2021

PARTE 2 IN SERIES Matrimonio y Divorcio

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

El camino hacia un matrimonio bahá’í comienza cuando ambas personas intentan conocer el carácter de la persona con la que piensan compartir su vida, como explicó Abdu’l-Bahá:

El matrimonio bahá’í es el compromiso de ambas partes, de una con la otra, y el apego mutuo de mente y corazón. Sin embargo, cada uno de ellos debe poner el máximo cuidado en informarse cabalmente sobre al carácter del otro, para que la alianza obligatoria establecida entre ellos sea un lazo que perdure para siempre. El propósito debe ser éste: convertirse en amorosos compañeros y camaradas, y estar unidos uno con el otro, por el tiempo y la eternidad.

Por supuesto, no todos los matrimonios son eternos. Lamentablemente, algunos acaban en divorcio. Las personas cambian con el tiempo; normalmente este cambio representa un crecimiento, pero a veces la transformación de una persona se desvía hacia un camino más destructivo. Una pareja también puede crecer en direcciones muy diferentes, hasta el punto de que las cosas que inicialmente crearon un vínculo de unidad se han convertido en la principal causa de conflicto.

Un verdadero matrimonio bahá’í, uno en el que “el esposo y la esposa se unan tanto espiritual como físicamente, para que siempre se mejoren mutuamente la vida espiritual y gocen de unidad sempiterna en todos los mundos de Dios”, debería dejar espacio para que cada miembro de la pareja siga su propio camino de desarrollo espiritual, apoyándose mutuamente en ese esfuerzo. Sin embargo, esto no siempre es posible. A veces, el abismo que los separa es demasiado grande.

RELACIONADO: Los beneficios de esperar antes del divorcio

Más allá de la reconciliación

Existen buenas razones por las que algunas parejas estarían mejor divorciadas.

Una razón clara es el maltrato físico, en cuyo caso el requisito del año de espera bahá’í antes del divorcio se suprime por completo. Pero también hay otras razones: algunos matrimonios se celebran sin que la pareja haya hecho su tarea, por así decirlo, con el resultado de que no solo pierden el amor con el tiempo, sino que incluso desarrollan una fuerte aversión mutua.

Independientemente de que el matrimonio pueda reconciliarse o no, el año de espera sirve también para otros fines. En nuestra analogía del paciente con paro cardíaco del que hablamos en el primer artículo de esta serie, incluso después de una desfibrilación exitosa se necesita un período de recuperación y curación para que el corazón vuelva a funcionar normalmente; y puede ser necesaria una cirugía para reparar un bloqueo grave. Lo mismo ocurre con el año de espera. Cuando los cónyuges entran en un año de espera, cada uno necesita sanar del dolor y el conflicto que condujo a la separación. Para algunos, esa curación puede requerir terapia o asesoramiento. Sin la curación, cualquier reconciliación tiende a fracasar o a ser efímera, e incluso si el matrimonio no puede salvarse, la curación es esencial antes de contemplar cualquier relación futura.

Como alguien que inició el año de espera en mi matrimonio, uno de los mayores problemas que tuve que afrontar fue un abrumador sentimiento de culpa. Mi ex esposa no era una mala persona; de hecho, la consideraba en cierto modo mi versión más moral y espiritual. Pero la causa fundamental de nuestro prolongado conflicto – nuestras diferentes creencias y, más concretamente, el énfasis exagerado en las diferencias entre ellas, frente a sus evidentes y sutiles puntos en común- había construido a lo largo de los años una barrera emocional entre nosotros que habría hecho que el Muro de Adriano pareciera endeble en comparación. Al final empezamos a recibir asesoramiento matrimonial, pero en lugar de acercarnos, esas sesiones solo sirvieron para descubrir divisiones adicionales y más profundas entre nosotros, divisiones que fueron mucho más difíciles y que al final resultaron imposibles de superar.

Era innegable que, a pesar de haber criado a dos hermosos hijos y de haber disfrutado de lo que a los ojos de los demás podía parecer un matrimonio razonablemente bueno, ambos éramos profunda y desesperadamente infelices. Mi sentimiento de culpabilidad se debía en parte al reconocimiento de mi propio fracaso a la hora de mantener el matrimonio intacto, y en no poca medida al temor de que la advertencia de Abdu’l-Bahá, “Si uno de ellos llega a ser la causa del divorcio, esa persona incuestionablemente atravesará grandes dificultades, se convertirá en víctima de calamidades tremendas y experimentará un remordimiento profundo”, podría aplicarse a mí.

Al final tuve que buscar asesoramiento personal. Tuve la suerte de conocer a un consejero profesional bahá’í que, al verme en apuros, se ofreció a ayudarme. Cuando toqué el tema de la culpabilidad, el consejero me preguntó: «¿Qué podrías haber hecho de forma diferente para evitar la ruptura de tu matrimonio?». Después de meditar esta pregunta durante un rato, no pude encontrar una respuesta.

Seguramente había muchas cosas que podría haber hecho de forma diferente, pero sinceramente sentía que ninguna de ellas habría cambiado el resultado final. Entonces, refiriéndose a la cita anterior de Abdu’l-Bahá, el consejero sugirió: «Si una casa está en llamas, y tú sales corriendo de la casa, eso no significa que hayas iniciado el fuego». Esta comprensión fue un gran alivio para mí. Al comenzar nuestro año de espera, simplemente estaba reconociendo el hecho de que la casa estaba en llamas y me estaba poniendo a salvo. Hacerlo no significaba que yo fuera la causa del divorcio, ni que fuera posible señalar a una sola persona o acontecimiento como culpable.

Parece que, como ocurre con tantos principios bahá’ís, hay una paradoja en juego, y corresponde al individuo resolver esa paradoja, o al menos llegar a un acuerdo con ella, a la luz de sus circunstancias particulares. La paradoja es la siguiente: en su Libro Más Sagrado, Bahá’u’lláh escribió, por un lado, «En verdad, el Señor ama la unión y la armonía y aborrece la separación y el divorcio«, y por otro, «es permisible que se produzca el divorcio» al cumplirse un año de espera. Si el divorcio no estuviera justificado bajo ninguna circunstancia, ¿por qué lo habría permitido Bahá’u’lláh? En Las Palabras Ocultas, hablando como profeta en la voz de Dios, nos recordó: «Amé tu creación, por eso te creé». ¿Desearía Dios que alguno de sus seres queridos viviera en la miseria durante el resto de su vida?

RELACIONADO: ¿Recién casados? Construyendo unidad desde el inicio del matrimonio

La sabiduría del año de espera

En mi caso particular, el año de espera no resultó en una reconciliación. Aunque las cosas parecían prometedoras en los primeros meses, más tarde se produjeron acontecimientos que cerraron la puerta definitivamente. ¿Fue el año de espera un fracaso? Por supuesto que no. Dios rara vez establece una ley que solo sirve para un propósito. De hecho, descubrí una miríada de sabidurías en esta ley sagrada que no tienen nada que ver con la reconciliación del matrimonio en sí. Como explicaré, observar el año de espera no solo da lugar a innumerables bendiciones, sino que también nos protege de un desastre casi seguro.

Este último punto, el de la protección, es quizá el primero que conviene abordar. Especialmente en Occidente, las personas que se divorcian suelen entrar rápidamente en relaciones «de rebote». Aquellos más cualificados que yo tendrán que hablar sobre las razones por las que la gente forma estas relaciones, en su mayoría casuales, poco después de una ruptura, pero imagino que incluyen un deseo de validación y de satisfacer necesidades físicas o emocionales largamente olvidadas. En cualquier caso, nunca he conocido a una persona que haya estado en una relación de rebote que no se haya arrepentido en algún nivel.

Dado que la mayoría de los repuntes se producen en el plazo de un año tras la separación del cónyuge o de la pareja de toda la vida, la observancia del año de espera proporciona una protección automática contra esas búsquedas mal concebidas. Una de las primeras epifanías que me asaltaron después de comenzar el año de espera fue que ahora me encontraba en la posición única y paradójica de no estar atado (en el sentido de vivir como soltero) y de no estar disponible (en virtud de estar casado y obligado por la ley bahá’í). Esta comprensión fue inmensamente liberadora y me dio licencia para ser realmente yo mismo y centrarme en mi propia curación y crecimiento emocional y espiritual. En el próximo y último ensayo de esta serie, examinaremos cómo el año bahá’í de espera permite realmente ese tipo de curación.

También podría interesarte

Vida

Perdóname, Leonard: una elegía para un sobrino perdido

Vida

El materialismo: ¿qué ventaja hay en los bienes terrenales que posees?

Vida

Enfoque su pensamiento en un solo punto


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.