Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

En un mundo cada vez más interdependiente, debemos unirnos

Navid Pourmokhtari | Ene 26, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Navid Pourmokhtari | Ene 26, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

En su receta para un mundo unido, Bahá’u’lláh imaginó el advenimiento de una gobernanza global justa que reuniría a las naciones en un único sistema federado.

Shoghi Effendi, el Guardián de la Fe bahá’í, escribió que esta visión de justicia global:

… implica el establecimiento de una mancomunidad mundial … cuyos miembros, en calidad de representantes de toda la humanidad, controlarán en última instancia la totalidad de los recursos de todas las naciones integrantes, y promulgarán las leyes que fueren requeridas para reglamentar la vida, satisfacer las necesidades y ajustar las relaciones de todas las razas y pueblos.

Shoghi Effendi explicó además que este tipo de mancomunidad requeriría un «… Un sistema mundial federado que gobierne toda la tierra y ejerza incuestionable autoridad…» sobre sus recursos, su soberanía y sus poderes bélicos.

RELACIONADO: Foucault, Bahá’u’lláh y la política de las relaciones internacionales

Por otra parte, y en paralelo, Shoghi Effendi señaló que este modo de gubernamentalidad global tendría que garantizar que «… la autonomía de sus Estados miembros y la libertad personal y la iniciativa de los individuos que la componen estén definitiva y completamente resguardadas”.

Este tipo de gobernanza mundial sirve a los intereses de una paz mundial duradera, un sistema de comercio mundial bien gestionado, la resolución de las crisis mundiales de refugiados y la hambruna, la erradicación de los extremos de riqueza y pobreza mundiales, y soluciones transnacionales eficaces a los grandes problemas mundiales como la extinción de especies y el cambio climático.

En un mundo cada vez más interdependiente, los bahá’ís creen que nuestra evolución hacia la gobernanza global es inevitable.

Dentro del doble ámbito de la gobernanza y la acción a través de iniciativas políticas, esto implica, en palabras de la Comunidad Internacional Bahá’í (BIC) una «toma de decisiones colectiva que maximice la participación de todos los segmentos de la comunidad y busque llegar a la verdad de un asunto determinado». Esto significa una unión local y global de la que debe [surgir] un «consenso … [respecto] al papel que la gobernanza [debe] asumir en la promoción del … bienestar de todos los miembros de la sociedad [y] el de la representación humana en [la gobernanza local y global]».

En este sentido, nosotros, los pueblos del mundo, debemos reorientar nuestra gobernanza, como escribió la BIC, «para proporcionar una participación significativa de los ciudadanos en la conceptualización, diseño, implementación y evaluación de los programas y políticas que les afectan».

La conducta «perfecta» o «recta» de Bahá’u’lláh hacia la gubernamentalidad se inspira, de hecho se basa, en una única verdad primordial relativa a las categorías gemelas de la política global y la gobernanza global, a saber, «la unicidad de la humanidad», una verdad que ahora confirman todas las ciencias humanas. Bahá’u’lláh escribió:

Los Profetas de Dios deben ser considerados como médicos cuya tarea es fomentar el bienestar del mundo y sus pueblos para que, mediante el espíritu de la unicidad, curen la dolencia de esta humanidad dividida.

El conocimiento-principio implícito en esta verdad sirve como modus operandi para un sistema emergente de conducta recta global capaz de formar e informar un nuevo orden mundial. La gubernamentalidad global de Bahá’u’lláh pretende, ante todo y sobre todo, lograr una paz universal duradera e inclusiva, como se expresa en esta tabla lírica de Abdu’l-Bahá:

Ha llegado el momento en que la humanidad debe enarbolar el estandarte de la unicidad del mundo humano, para que la solidaridad y la unidad unan a todas las naciones del mundo, para que se acaben las fórmulas dogmáticas y las supersticiones, para que se revele la realidad esencial que subyace en todas las religiones fundadas por los Profetas.

Esa Realidad es una.

Es el amor de Dios, el progreso del mundo, la unidad de la humanidad.

Esa Realidad es el vínculo que puede unir a toda la raza humana.

Esa Realidad es la conquista de los beneficios de la paz más grande, el rechazo de la guerra.

Esa Realidad es el progreso, la realización de las colosales tareas de la vida, la unidad de la opinión pública.

Por lo tanto, esforzaos, ¡oh, pueblos! y haced todo lo posible para que esta Realidad supere a las fuerzas menores de la vida, para que este Rey de la Realidad gobierne por sí solo a toda la humanidad.

Así se reformará el mundo de la humanidad. Así se iniciará una nueva primavera y un espíritu fresco resucitará a la humanidad.

Los individuos de la humanidad, como plantas renovadas, producirán hojas, flores y frutos, para que la faz de la tierra se convierta en el paraíso prometido y delicioso, para que el gran don, las virtudes supremas del hombre resplandezcan sobre la faz de la tierra. Entonces el mundo de la existencia habrá alcanzado la madurez. – [Traducción provisional de Oriana Vento].

RELACIONADO: Gubernamentalidad global: una conversación entre Foucault y Bahá’u’lláh

En este ámbito de la gubernamentalidad vertical, las enseñanzas de Bahá’u’lláh van más allá de la obra de Foucault al introducir una fórmula pospartidista para gobernar a los pueblos de la Tierra.

Al hacerlo, Bahá’u’lláh desacredita las creencias políticas que informan las mentalidades, discursos y prácticas predominantes que sustentan el actual orden mundial puramente materialista y las relaciones internacionales, trascendiendo el concepto de espiritualidad política de Foucault, en este caso al abrir una dimensión espiritual en la política de las relaciones internacionales.

También podría interesarte

¿Qué pasa con las Naciones Unidas? ¿Puede llegar a unirnos?
Justicia

¿Qué pasa con las Naciones Unidas? ¿Puede llegar a unirnos?

¿La guerra tiene reglas?
Justicia

¿La guerra tiene reglas?

Por qué un segundo idioma mundial debe ser una prioridad
Justicia

Por qué un segundo idioma mundial debe ser una prioridad


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Ponte en contacto con los Bahá’ís de tu comunidad