Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Gratitud y pureza de una niña de cuatro años

Chris Kavelin | Feb 7, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Chris Kavelin | Feb 7, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

La gratitud parece ser una de las cualidades internas más esenciales que hay que desarrollar y expresar en cada paso de cualquier práctica espiritual.

La gratitud es lo opuesto al resentimiento o a sentir que tenemos derecho a todo. Podemos empezar poco a poco, e incluso si no lo sentimos al principio, podemos encontrar cosas por las que decir «gracias». Ese simple acto de gratitud acabará por cambiar tus pensamientos internos, y el sentimiento le seguirá.

Una vez que eso sucede, la energía interior de la gratitud comienza a impregnar nuestros pensamientos, y entonces empezamos a ver que el «cristal roto» que evitamos temerosamente en nuestro camino es una recompensa divina –en realidad son diamantes que se nos dan para cumplir nuestro propósito, como escribió Abdu’l-Bahá:

El amor espiritual de Dios hace al hombre puro y santo y lo reviste con la vestidura de la virtud y la pureza. Y cuando el hombre une su corazón totalmente a Dios y se relaciona con la Bendita Perfección, la munificencia divina amanecerá. Este amor no es físico, sino absolutamente espiritual.

Las almas cuyas conciencias están iluminadas por la luz del amor de Dios, son como luces resplandecientes y se asemejan a estrellas de santidad en el cielo de la pureza. – [Traducción Provisional de oriana Vento]

Esta cita sobre la cualidad espiritual de la pureza me recordó una sabiduría sagrada que aprendí de mi querida hija May cuando tenía unos cuatro años. Cuando mis hijos eran más pequeños, tenía la costumbre de pasar tiempo con cada uno de ellos y llevarlos por turnos a las conferencias a las que asistía. Creo que dedicar a cada uno de ellos un tiempo personalizado me permite honrar su dignidad y responder a sus preguntas con respeto y discernimiento. El hecho de reconocer que son seres espirituales en un cuerpo físico les da una identidad propia muy poderosa. Sentí que mi trabajo como padre era ayudarles a desarrollar la capacidad de navegar por el mundo como seres espirituales. Cuando intento acompañarlos espiritualmente de este modo, ellos mismos empiezan a hablar desde su ser superior con mucha más facilidad. Lo aprendí de mi madre, pero aún más de mis propios hijos.

Una de las primeras conferencias a las que llevé a May fue una sobre Eco-Justicia (justicia para la Tierra) en Adelaida (Australia). En la primera conferencia, sobre las causas del calentamiento global, la observé. Sentada en su silla, movía las piernas y me preguntaba cuánto tiempo duraría la conferencia. En parte me preocupaba que estuviera muy aburrida. En un momento dado, sentí que me tiraba de la camisa.

Nos inclinamos el uno hacia el otro y ella susurró: «¿Qué es el metano?».

Le dije que era un gas, como el gas intestinal de las vacas, que puede atrapar el calor en el manto de la Tierra si se escapa demasiado al aire. Ella asintió con la cabeza y siguió atenta a las palabras del expositor.

Aquel momento me enseñó a no subestimar a nuestros hijos. Pero al día siguiente me esperaba una lección mucho más humilde y asombrosa.

Al otro día volvíamos a casa en coche y, de nuevo, estaba callada, apoyando la frente en la ventanilla y mirando el paisaje. Pensé que tal vez buscaba a los canguros que habíamos visto en el camino de ida. De repente gritó: «¡Para el coche!».

«¿Por qué?» pregunté preocupado.

«Alguien ha tirado basura a la tierra. Tenemos que limpiarla».

Sentí la justicia y la compasión en su voz y no tuve más remedio que ser obediente para alimentar esas virtudes, así que detuve el coche a un lado de la carretera. Volvimos andando por el camino y ella me enseñó los trozos de papel de McDonald’s que alguien había tirado por la ventana. Lo recogimos y lo metimos en nuestra bolsa de basura y volvimos al coche, luego le pedí que me hablara de la nueva sensibilidad que había adquirido por el cuidado de la Tierra. Recuerdo que me sentí conmovido por su nuevo sentimiento de amor y tristeza por el planeta.

En un momento dado volvió a decir: «¡Para el coche!», pero añadió un «¡Más basura! ¡Maldita sea esa gente!». Detuve el coche y le pedí que no utilizara malas palabras. Hizo una pausa, ladeó la cabeza y dijo: » ¿Qué son malas palabras?». ¡Vaya! pensé, ¿cómo se lo explico?

Mientras íbamos a por la basura se me ocurrió una idea. Varias semanas antes, había mencionado la importancia de la meditación y de aprender a escuchar a nuestra propia conciencia que nos guía. A ella le costaba entender qué era la conciencia. Me sorprendí a mí mismo al decirle: «Tienes a una pequeña May en tu corazón que es muy sabia y sabe lo que es bueno. Si alguna vez quieres saber si algo está bien o mal, puedes preguntárselo y, si estás lo suficientemente callada y escuchas, ella te responderá». Se quedó pensativa unos instantes y luego dijo: «¡No la oigo!». Le dije que aprendería a oír si practicaba con regularidad. Unos días después, anunció victoriosa que ya podía preguntar y oír a la pequeña May en su corazón.

Así que ahora, durante nuestro paseo, respondiendo a su nueva pregunta: «¿Qué son las malas palabras?», le recordé: «¿Te acuerdas de la pequeña May que hay en tu corazón? Bueno, cuando dices una palabra enfadada es como si una pequeña sombra saliera de tu boca, y se interpusiera entre tú y tu corazón, y entonces hace que sea más difícil ver y oír a la pequeña May que hay en tu corazón».

Permaneció sentada en silencio durante algún tiempo mientras conducíamos. Recuerdo los pensamientos insistentes en mi mente, preguntándome si aquello tendría sentido para ella. ¿La habría orientado correctamente? Después de varios minutos, habló con una voz clara y emocionada que de nuevo me hizo sentir humilde. «Hay TRES tipos de sombras». Continuó con la energía del asombro infantil: «¡Hay TRES tipos de sombras! El primer tipo de sombra es la que aparece al PENSAR un mal pensamiento. El siguiente tipo de sombra es la que aparece al DECIR algo malo. Pero el peor tipo de sombra viene de HACER algo malo».

Me quedé atónito ante su sabiduría y me quedé sentado asimilando ese descubrimiento. Luego continuó: «¡PERO! ¡Hay TRES TIPOS DE LUZ QUE ELIMINAN LA SOMBRA! Hay un primer tipo de luz que se produce al pensar un buen pensamiento, el siguiente tipo de luz se produce al decir un buen pensamiento y el mejor tipo de luz que se deshace de todas las sombras es ¡HACER UN BUEN ACTO!».

Sentado aquí muchos años después, con un nudo de agradecimiento en la garganta y las lágrimas nublándome la vista, sigo maravillándome de su joven sabiduría, que reflejaba claramente las antiguas enseñanzas del profeta Zoroastro: «Para cualquier ser humano, la purificación del carácter se logra así… con buenos pensamientos, buenas palabras y buenas acciones».

También me doy cuenta de que su descubrimiento fue posible porque había escuchado a la pequeña May en su corazón, y había obrado limpiando la basura. El haber hecho algo bueno le dio sabiduría ese día. Mi hija me enseñó que la verdadera pureza debe incluir buenas acciones y no solo pensamientos o palabras.

También podría interesarte

Educación para la igualdad y la oportunidad
Espiritualidad

Educación para la igualdad y la oportunidad

¿Qué es lo que realmente significa la
Espiritualidad

¿Qué es lo que realmente significa la "unidad"?

14 Beneficios espirituales del ayuno
Espiritualidad

14 Beneficios espirituales del ayuno


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.