Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Cultura

Honrando a Jimmy Seals, en su camino al otro mundo

Christina Frith | Jul 8, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Christina Frith | Jul 8, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

En el otoño de 1992, en la ciudad de Nueva York, algo maravilloso parecía llenar la atmósfera. El Congreso Mundial Bahá’í estaba a punto de celebrarse, con 30.000 personas de todo el mundo reunidas para festejar.

Yo había conocido la Fe bahá’í la primavera anterior en circunstancias de película, de la mano de Jack Lenz, que estaba produciendo la música para un vídeo en el que canté en las Bermudas, pero esa es una historia para otro día.

Algo extraordinario estaba ocurriendo en ese momento en la ciudad de Nueva York. Los vestíbulos de los hoteles se llenaban de gente exuberante, como grandes familias que se reunían después de mucho. Los salones de baile estaban llenos de exposiciones, obras de arte y muestras especiales que ensalzaban la belleza de la Fe bahá’í y sus figuras centrales.

Enormes tapices, tejidos, colchas gigantescas, cosidas por personas de muchos países, colgaban como gesto de amor y unidad de los altos techos del Centro Jacob Javits. Un mar de sillas esperaba a los miles de rostros brillantes que pronto contemplarían las efusiones musicales de gracia, devoción y elevación. Un escenario de muchos niveles acogería a un glorioso coro y a varios oradores, cuyos humildes pero firmes sentimientos hacían eco de una visión de la humanidad unida por el amor y el trabajo duro, por la oración y los planes claros.

RELACIONADO: Música de inspiración bahá’í y la exaltación del alma

Nunca en mi vida había sentido tanto amor radiante ni había visto tantas caras sonrientes. Mis propias mejillas me dolían de tanto sonreír mientras el contagio de esta ocasión maravillosamente alegre se apoderaba de mí. Realmente sentí, por primera vez, la realidad de la unidad de la humanidad, el principio primordial de la Fe bahá’í, tal como lo explica aquí Abdu’l-Bahá:

Convierte a estas almas en ángeles celestiales, resucítalas mediante el hálito de tu Espíritu Santo, concédeles lenguas elocuentes y corazones resueltos, concédeles poderes celestiales y susceptibilidades compasivas, haz que se conviertan en los promulgadores de la unidad de la humanidad y en la causa del amor y la concordia en el mundo de la humanidad, para que la peligrosa oscuridad del prejuicio ignorante se desvanezca con la luz del Sol de la Verdad, este mundo lúgubre se ilumine, este reino material absorba los rayos del mundo del espíritu, estos diferentes colores se fundan en uno solo y la melodía de alabanza se eleve al reino de Tu santidad. [Traducción provisonal]

De alguna manera, en medio de este mar de luces, me encontré en compañía de dos almas en particular, una y otra vez. Conocí a Richard, (que más tarde se convertiría en mi marido), a la salida de los ensayos del coro del Congreso Mundial. Un espíritu brillante, al que le encantaba compartir historias sobre la Fe bahá’í. Le dije que estaba allí como invitada de Jack. Se alegró de saber que yo era cantante y compositora, ya que él también era músico y pintor.

Conocí a muchos músicos que no estaban en el coro, pero que querían estar cerca de la música, en una sala contigua al local de ensayo. En una de esas tardes de encuentro, Richard dijo: «Hay alguien que me gustaría que conocieras». Me alegraba conocer a quien fuera de esta radiante comunidad de amor, así que dije ansiosamente: «¡Sí!».

Ya era de noche. Caminamos unas manzanas hasta un restaurante llamado Casablanca, donde nos encontramos con un hombre que llevaba una pequeña gorra. «Christina», dijo Richard, «me gustaría que conocieras a Jimmy Seals». Jimmy no era muy alto, y estoy casi segura de que iba vestido de corduroy. Parecía cómodo, cálido y acogedor, con una sonrisa amistosa y ojos amables. Su comportamiento era humilde, pero totalmente presente y comprometido.

Nos sentamos todos y en pocos minutos nuestra mesa parecía estar rodeada de gracia, o de ángeles, o de algo.

Miré hacia arriba, y todavía puedo verlo en mi mente, las paredes parecían brillar. En ese momento de mi vida, estaba muy inmersa en la meditación. No me gustaban las supersticiones, aunque me sentía cómoda con los momentos místicos. Había algo en esa conversación traía increíbles bendiciones de una forma especial. Jimmy y Richard contaron historias de los primeros bahá’ís, de Bahá’u’lláh, de los babís, del martirio del Báb, de Mulla Husayn, y las historias siguieron llegando. Bebimos té y café y comimos pastel de ángel. Compartimos historias, nos reímos y hablamos hasta altas horas de la noche.

Esto sucedía noche tras noche. Parecía que habíamos entrado en un vórtice. Apenas recordaba mis viajes a casa cada noche, y no podía esperar al día siguiente. Flotaba en esas energías espirituales y seguiría haciéndolo durante algún tiempo.

Una noche, quizá la última que pasamos todos juntos, fuimos al estudio de Richard, con sus micrófonos y guitarras. Nos sentamos cerca, en un pequeño círculo. Uno a uno cantamos nuestras canciones, compartiendo con los demás nuestras recientes creaciones musicales. Richard cantó una hermosa canción sobre una mariposa en una llama. Luego me pasó la guitarra.

Canté una canción que compuse tras la muerte de mi abuelo, que había ocurrido poco antes, llamada «Ayayo». Surgió fresca con la energía de una nueva canción y mi amor por mi abuelo. Terminé y todos nos sentamos en silencio durante algún tiempo.

Jimmy dijo: «Bueno, creo que será mejor que cuelgue mi guitarra».

Nos reímos y comprendimos la forma humilde y autocomplaciente en que hizo su cumplido. A lo largo de la noche, Jimmy hizo muchos cumplidos, que nos hicieron sonreír y reír a todos, disfrutando de la dulzura de esos momentos.

Me sentí conmovida y tímida por su generosidad. Le pregunté si estaría dispuesto a compartir una canción. Accedió humildemente, y allí desplegó una de las canciones más hermosas que jamás he escuchado, en silencio, modestamente, dejando que las energías de su corazón puro y la luz del reino espiritual aparecieran a través de su voz y su historia.

La canción terminó y nos quedamos sin palabras. Hicimos una larga y silenciosa pausa para absorber la belleza y dejar que impregnara cada una de nuestras células. La química de la sala había cambiado, reflejando el título de su canción, «Convierte el cobre en oro». Al cabo de un rato, me explicó que la canción no se había publicado por alguna razón, pero me dio una cinta de casete con una grabación del tema.

No recuerdo haberme despedido de Jimmy, y me alegro de ello. Parece que cuando las almas se encuentran en un plano espiritual, en este mundo terrestre, el tiempo y el espacio y los juicios y las expectativas se evaporan. En estas conexiones vive una belleza intemporal, sin palabras, que penetra en lo eterno. Así es como Jimmy Seals está grabado en mi corazón: eternamente.

Gracias, Jimmy, alma bellísima, por ser una luz extraordinaria en mi camino hacia el Amado. Trajiste tanta alegría y belleza a este mundo. Tú, junto con otro tesoro, Dash Crofts, invitaste a miles de almas a la Fe bahá’í, a través de tus conciertos, hogareñas y canciones, cada una, con sus significados más profundos, interpretadas en todo el mundo, todavía, en conciertos, graduaciones, restaurantes, centros comerciales, ¡en todas partes!

Las canciones de Seals & Crofts todavía llenan nuestros oídos y nuestras almas: «Hummingbird», una palabra clave para referirse a Bahá’u’lláh; «East of Ginger Trees», (una de mis favoritas); «Summer Breeze»; «We May Never Pass this Way Again»; y muchas, muchas más. Jimmy, sé que tu reunión en el otro mundo, con tu querido hermano Dan Seals, otra estrella brillante, será gloriosa y espero que tu reunión con tu Bienamado esté llena de tantas bendiciones que arrojen su luz de nuevo sobre este mundo y tu hermosa familia. Estoy imaginando los coros del cielo a tu disposición, alma preciosa.

Aquí está la canción que Jimmy cantó para mí (aunque yo tengo la versión acústica) durante aquella hermosa tarde: «Convierte el cobre en oro». Que todos podamos transformar el cobre de nuestro ser en el oro de nuestro más alto potencial y amor.

También podría interesarte

Cultura

Volviendo a Babel: ¿Se puede alcanzar la paz a través un idioma universal?

Cultura

Trazando un rumbo fijo a través de las turbulentas aguas del racismo

Cultura

¿Acaso adoramos demasiado a los empresarios y la educación occidental?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.