Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Cuando mis amigos, una pareja embarazada a punto de tener gemelos, me preguntaron si debían criar a sus hijos con una religión, inmediatamente sentí curiosidad por la ciencia involucrada en esa profunda pregunta.

Entonces, como era de esperar, hice una investigación. Pensé que podría encontrar muchos estudios que revelaran el daño que el adoctrinamiento religioso excesivamente celoso podría hacer a los niños y sí, descubrí, algunos de ellos existen.

Sin embargo, los encontré muy superados por una gran cantidad de estudios nuevos y ampliamente investigados que me dieron una imagen muy diferente de lo que inicialmente esperaba. El espacio me impide publicarlos todos aquí, pero un estudio reciente, de los respetados American Journal of Epidemiology, realizado por un equipo de investigación de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard y su Instituto de Ciencias Sociales Cuantitativas, podría darle una buena idea sobre el impacto de una educación religiosa en el carácter, el comportamiento y el futuro de un niño:

Asociaciones de educación religiosa con salud y bienestar posteriores desde la adolescencia hasta la edad adulta: un análisis amplio de resultados, por Ying Chen y Tyler J. VanderWeele.

Resumen: en el presente estudio, examinamos prospectivamente las asociaciones de participación religiosa en la adolescencia (incluida la asistencia al servicio religioso y la oración o la meditación) con una amplia gama de resultados de bienestar psicológico, salud mental, salud de comportamiento, salud física y fortaleza del carácter en la edad adulta.

En comparación con la no asistencia a los servicios religiosos, al menos la asistencia semanal a estos se asoció con una mayor satisfacción con la vida y afecto positivo, una serie de fortalezas de carácter, menores probabilidades de consumo de marihuana e iniciación sexual temprana, y menos parejas sexuales de por vida. Los análisis sobre la oración o la meditación arrojaron resultados similares. Aunque las decisiones sobre la religión no están determinadas principalmente por la salud, alentar la asistencia al servicio y las prácticas privadas en adolescentes que ya tienen creencias religiosas pueden ser vías significativas de desarrollo y apoyo, posiblemente conducentes a una mejor salud y bienestar.

Otro estudio, llamado “La religión y salud infantil”, publicado por primera vez en 2010, llegó a conclusiones sorprendentemente similares. Los autores del estudio descubrieron que los niños con una afiliación religiosa identificada, que consideran que la religión es muy importante y que participan al menos semanalmente en una comunidad de fe, tienen niveles más altos de salud física y psicológica en general.

El estudio“La religión y la salud infantil”, que investigó la vida de 2,604 niños de 6 a 19 años, encontró múltiples correlaciones positivas entre la salud física y psicológica de los niños y cualquier tipo de afiliación religiosa. La investigación mostró que los niños y adolescentes que asistían regularmente a reuniones o servicios religiosos tendían a obtener una gran cantidad de beneficios de su participación: un riesgo significativamente menor de suicidio o intentos de suicidio; menor consumo de alcohol y drogas; y menos comportamientos sexuales peligrosos. La conclusión: la afiliación a un grupo religioso puede moderar el comportamiento poco saludable, proporcionar apoyo social, mejorar las perspectivas matrimoniales o financieras y fortalecer los lazos familiares.

Entonces, si está buscando una respuesta científica a la pregunta si debe criar a sus hijos con alguna educación religiosa, ciertamente está disponible, y el consenso ha quedado claro. El estudio de Harvard llegó a algunas conclusiones contundentes: ir a los servicios religiosos semanales, o incluso la oración y la meditación regulares, resultó no solo en una mayor satisfacción con la vida y el desarrollo de un afecto psicológico positivo, sino también en mayores niveles de voluntariado, un mayor sentido de misión y más perdón. Estas virtudes de carácter, como es de esperar, produjeron resultados de vida mejores y más positivos a medida que los niños crecían hasta llegar a la adolescencia, ellos mostraban menos síntomas depresivos y menores probabilidades de un probable trastorno de estrés postraumático, una menor incidencia de tabaquismo, menos uso indebido de medicamentos recetados, una historia más baja de infecciones de transmisión sexual, etc., etc.

Múltiples estudios ahora muestran que, en todos los aspectos de una vida saludable, una conexión de la primera infancia con las enseñanzas religiosas mejoró la vida. Mi conclusión al leer los múltiples estudios de investigación que encontré fue que la ciencia apunta cada vez más hacia los beneficios de por vida de una educación espiritual sobre las fortalezas del carácter, la felicidad y el bienestar psicológico. Bastante fascinante, ¿verdad?

Esta conclusión científica apoya inequívocamente lo que las enseñanzas bahá’ís recomiendan para los padres:

…desde el comienzo mismo, los niños deben recibir educación divina y continuamente debe hacérseles recordar a su Dios. Que el amor de Dios llene su ser interior, mezclado con la leche de la madre. – Abdu’l-Bahá, Selecciones de los escritos de Abdu’l-Bahá, pág. 173.

Por lo que respecta a tu pregunta acerca de la educación de los niños, te corresponde nutrirlos en el seno del amor de Dios e impulsarlos hacia las cosas del espíritu, para que vuelvan el rostro hacia Dios; que sus modales se ajusten a las reglas de la buena conducta y que su carácter no sea inferior al de nadie; que hagan suyas todas las virtudes y cualidades meritorias de la humanidad; que adquieran conocimiento profundo de las diversas ramas del saber, a fin de que, desde el comienzo mismo de la vida, se conviertan en seres espirituales, habitantes del Reino, enamorados de los perfumados hálitos de la santidad, y reciban una educación religiosa, espiritual y del Dominio Celestial. – Ibid., pág. 193.

De hecho, ahora sabemos desde hace varias décadas, gracias a los literalmente cientos de estudios científicos realizados sobre este importante tema, que la adhesión a una religión se correlaciona con una mejor salud y bienestar en los adultos. De hecho, si desea vivir más tiempo y de manera más saludable, la ciencia revela una relación directa entre la asistencia frecuente al servicio religioso y un menor riesgo de mortalidad, incluso en los estudios más rigurosos. Múltiples hallazgos de investigación han demostrado que la participación religiosa se vincula con una amplia gama de otros resultados positivos: mayor bienestar psicológico, mayor fortaleza de carácter, reducción de enfermedades mentales y comportamientos más saludables. Sabemos, entonces, que la religión generalmente tiene resultados positivos para los adultos y ahora la ciencia muestra que también puede ayudar a los niños en su crecimiento y desarrollo.

Las enseñanzas bahá’ís instan a todos los padres a dar a sus hijos el beneficio de una conexión temprana con los aspectos espirituales de la vida.

Cuando capacitamos a los niños en las observancias y las leyes de la religión, en realidad estamos cumpliendo con el trabajo más importante de cada padre amoroso al dar a nuestros hijos las herramientas, hábitos y habilidades que necesitarán para recorrer esta vida.

Pero ¿cómo, si decidimos dar a nuestros hijos un conjunto de pautas espirituales a través de la religión, elegimos qué religión enseñarles? ¿Debería ser una Fe heredada? ¿o uno que los padres acuerden y elijan? ¿Deberían los padres enseñar a sus hijos una religión en particular, o varias de ellas? En el próximo ensayo de esta serie, exploraremos esas preguntas importantes.

0 Comentarios

characters remaining