Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Cuando el gobierno persa ordenó la ejecución de la babí, poetisa, mártir y defensora de los derechos humanos, Tahirih, la noticia se difundió rápidamente.

Sin embargo, fue trece años después de la muerte de Tahirih, que la historia del Báb y su nueva y revolucionaria Fe se dio a conocer a una extensa generación de intelectuales europeos a través del libro “Religions et philosophies dans l’Asie central” (Religiones y filosofías de Asia central), escrito por Joseph Arthur, Conde de Gobineau (1816-1882), publicado en 1865.

Gobineau fue un escritor y diplomático francés, cuyos libros habían sido publicados en Persia en tiempos del Báb. Él escribió una narración sobre sus percepciones acerca de las creencias religiosas en esa parte del mundo, la cual sería la primera en contener una amplia narración de la historia temprana de la Fe del Báb. Gobineau logró, además, conseguir el único manuscrito de la historia de la Fe babí, escrito por Haji Mirza Jani, un babí que fue asesinado durante las sangrientas persecuciones de 1852.

Este también escribió descripciones de Tahirih que lograron transmitir su talento, su capacidad y su gran erudición:

No solo contaba con un excepcional dominio del árabe, sino que también era sobresaliente en su comprensión de la interpretación del Corán, de las tradiciones islámicas (Hadits) y de grandes pensadores del Islam. En Qazvín, ella logró ser considerada como prodigio. – Conde de Gobineau, Religiones y Filósofos de Asia Central, p. 168.

… ella no estaba satisfecha con una creencia pasiva; predicaba públicamente las enseñanzas de su maestro; se levantó en contra de la poligamia, así como del uso del velo, mostrando su rostro en lugares públicos ante el asombro y escándalo de su familia y de todos los musulmanes sinceros, pero también ante el aplauso de muchas personas que compartían su entusiasmo y cuya predica contribuyó a ampliar considerablemente el número de seguidores. -Ibid.

…Se consagró completamente al apostolado del Báb, quién le había otorgado ese derecho y confiado muchas responsabilidades. Sus conocimientos sobre teología crecieron inmensamente… Nunca escuché a ningún musulmán poner en duda la virtud de aquella persona tan singular. -Ibid, p. 169.

Luego de la publicación de su libro, muchos pensadores franceses prominentes y eruditos también citaron a Gobineau en sus descripciones del movimiento babí y de Tahirih. Joseph Ernest Renan, un reconocido pensador francés, religioso y filósofo político, mencionó a los babís en varias páginas de su libro, “Les Apôtres” (Los Apóstoles), lamentándose tanto de la crueldad que estos sufrieron, como de su firme determinación, que este describió como una característica distintiva de las personas de “esa parte del mundo”. -p. 307.

Otro erudito francés, André-Ursule Casse de Bellecombe, escribió un artículo completo sobre Tahirih y usó el título ‘Qurratu’l-Ayn’ para referirse a ella en la histórica revista del Instituto de Francia, “L’investigateur” en 1870. Bellecombe fue el director del Institut Historique de Francia.

Otro erudito francés, Clement Huart, escribió un libro corto, en donde también menciona a Tahirih, llamado: “La religion du Bab”, en 1889. Huart comenzó a aprender árabe a los catorce años, luego estudió idiomas y literatura de las sociedades árabe, turca y persa. Además, tenía un manejo excelente del inglés, italiano y alemán. En este libro, Huart alaba el gran conocimiento de Tahirih y su espíritu independiente, citando la ocasión en la que se quitó el velo.

Debido a su gran talento lingüístico, Huart dedicó muchas páginas a sus propias traducciones de los Escritos del Báb del persa y árabe al francés, además de explicar algunas de las enseñanzas del Báb.

La revista “England’s Contemporary Review” publicó el artículo “La historia del Báb” en diciembre de 1885, con una descripción de Tahirih basada en la de Gobineau: “una mujer que, de haber nacido en Europa, hubiese sido reconocida como una de las más honorables heroínas de todos los tiempos” y quien tuvo una valentía “tan indómita como la de su maestro”- Mary Wilson, “La historia de El Báb”, The Library, ene-abril 1886, Volumen 7, p. 813.

Con toda esta atención del Occidente, la fama de Tahirih comenzó a propagarse, influenciando movimientos como el sufragio femenino y la emancipación de la mujer en Europa y Norte América:

“Poetisa, de menos de treinta años de edad, de una elocuencia cautivadora y de un espíritu indomable, heterodoxa en sus puntos de vista, audaz en sus actos e inmortalizada como Tahirih (“La Pura”) por el [Báb], y designada con el apelativo de Qurratu’l-‘Ayn (“Solaz de los ojos”) por Siyyid Kázim, su maestro, había recibido, a raíz de la aparición del Báb en un sueño, el primer anuncio de una Causa que estaba destinada a exaltarla a las mayores alturas de la fama, y sobre la cual, con su osado heroísmo, habría de arrojar lustre imperecedero”. Dios Pasa, p. 45.

0 Comentarios

characters remaining