Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Historia

Abdu’l-Baha: Vivió para servir a la humanidad

Anne Gordon Perry | Nov 23, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Anne Gordon Perry | Nov 23, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

En este centenario del fallecimiento de Abdu’l-Bahá, los bahá’ís de todo el mundo están estudiando su vida y reflexionando sobre cómo emularla.

¿Qué significa seguir a aquel al que millones de personas se refieren como «El Maestro»?, especialmente cuando la mayoría de nosotros tenemos vidas que son exteriormente muy diferentes a la de él. No nos hemos enfrentado a una severa persecución religiosa, a un encarcelamiento, a un destierro o a la extrema deslealtad de otras personas cercanas a nosotros. Tampoco tenemos su «estación» -su papel como Centro de la Alianza bahá’í, sus poderes intuitivos, su capacidad interpretativa, su miríada de virtudes vinculadas a la santidad.

RELACIONADO: Celebrando a Abdul-Bahá y observando su ascensión

Pero cuanto más leemos sobre cómo Abdu’l-Bahá respondió a las circunstancias humanas, más nos damos cuenta de las oportunidades que tenemos para emular su ejemplo. Recientemente he estado pensando en el aspecto del servicio.

Él vivió para servir a los demás -tanto que incluso el título que tomó, Abdu’l-Bahá, significa literalmente «siervo de la gloria». Para él, el servicio altruista a la humanidad representaba la más alta estación espiritual posible – y llamó a todos a intentar alcanzarla.

Myron Phelps registró una historia en la que un musulmán «austero y rígido» de Afganistán que vivía en Akka rechazó a Abdu’l-Bahá durante 24 años, creyéndolo un hereje y denunciándolo públicamente con «palabras amargas». Pero Abdu’l-Bahá le sirvió a pesar de su actitud despectiva, enviándole comida, ropa, medicinas y dinero, hasta que finalmente se produjo un punto de inflexión. El hombre vino a Abdu’l-Bahá, llorando, arrepentido por los años que le había faltado al respeto y le había hecho daño, y se hicieron amigos. Phelps comentó:

El Maestro es tan simple como su alma es grande. No reclama nada para sí, ni comodidad, ni honor, ni reposo. Le bastan tres o cuatro horas de sueño; todo el resto de su tiempo y todas sus fuerzas las dedica a socorrer a los que sufren, en espíritu o en cuerpo. Él dice: «Soy el siervo de Dios».

Justo después de leer esta historia, recibí una llamada de una mujer anciana que no tenía coche y que necesitaba que la llevaran a vacunarse y también me preguntó si podía cortarle el pelo. No quería hacer esas cosas -eran un inconveniente imprevisto añadido a mi día-, pero ¿cómo podía negarme después de leer esa historia? El recado y el corte de pelo me tomaron más de dos horas; me sentí frustrada esperando en una larga fila en la farmacia con nuestra amiga, donde sentí que le juzgaba por cómo iban las cosas. Me temo que no tenía la misma actitud serena y feliz que habría tenido Abdu’l-Bahá. En su casa, después del corte de pelo, me di cuenta de lo sucio que estaba el suelo, pero cuando me ofrecí a barrer el pelo, nuestra amiga dijo que lo haría ella. Encorvada y con una visión limitada, luchó con la escoba y el recogedor para recoger y tirar los restos. Me despedí rápidamente y me apresuré a seguir con el resto del día. Más tarde pensé en su suelo y en que probablemente ni siquiera podía ver lo sucio que estaba. ¿Pero estaría dispuesta a ayudarla algún día?

Midiéndonos a nosotros mismos en comparación con el estándar de Abdu’l-Bahá, podemos encontrar una gran discrepancia – incluso cuando estamos sirviendo. Ciertamente lo hice ese día, y de nuevo en otra ocasión reciente cuando respondí a una llamada telefónica de la misma amiga, pero decliné una oportunidad de ser de servicio.

Tal vez no nos demos cuenta del significado o la importancia del servicio a los demás, atrapados en nuestras propias vidas y prioridades. Pero los momentos más bellos y nobles de nuestra vida pueden encontrarse en el servicio.

Pensar en esto me recuerda una historia sobre una de las primeras bahá’ís llamadas Grace Ober, que deseaba servir, pero tenía que aprender lo que significaba.

Grace ayudó a su amiga Lua Getsinger a preparar un apartamento para Abdu’l-Bahá en Chicago y «le rogó que, cuando él regresara a Nueva York, ella pudiera ayudar también en esa casa». Abdu’l-Bahá la miró inquisitivamente y le dijo: «¿Estás segura de que deseas servirme?». Grace dijo, con gran entusiasmo, «¡Oh, sí! Más que nada en el mundo».

Abdu’l-Bahá no respondió, sino que se alejó. A la mañana siguiente se repitió esta escena. A la tercera mañana, Grace, frenética al darse cuenta de que ésta era la última mañana antes de que Él partiera para ir más al Oeste, se dirigió a Él por tercera vez -y esta vez se puso muy serio. «¿Estás muy segura de que quieres servirme?» Grace se sorprendió ante la dureza, pero no vaciló. «Sí, estoy muy segura». Entonces él asintió. «Muy bien. Ve, arregla tus asuntos y nos encontraremos en Nueva York».

Jubilosa y radiante, Grace… se fue a Nueva York. Lua ya estaba allí y juntos se prepararon para el regreso de Abdu’l-Bahá. El día llegó. Muchos bahá’ís habían ido a recibirlo, aunque Lua y Grace se habían quedado en la casa para darle la bienvenida. La puerta se abrió y Él entró. Le dio una cálida bienvenida a Lua, miró a Grace como a una completa desconocida y se dio la vuelta. Gracia se sintió consternada, conmocionada. ¿No la había reconocido? ¿Se había olvidado de ella? ¿Había entendido mal el permiso para venir a Nueva York? ¿O le había disgustado y esto era un castigo?

… Durante todos los días que siguieron, Abdu’l-Bahá nunca mostró por palabra o mirada que Él la reconociera de alguna manera – excepto para ponerla a trabajar. Siempre que ella se relajaba en algún momento del día, la palabra venía de inmediato, a través de Lua, para ponerla a trabajar más duro en alguna nueva tarea. Trabajaba en esa casa hasta mucho después de la medianoche, limpiando, cocinando, fregando, y luego se levantaba a las cinco de la mañana para empezar de nuevo. Trabajaba como nunca antes había trabajado en toda su vida y Abdu’l-Bahá la ignoraba completamente. …

Por fin llegó el día en que las películas de Abdu’l-Bahá iban a ser retomadas en Brooklyn en la casa de Howard MacNutt. Y Grace pensó, con cansancio, «Al menos seré incluida en esto ya que todos en la casa deben ir». Pero, una hora antes de que se programara la salida de varios carros de personas, Lua vino a Grace para decirle que Abdu’l-Bahá sentía que alguien debía permanecer en la casa para dar la bienvenida a dos damas que se esperaban esa mañana, y Grace debía ser la que se quedara. Así que cuando los coches se marcharon, Grace se quedó en lo alto de la escalera de piedra rojiza y los vio alejarse. Luego, se dio la vuelta y entró en la casa vacía.

Por un momento se quedó allí, luchando contra la sensación de desolación, abandono y soledad, y luego pensó en las rosas blancas que habían sido entregadas esa mañana, como todos los días, para la habitación de Abdu’l-Bahá. El único punto positivo en estos terribles días para Grace había sido que ella era la encargada de arreglar estas rosas cada mañana. Así que, con la larga caja de la floristería en sus brazos, subió a la habitación de Abdu’l-Bahá… y encontró la puerta no solo cerrada, sino también atrancada. Y siempre antes había estado abierta de par en par. Esto, para Grace, fue la gota que colmó el vaso. Abrumada por el dolor y el desconcierto de todos estos días, se hundió en el suelo y lloró con las rosas caídas esparcidas a su alrededor. Por fin, los sollozos se desvanecieron, sus lágrimas se agotaron y, exhausta, recogió las rosas y volvió a bajar.

Las damas esperadas no habían llegado, ni llegaron nunca. Pero Grace -ya era más de mediodía- tenía hambre. Así que bajó a la cocina a buscar algo para comer. Y en aquella casa que alimentaba, cada día, a tantas docenas de personas, no había nada que comer, salvo un huevo y un pequeño trozo de pan sobrante en la panera de Abdu’l-Bahá. Así que Grace hirvió su único huevo y puso su pequeña porción de pan en un plato. Al poner el huevo en una huevera, rompió la cáscara y el huevo, tan malo como un huevo puede ser, le explotó en la cara. Limpió el desastre y volvió a su trozo de pan sobrante. Y, mientras desmenuzaba el pan, comiéndolo miga a miga, se dio cuenta, de repente, de lo que estaba haciendo exactamente: estaba, benditamente, comiendo las migas del pan de la vida de la mesa de Abdu’l-Bahá. Comenzó a comer aún más lentamente mientras el espíritu de la oración se apoderaba de ella.

No mucho después de esto, la comitiva regresó de Brooklyn, y esa noche Lua se acercó a Grace y le dijo: «El Maestro me ha pedido que te diga que sabe que has llorado». Y esta fue la primera vez que se le ocurrió a Grace que toda esta espantosa experiencia podría tener una razón, un patrón. Y, si esto era cierto, ella debía averiguar cuál podía ser la razón. Así que subió a su habitación para orar por ello. Para orar por iluminación, sabiduría y abnegación para entender. Y mientras oraba oyó una vocecita que le decía: «¿Eres tan feliz fregando los cubos de la basura como arreglando las rosas? Y de repente se dio cuenta de cuál era el espíritu del verdadero servicio. Era alcanzar la alegría desinteresada al ofrecer el servicio, sin importar la forma que este tomara.

Y mientras esta verdad la invadía, la inundaba y la iluminaba, la puerta se abrió y Abdu’l-Bahá entró en la habitación. Sus brazos estaban extendidos; Su querido rostro estaba glorificado. «¡Bienvenida!» gritó a Grace, «¡Bienvenida al Reino!». Y la sostuvo cerca, abrazándola profundamente. Y nunca más se apartó de ella.

(Esta es una versión abreviada; la historia completa puede encontrarse aquí)

RELACIONADO: ¿Quién es Abdu’l-Bahá y por qué es importante su estación?

Puede que ahora no tengamos esa oportunidad para aprender la lección de servicio que Abdu’l-Bahá nos podría haber enseñado directamente, si hubiéramos vivido en los días de sus viajes. Pero aún podemos prestar atención a quienes nos rodean y ver cómo podríamos servirles.  

En una oración recientemente traducida de Abdu’l-Bahá, hay una súplica en la que se pide el apoyo del Todopoderoso en tal servicio: «Ayúdanos bondadosamente a servir, como Abdu’l-Bahá, a Tu sagrado Umbral». Aunque puede ser presuntuoso para nosotros pensar que podríamos servir de la forma en que él lo hizo, la oración articula la posibilidad y nos da a todos algo a lo que aspirar.

Además, Abdu’l-Bahá nos da muchos indicadores de cómo podríamos actuar en este mundo. «No os contentéis con mostrar amistad solo con palabras, dejad que vuestro corazón arda con amorosa bondad hacia todos los que se crucen en vuestro camino», dice Abdu’l-Bahá a un grupo cuando se reunió con ellos en París:

Sed los auxiliadores de toda víctima de la opresión, los protectores de los desfavorecidos. Pensad en todo momento en prestar algún servicio a todo miembro de la raza humana. No prestéis atención a la aversión y al rechazo, al desdén, la hostilidad, la injusticia: actuad del modo contrario. Sed sinceramente amables, no sólo en apariencia. Cada uno de los amados de Dios debe poner su atención en esto: ser la misericordia del Señor para el hombre; ser la gracia del Señor. Que haga algún bien a todo aquel que se cruce en su camino y sea de algún beneficio para él. Que mejore el carácter de todos y reoriente las mentes de los hombres. De este modo resplandecerá la luz de la guía divina y las bendiciones de Dios acunarán a toda la humanidad…

Tal vez cuando prestemos atención a estas directrices, incluso en un pequeño grado, podamos experimentar la alegría que Grace Ober sintió cuando se dio cuenta del significado y la importancia del servicio. Y esta es solo una de las cualidades de Abdu’l-Bahá que podríamos esforzarnos por emular.

También podría interesarte

Historia

Dr. Ronald McNair: Un famoso astronauta, físico y bahá'í afroamericano

Historia

Siguiendo los pasos (reales) de Abdu'l-Bahá

Historia

Ridván: un día feliz para los bahá'ís y el mundo


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.