Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

La práctica bahá’í de la resistencia constructiva

David Langness | Oct 21, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Oct 21, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la fe bahá’í, enseñó acerca de la unidad de la humanidad. Entre todos los principios progresistas bahá’ís, la unidad de la humanidad es el más central.

La primacía de ese principio de unidad significa que los bahá’ís tratan de vivir en unidad, obrando de acuerdo con ella en su vida diaria y en sus comunidades. Entonces, ¿cómo los bahá’ís se enfrentan al odio, la persecución y la oposición? ¿Cómo reacciona una Fe que considera a todos los seres humanos como un solo pueblo ante aquellos que intentan oprimir o reprimir violentamente a otros? ¿Qué hacen los bahá’ís cuando se enfrentan a la opresión y la violencia?

Estas tres cortas citas de los escritos bahá’ís pueden ayudar a sugerir una respuesta general a esas preguntas:

Sabed que ser matado en el sendero de Su complacencia es mejor que matar. – Bahá’u’lláh, El llamamiento al señor de las huestes.

Que las víctimas de la opresión intercedan en favor de sus enemigos es, en opinión de los gobernantes, una acción digna de un príncipe. – Bahá’u’lláh, La epístola al hijo del lobo.

…que el amor y la buena fe dominen de tal modo el corazón humano que los hombres consideren al desconocido como un amigo íntimo; al malhechor, como a uno de los suyos; al forastero, como a un ser amado; al enemigo, como a un compañero querido y cercano. – Abdu’l-Bahá, Selecciones de los escritos de Abdu’l-Bahá.

Ese tipo de perdón extremo de «poner la otra mejilla» coincide exactamente con las enseñanzas de Cristo y Buda:

En este mundo el odio nunca ha disipado el odio. Solo el amor disipa el odio. Esta es la ley, antigua e inagotable. – Gautama Buda, el Dhammapada.

Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced el bien a los que os odian, y rezad por los que se aprovechan de vosotros y os persiguen… – Jesucristo, Mateo 5:44.

Este poderoso principio bahá’í pide a los seguidores de Bahá’u’lláh a que perdonen, olviden e incluso amen a los que les hacen daño. Las enseñanzas bahá’ís no solo alientan el perdón, sino que van mucho más allá y recomiendan amar a sus opresores, sus adversarios y sus enemigos.

Eso no es algo fácil de hacer, como puedes imaginar. Sin embargo, al intentar hacerlo, se reconoce el hecho central de la unidad de la humanidad al negarse a dividirnos en campos de guerra, ya sea como individuos, razas o naciones.

En otras palabras, si crees en la unidad de la humanidad, no puedes tener enemigos.

Varios líderes modernos han utilizado este enfoque. Aquellos como Mahatma Gandhi y Martin Luther King, Jr., en respuesta a la opresión sistémica del colonialismo y el racismo, montaron campañas no violentas contra sus opresores. Decididos a superar esa opresión sin intensificar una relación de adversidad con los demás, este tipo de activismo surgió originalmente de las tradiciones espirituales del hinduismo, el budismo y el cristianismo, religiones que pedían a sus seguidores que no hicieran daño a los demás.

El Dr. Martin Luther King Jr. en la cárcel de Birmingham

Las enseñanzas bahá’ís van un paso más allá. Abdu’l-Bahá, en su libro El Secreto de la Civilización Divina, escribió:

Amad a vuestros enemigos, bendecid a quienes os maldigan, haced el bien a quienes os detestan, y rezad por quienes abusan inmisericordemente de vosotros y os persigan; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en el Cielo. Pues Él puede hacer surgir el sol sobre el malo y el bueno, y envía Su lluvia de misericordia sobre el justo y el injusto.

Dios ama a todas sus criaturas, dice ese mensaje compasivo, y tú también deberías, ya sean justas o injustas.

Los bahá’ís hacen lo posible por practicar esta enseñanza espiritual en acción y no solo en palabras. En varios países, por ejemplo, los gobiernos discriminan y persiguen duramente a los miembros de la fe bahá’í, encarcelándolos, torturándolos e incluso matándolos por sus creencias. Pero los bahá’ís, siguiendo las enseñanzas de Bahá’u’lláh sobre la unidad y la unicidad, no se rebelan ni reaccionan de forma violenta ante esa persecución. En su lugar, los perseguidos bahá’ís tratan de acercarse a sus opresores con amor, de una manera que algunos observadores y estudiosos han comenzado a llamar «resistencia constructiva».

Muchas personas ven solo dos posibles respuestas ante la opresión y la persecución: o bien organizarse políticamente contra el opresor para resistir o rebelarse, empleando la desobediencia civil y luchando por el cambio; o bien aceptar y soportar esa opresión desarrollando pasivamente una identidad de victimización. Al no estar dispuestas a adoptar ninguno de esos enfoques, las comunidades bahá’ís de las naciones opresoras han desarrollado una tercera forma de responder utilizando un modelo de respuesta no adversarial.

Esto significa que el enfoque bahá’í frente a la opresión busca la unidad en lugar de la división, incluso si esa división pone a los bahá’ís en peligro de daños. Expresado de otra manera, los bahá’ís creen tan firmemente en el ideal y el objetivo de la unidad de la humanidad que están dispuestos a sacrificar sus vidas:

Las grandes y fundamentales enseñanzas de Bahá’u’lláh son la unidad de Dios y la unidad de la humanidad. Este es el lazo de unión entre los bahá’ís de todo el mundo. Se unen entre ellos, luego unen a otros. Es imposible unir a menos que estemos unidos…

Ahora debemos, de igual forma, vincularos con la mayor unidad, ser amables y bondadosos los unos con los otros, sacrificando todas nuestras posesiones, nuestro honor, incluso nuestras vidas, el uno por el otro. Entonces se demostrará que hemos actuado de acuerdo a las Enseñanzas de Dios, que hemos sido verdaderos creyentes en la unidad de Dios y en la unidad de la humanidad.

Entonces, ¿los bahá’ís que viven en países donde su fe es perseguida se ven a sí mismos como víctimas? No. En cambio, buscan de forma voluntaria y constructiva ir más allá de una mentalidad de víctima, adoptando una visión amplia de la historia y dando todo lo que pueden a la causa de la unidad humana, lográndola a través del amor y no a través del odio y la hostilidad.

También podría interesarte

Religión

¿Qué es realmente la Fe bahá'í?

Religión

¿Y si los Reyes Magos hubieran venido del Occidente?

Religión

¿Qué dice Dios de Sí mismo?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.