Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Mientras su fama se expandía por todo el mundo, Tahirih comenzaba a convertirse en un venerado símbolo espiritual del movimiento de la emancipación de la mujer.

Marie von Najmájer, una escritora y activista austriaca por el avance de la mujer, escribió el primer trabajo literario o poema en referirse a Tahirih como heroína, “Gurret-ul-Eyn (Una imagen de los tiempos modernos de Persia en 6 cantos)”, publicado en 1874. Ella utilizó las obras de Kazem-Bek y Gobineau para recolectar información básica, y relató la persecusión que enfrentó Tahirih, como fue relatado por ‘Abdul-Bahá:

“Cuando los malvados ‘ulamás de Karbilá llegaron a saber de todo esto y se enteraron de que una mujer estaba llamado a la gente a abrazar una nueva religión y había ejercido ya influencia sobre un número considerable de personas,  fueron ante el Gobernador y presentaron una queja. Sus acusaciones, para ser breve, dieron lugar a violentos ataques contra Táhirih, y sufrimientos, que ella aceptó y por los que ofreció alabanzas y gracias”- A los que fueron fieles , p. 225.

Muchas décadas después, Marianna Hainish, madre del presidente de Austria, escuchó de Táhirih a través de Martha Root, y profesó: “Yo trataré de hacer por las mujeres de Austria, lo que Tahirih hizo, dando su vida, por las mujeres de Persia”. Marzieh Gail, “Con Martha”, “Táhirih, la Pura”, p. 6.

En diciembre de 1880, Michele Lessona, una eminente científica italiana, quien tradujo las obras de Darwin e influenció a generaciones de científicos italianos, organizó dos conferencias sobre el movimiento Babí. Estas presentaciones fueron luego publicadas en 1881 como un libro, el cual se llamó “Yo, Babí”; Lessona viajó a Persia, de parte del Rey de Italia en 1862, para servir de médico a la delegación que iba a establecer relaciones entre los dos países. Ya en Tabriz, Lessona conoció Daud Khan, quien le contó todo sobre el Báb. Ella intentó visitar los lugares asociados con el Báb y se reunió en numerosas ocasiones con Gobineau, quien en ese entonces se había convertido en el Embajador Francés de Persia. La mayoría de la información que obtuvo Lessona sobre la Fe Babí fue de estas dos fuentes, en especial Gobineau. Sin embargo, fue muy difícil para ella poder obtener información de primera mano sobre los Babis:

…En Persia, es imposible hablar sobre los Babis u obtener información sobre sus asuntos. El terror que este nombre genera es tan grande que nadie se atreve a hablar o incluso pensar sobre eso.

Otra italiana, nacida en Bélgica, Carla Serrana, viajó a través de Persia y escribió un diario de viaje, “Hombres y objetos en Persia”, el cual fue publicado en 1883 y luego traducido en nueve idiomas. Su relato incluye un capítulo, “Formación de la secta Babí”, basado enteramente en la información de Gobineau, en el que describe a Táhirih como un talento extraordinario.  Serrana fue la primera mujer europea en viajar a Cáucaso, viaje que realizó sola a sus 50 años.

Una de las exposiciones más informativas de las enseñanzas del Báb, su vida y de la historia de sus seguidores fue escrito por Edward Sell, un clérigo anglicano, quien fue misionero en la India por muchos años, autor de más de 50 trabajos académicos, además podía leer en persa, árabe, hindi, entre otros. Acerca de Tahrih, escribió:

En algunos de sus poemas se puede percibir el espíritu del sufismo y muestran cuán profundamente imbuída en sus tradiciones místicas estaba su mente. Esto se observa más claramente en el original que en las traducciones de estos. -Edward Sell, “El Báb y los babís” p. 66.

Otro recuento detallado y bien informado, en términos generales, de la vida del Báb, que incluye la historia de Tahirih, fue “La reconciliación de razas y religiones”, una compilación de 1914 de las charlas dadas por el profesor Thomas Kelly Cheyne, un ministro cristiano de Inglaterra, erudito bíblico y profesor de Oxford. Posiblemente como resultado de su estudio sobre el tema, se convirtió Bahá’í. Él escribió en su capítulo sobre Táhirih que ella tenía una posición exaltada:

De hecho, la única diferencia en los seres humanos es que algunos comprenden más, y otros en menor medida, o incluso nada en absoluto, el destello espiritual en sus composiciones.  Karratu’l Ayn ciertamente sí comprendió su divinidad. – Thomas Kelly Cheyne, “La reconciliación de las razas y las religiones”.

Él da un recuento bastante exacto de la historia de su vida, a grandes rasgos, destacando la asociación cercana de Táhirih con Bahá’u’lláh. Él describió su acto de quitarse el velo como “… el valiente acto de Kurratu’l ‘Ayn que removió las bases de una creencia literal de las doctrinas islámicas entre los persas”.

Además, se publicaron diversos recuentos sobre el Báb y Táhirih en los diarios norteamericanos: “The Methodist Quarterly Review”, julio de 1866, incluyó un párrafo en “Inteligencia extranjera… Francia”; William Hepworth Dixon publicó un libro de viaje en 1867, con historia y comentarios que mencionaron dos veces al Báb y los babís; Evans E.P escribió “El Báb y el babismo” para “Hours at Home” en enero de 1869; Edwin Bliss también escribió un artículo con título similar “Báb y el babismo” para el “Missionary Herald”, mayo, 1869; “Una nueva religión”, se publicó el 17 de julio de 1869, emitido por “All Year Round”;  el “Brooklyn Eagle”, y “The Hawaiian Gazette”, contenía historias sobre la nueva religión en sus publicaciones de agosto y setiembre de 1869, respectivamente; Robert Arbuthnot escribió una extensa historia de la Fe titulada: “El Báb y el Babismo”, la cual incluía información sobre su teología, sus enseñanzas y un párrafo sobre Táhirih en agosto de 1869, publicado en “Contemporary Review”; la publicación de agosto de 1869 de “Saturday Review of Politics, Literature, Science and Art” publicó un artículo: “Revisión: El año filosófico y los babys [babis]”, el cual contenía la versión de Gobineau de su martirio (Tahirih); el artículo “Los Babís” de “The Church Missionary Intelligencer” de junio de 1872 incluyó una larga introducción que mostraba cómo las enseñanzas de Muhammad eran una progresión y continuidad del Cristianismo y Judaísmo y cómo las enseñanzas del Báb también estaban influenciadas por el Cristiansimo, además describía a Tahirih como elocuente y hermosa. -Moojan Momen, “La religión Babí y Bahá’í”, p. 24-25.

Otro extenso resumen sobre la Fe Babí, “Babísmo” se presentó en 1868, una versión de la enciclopedia francesa: L’Annuaire encyclopédique.  Esta intentó expliclar las enseñanzas del Báb, como el origen divino de todas las religiones, la hermandad del hombre y las nuevas leyes sociales.  Se presentó, así mismo, un párrafo importante sobre los detalles biográficos de Táhirih, enfatizando en su belleza física, en el que decía que sus “encantos y atractivo” ayudó a la Fe del Báb como “solo una mujer puede hacerlo”, y declaraba que le llamaban “Solaz de sus ojos” debido a su belleza física, lo cual no fue incorrecto. El artículo señalaba que ella era uno de los pilares de lla nueva Fe, con el coraje de romper con el pasado.

Esta serie de ensayos fueron extraídos de The Calling de Hussein Ahdieh y Hillary Chapman, disponible aquí: https://www.bahaibookstore.com/The-Calling-P8882.aspx

0 Comentarios

characters remaining