Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

Los rusos también aman a sus hijos

Badi Shams | Jul 1, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Badi Shams | Jul 1, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

El renombrado músico Sting lanzó una canción profunda titulada «Rusos» durante los últimos años de la Guerra Fría, después de que el nivel de miedo y odio de Occidente hacia los rusos hubiera alcanzado su punto máximo.

La canción de Sting nos recordaba suavemente el hecho fundamental de que, independientemente del país o la ideología política a la que pertenezcamos, somos primero seres humanos.

RELACIONADO: Cómo creen los bahá’ís que podemos lograr la unidad mundial

Todos tenemos las mismas emociones humanas básicas, como el amor por nuestros hijos, dice la letra de la canción:

En Europa y América hay un sentimiento creciente de histeria

condicionado a responder a todas las amenazas

En los discursos retóricos de los soviéticos

El señor Krushchev dijo: «Os enterraremos»

No suscribo este punto de vista

Sería una cosa tan ignorante

Si los rusos también aman a sus hijos

¿Cómo puedo salvar a mi pequeño del juguete mortal de Oppenheimer?

No existe el monopolio del sentido común

A ambos lados de la valla política

Compartimos la misma biología, independientemente de la ideología

Créame cuando le digo

Espero que los rusos también amen a sus hijos.

No hay ningún precedente histórico

Para poner las palabras en boca del presidente…

No hay tal cosa como una guerra ganable

Es una mentira que ya no creemos

El señor Reagan dice: «Te protegeremos»

No suscribo este punto de vista

Créame cuando le digo

Espero que los rusos también amen a sus hijos.

Compartimos la misma biología, independientemente de la ideología.

Pero lo que podría salvarnos, a mí y a ti

es que los rusos también amen a sus hijos.

La letra de la canción parece ya anticuada, pero el mensaje sigue siendo fresco y claro. Nos señala el hecho universal de que los padres de todo el mundo quieren a sus hijos, se preocupan por su futuro y temen perderlos.

En los pasados días de la Guerra Fría reinaban el miedo, la paranoia y la desconfianza. Los demagogos alimentaban esos temores. Los estadounidenses sospechaban que otros estadounidenses eran espías o simpatizantes rusos. Las audiencias del gobierno hicieron que muchos estadounidenses perdieran sus empleos en la industria del arte y el entretenimiento, y algunos incluso fueron a la cárcel.

Hoy, una vez más, los mismos tipos de odio y sentimientos negativos han entrado en el mundo, especialmente a causa de la guerra y la destrucción en Ucrania.

La cobertura de los medios de comunicación occidentales de esta devastadora guerra parece exhaustiva y detallada, especialmente en su información sobre las muertes y los bombardeos. Se informa de muchas historias de sufrimiento de los ucranianos.

Lamentablemente, en Occidente no vemos las caras de los que sufren en el otro lado, como la madre y el padre del soldado ruso muerto, que ni siquiera saben dónde yace el cuerpo de su hijo. Estos soldados se vieron obligados a abandonar su hogar para luchar en una guerra que probablemente no querían y fueron asesinados, lo que causó un gran dolor a sus afligidos padres. Los medios de comunicación occidentales no tienen acceso a estos soldados ni a sus padres para que puedan compartir su dolor y agonía, y eso es una tragedia porque «los rusos también aman a sus hijos».

Cualquier muerte humana es una tragedia. No importa si son ucranianos, rusos, estadounidenses o alemanes: el salvajismo de la guerra tiene que terminar». En un discurso que dio en los Estados Unidos en 1912, Abdu’l-Bahá nos dijo por qué:

Durante miles de años los hombres y las naciones han ido al campo de la batalla para arreglar sus diferencias; las causas de ello han sido la ignorancia y la degradación. ¡Alabado sea Dios! En este siglo radiante las mentes se han desarrollado, las precepciones se han vuelto más agudas, los ojos están iluminados y los oídos atentos. Por tanto, será imposible que la guerra continúe. Considerad la ignorancia y contradicción humanas. Un hombre que mata a otro es castigado con la ejecución, pero un genio militar que mata a cien mil de sus congéneres es inmortalizado como un héroe. Un hombre roba una pequeña cantidad de dinero y es encarcelado como ladrón. Otro saquea todo un país y es aclamado como patriota y conquistador. Una sola falsedad causa reproche y censura, pero los engaños de los políticos y diplomáticos suscitan la admiración y alabanza de una nación. Considerad la ignorancia y contradicción de la humanidad ¡Cuán oscuros y salvajes son los instintos del hombre!

¿Cuánto tiempo más necesita la humanidad para darse cuenta de que no hay victoria para los que pierden la vida y cuyas familias lloran y sufren? Lamentablemente, son sobre todo los jóvenes, que tienen toda la vida por delante, los que deben pagar el precio más alto en cada guerra.

¿Hasta cuándo vamos a glorificar los asesinatos en nuestra psique y nuestra cultura a través de canciones y películas? En su lugar, pongamos todas estas energías en educar a la humanidad sobre las formas de resolver las disputas mediante el razonamiento y los métodos pacíficos. Al mismo tiempo, podemos trabajar para que nuestros gobiernos se unan, para que puedan levantarse contra los agresores y detenerlos.

En sus escritos, Bahá’u’lláh ha sugerido el camino que debe seguir la humanidad:

Debe llegar el tiempo en que se reconozca universalmente la imperativa necesidad de celebrar una reunión vasta y omnímoda de personas. Los gobernantes y reyes de la tierra deben necesariamente concurrir a ella y, participando en sus deliberaciones, deben considerar los medios y arbitrios para echar los cimientos de la Gran Paz mundial entre los hombres. Esa paz exige que las grandes potencias decidan, para la tranquilidad de los pueblos de la tierra, estar completamente reconciliadas entre sí. Si algún rey se levantare en armas contra otro, todos unidos deberán alzarse para impedírselo. Si esto se hace, las naciones del mundo ya no necesitarán armamentos, salvo con el fin de preservar la seguridad de sus reinos y mantener el orden interno dentro de sus territorios. Esto asegurará la paz y la calma de todos los pueblos, gobiernos y naciones.

No podemos ni imaginar la cantidad de dinero y recursos que se ahorrarían si las naciones no almacenaran armas y mantuvieran enormes fuerzas armadas. Si dejáramos de ser belicosos, todo ese ahorro podría destinarse a fines constructivos como la erradicación de enfermedades y la eliminación de la pobreza.

Las noticias sobre la guerra de Ucrania han atraído la atención del mundo, por lo que es fácil olvidar que algunos rusos en Rusia están luchando por la libertad, expresando su oposición a esta guerra, y yendo a la cárcel por manifestarse.

Mientras lloramos cada muerte en Ucrania, lloramos la destrucción del país y de otras partes del mundo, lloremos también con las madres y los padres de los soldados rusos muertos que perecieron siguiendo órdenes. Esos padres también amaban a sus hijos.

Ahora es un excelente momento para no dejarse llevar por el odio; para tomar el camino de la moderación. Todos podemos orar por la paz y recordarnos a nosotros mismos que no todos los alemanes eran nazis, ni todos los habitantes de Oriente Medio son terroristas, ni todos los rusos son belicistas. La unidad y la paz de toda nuestra especie dependen de nuestra capacidad de trascender las fronteras nacionales y, como enseñó Bahá’u’lláh, de considerarnos ciudadanos del mundo.

También podría interesarte

Justicia

¿Qué hace que el desarrollo social y económico funcione?

Justicia

¿Puede una crisis global llevarnos a la unidad global?

Justicia

Mi barrio se pregunta: ¿por qué no podemos enseñar simplemente a hacer el bien?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.