Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Ciencia

Observando al mundo a través de un lente científico

Arthur Lyon Dahl | Ago 17, 2020

PARTE 2 IN SERIES En busca de esperanza: una guía para el buscador

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Arthur Lyon Dahl | Ago 17, 2020

PARTE 2 IN SERIES En busca de esperanza: una guía para el buscador

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Imagina, si te parece, que estás en el espacio mirando hacia abajo a todo el planeta Tierra, con una visión que te permite ver a cada ser humano y entender lo que reside en cada mente y corazón.

En otras palabras, de repente tienes el poder perceptivo de mirar a toda la sociedad humana, y puedes tratar de identificar las dolencias que sufre.

Al igual que un médico examina los síntomas de un paciente con el fin de diagnosticar una enfermedad, puede ser útil mirar a las masas de la humanidad en todo el mundo para entender lo que nos aqueja.

Por un lado, enemigos acérrimos participan en la guerra, cuyas desafortunadas víctimas intentan desesperadamente emigrar a un lugar seguro. Por otro, el crimen organizado y los líderes políticos corruptos buscan extraer toda la riqueza que puedan de otros, sin importar el daño que puedan causar. Además, los ricos se hacen cada vez más ricos, mientras que los jóvenes ya no pueden encontrar trabajo; los marginados son ignorados e incluso las clases medias se hunden lentamente en la pobreza.

De sus celdas se escuchan los gemidos de los prisioneros de conciencia, las víctimas de la injusticia y los encarcelados por sus creencias o sus esfuerzos por la libertad y los derechos humanos. Puede preguntarse con razón por qué se ve tanta pobreza en todas partes cuando el mundo tiene claramente suficiente riqueza para satisfacer las necesidades de todos. O tal vez se preguntan por qué hay tanto odio hacia los extraños, los inmigrantes y los «otros», cuando todas las personas pertenecen a la misma familia humana.

A pesar de la unidad física que ha traído la tecnología, el mundo sigue fragmentado en naciones, clases, las llamadas «razas», partidos políticos, sindicatos, federaciones de empresarios y todo tipo de grupos competidores y excluyentes. La mayoría de las personas que se han hecho con el poder parecen ser cortos de visión, egoístas, codiciosos y materialistas, a menudo construyendo su base de poder mediante la manipulación, agendas fundamentalistas o radicales, la xenofobia y el miedo.

Sin embargo, las enseñanzas bahá’ís señalan que este panorama que tenemos ante nosotros no es totalmente sombrío y presagiador – aquí y allá en un valle inferior vemos destellos de luz en la oscuridad:

Todos los santos de Dios han luchado con toda su alma y todo su corazón por difundir la luz del amor y la unidad a través del mundo, para que la oscuridad del materialismo pueda desaparecer, y la luz de la espiritualidad pueda brillar entre todos los seres humanos. Entonces desaparecerían el odio, la calumnia y el crimen, reinando en su lugar el amor, la unidad y la paz. – Abdu’l-Bahá, La sabiduría de Abdu’l-Bahá.

Algunos individuos con corazones puros y conciencias fuertes resisten las presiones externas y viven una vida de virtud y bondad. Algunos barrios, pueblos y comunidades muestran la unidad y la solidaridad necesarias para educar a sus hijos, dando a los jóvenes valores por los que vivir y la motivación de estudiar para mejorar su comprensión de la realidad material y espiritual. Conscientes de su naturaleza superior o espiritual, comparten oraciones y devociones y consultan juntos sobre soluciones prácticas a sus problemas. Los jóvenes empresarios inician empresas sociales beneficiosas, e incluso algunas grandes corporaciones se preguntan si deberían tener un propósito más allá del lucro. Algunos científicos dedican sus vidas a mejorar nuestra comprensión del mundo y las soluciones a nuestros problemas físicos. Algunos líderes se preocupan por el bienestar de todos los seres humanos. La gente amable da desinteresadamente a otros en necesidad. Pero, a pesar de tales acciones, estos esfuerzos todavía están muy lejos de lo que el mundo necesita para cambiar el curso actual de la sociedad – la enfermedad fundamental permanece, junto con su vacío general de principios éticos, valores humanos y propósito moral.

Para comprender esta enfermedad generalizada, necesitamos un marco conceptual que nos ayude a comprender este complejo sistema, dentro del cual una humanidad en expansión trata de vivir en un planeta Tierra con una rápida reducción de sus recursos.

Este marco nos ayudará a hacer las preguntas correctas y a reconocer que tenemos un potencial mucho más alto como seres humanos, como lo ejemplifican algunos individuos destacados y excepcionales que son ampliamente admirados pero rara vez imitados. Seguramente tal comportamiento sería arduo, requeriría demasiado esfuerzo. Sin embargo, ¿no es tal acción una cuestión de libre elección?

Para encontrar su camino fuera de este valle, necesitará dos conjuntos de herramientas que le ayudarán a tener éxito en este viaje: el pensamiento sistémico y algunos valores humanos fundamentales.

En un mundo de creciente especialización y compartimentación, pocas personas están educadas para pensar en el todo – las formas en que todas las partes individuales encajan y se influyen mutuamente. Eso es lamentable, porque muchas de las crisis de nuestra sociedad son el resultado del fallo de los sistemas.

Normalmente buscamos primero soluciones en la ciencia y la tecnología. La ciencia puede darnos los medios, pero no tiene todas las respuestas. Los productos de la ciencia pueden ser usados tan fácilmente para la guerra como para la paz, para dominar o compartir, para torturar o curar, para la vida o la muerte. Solo un marco fuerte de valores morales y espirituales puede decirnos cómo usar las herramientas de la ciencia y qué tipo de sociedad construir.

Esta dicotomía es un reflejo de nuestra propia realidad. Tenemos tanto una capacidad racional para el pensamiento científico como una dimensión emocional con sentimientos y creencias, de las cuales estas últimas a veces están lejos de ser racionales. Estas dos realidades coexisten tanto dentro de nosotros como en nuestra sociedad. Pueden ser antagónicas y estar en conflicto, o, idealmente, pueden aprender a vivir en coexistencia pacífica e incluso construir sobre un todo más amplio. Uno de los primeros retos de este viaje es aprender a dar coherencia a estas dos realidades y a apreciar su complementariedad. Esto les permitirá escapar de este valle mientras viajan hacia un mundo mejor.

Pensamiento de sistemas

Tal vez la forma más fácil de explicar un enfoque sistémico es empezar con un ejemplo que conocemos íntimamente, aunque siempre lo hayamos dado por sentado y no hayamos pensado mucho en ello: el cuerpo humano.

Un científico podría empezar por examinar las propiedades físicas, como nuestro peso, tamaño, volumen y densidad, o quizás químicamente las cantidades de elementos como el carbono, el oxígeno y el nitrógeno, o nuestra composición molecular de proteínas, carbohidratos, enzimas y agua. Biológicamente representamos un conjunto de células, tejidos y órganos, tanto nuestros como quizás un número igual de células de microbios y otros organismos envueltos dentro de nuestra propia piel, los cuales realizan varias funciones como la respiración y la alimentación. Por supuesto, no aparecimos de la nada, sino que somos un producto de la reproducción en la especie humana, con padres que produjeron una recombinación genética y nos dieron la vida, iniciando un complejo ciclo de crecimiento, reproducción, envejecimiento y muerte en el que ayudamos a perpetuar la especie de generación en generación.

También podríamos ser vistos en términos de nuestros comportamientos y actividades. Un médico examinaría nuestro estado de salud y determinaría los tratamientos médicos necesarios. No somos solo un cuerpo desnudo, sino que podemos ser distinguidos por cómo nos vestimos, cómo nos rodeamos de edificios y otras estructuras y nuestra capacidad para inventar y utilizar tecnologías que nos permiten hacer cosas más allá de nuestras propias capacidades físicas. Para un educador, iniciamos como un niño en el que se desarrollaron varias habilidades – como la lectura y la escritura – avanzando a varias esferas de conocimiento y habilidades profesionales que nos permiten contribuir a la sociedad y adaptarnos a varias condiciones y situaciones. El psicólogo vería en nosotros un ser consciente (lo que sea que eso signifique) con emociones, diferentes tipos de inteligencia, recuerdos y una historia pasada de experiencias que nos influyen de varias maneras.

Un sistema de valores

Los humanos también tenemos lo que podría llamarse una dimensión espiritual, compuesta por nuestra ética y valores, quizás una tradición religiosa o cultural, u otras diversas fuentes de motivación interna.

Como organismos sociales, no vivimos en completo aislamiento. Pertenecemos y contribuimos a muchas estructuras sociales, desde nuestra familia y comunidad hasta nuestra nación e incluso nuestra sociedad global. Tampoco estamos aislados de nuestro entorno. Ingerimos comida y bebida, liberamos residuos e interactuamos de múltiples maneras tanto con nuestro entorno natural como con la ciudad o comunidad que muchas personas durante muchos años han construido a nuestro alrededor.

Este breve resumen de cada persona como un sistema complejo, dependiente del buen funcionamiento de todos nuestros componentes internos (en sí mismos sistemas complejos) y, a su vez, un ser humano individual dentro de muchos otros sistemas sociales complejos que existen en niveles de organización más altos, muestra los desafíos y oportunidades de un enfoque sistémico. Como podemos ver en este ejemplo, algunos de los elementos de un enfoque sistémico incluyen:

  • Observar las cosas como dinámicas y en constante cambio, en lugar de estáticas.
  • Comprender los procesos en funcionamiento.
  • Buscar las causas y los efectos.
  • Explorar las interacciones y comprender qué influye en las demás cosas dentro del sistema.
  • Integrar todos los diferentes componentes para obtener una visión del conjunto.
  • Buscar propiedades emergentes que resulten del sistema entero y que no sean predecibles solo sumando las partes.

Encontrará que este enfoque de los sistemas no solo lo armará para enfrentar los peligros de los valles por venir en este viaje, sino que también lo ayudará a integrar lo que aprenda en cada valle en una comprensión más profunda de su vida – un viaje de descubrimiento y logro.

El nuevo libro de Arthur Lyon Dahl «In Pursuit of Hope, A Guide for the Seeker», publicado por George Ronald Books, está disponible aquí.

También podría interesarte

Ciencia

Enlazando la Ciencia y la Tecnología con la Espiritualidad

Ciencia

Abandonando la mentalidad de "la supervivencia del más fuerte"

Ciencia

Las cosas importantes que no puede hacer la ciencia


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.