Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

¿Qué es el matrimonio bahá’í?

Tom Lysaght | Jun 24, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Tom Lysaght | Jun 24, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Una boda bahá’í es una ceremonia sencilla: la pareja intercambia un voto de diez palabras. Eso es todo, sin clero, sin largos sermones, sin rituales. Por supuesto, los novios son libres de embellecer su trascendental ocasión con cualquier introducción, música, lecturas, escritos sagrados u oraciones que deseen.

Sin embargo, este voto es el único requisito: «Todos, en verdad, acataremos la voluntad de Dios». Este voto representa el núcleo del contrato matrimonial bahá’í. Nada más -y nadie más- debe intervenir en la ceremonia. Ninguna otra persona «casa» a la pareja, ya que la Fe bahá’í no tiene clero.

¿Por qué los bahá’ís no tienen clero? Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, proclamó que ahora estamos experimentando el amanecer de la era del cumplimiento, que suplantará a la anterior era profética. En esta era de transición a la mayoría de edad de la humanidad (de ahí que el mundo se encuentre actualmente en un estado de agitación similar al de la adolescencia), todos son capaces de reconocer la verdad por sí mismos, sin la intermediación de un clero o un sacerdocio. Por lo tanto, de acuerdo con el principio bahá’í de la investigación independiente de la verdad, la pareja nupcial bahá’í -mediante el intercambio de ese simple voto- se casa realmente entre sí. 

Por supuesto, la Asamblea Espiritual Local bahá’í es un organismo religioso legalmente reconocido que supervisa un matrimonio legal, se eligen dos testigos como exige la ley, pero en la ceremonia de matrimonio bahá’í propiamente dicha solo participan dos personas. Existe un tercer participante, pero no es un sacerdote, un ministro o cualquier otro agente humano.

RELACIONADO: Cómo construir un matrimonio que dure para siempre

 Las pocas palabras del voto nupcial bahá’í encierran una gran riqueza de significado. En primer lugar, nótese que el voto no dice: «Ambos acataremos la voluntad de Dios» -y dado el principio bahá’í de la igualdad de hombres y mujeres, ciertamente no dice: «Acataré la voluntad de mi esposo -o la de mi esposa». Por el contrario, el compromiso especifica: «Todos, ciertamente, acataremos la voluntad de Dios».

Entonces, ¿quiénes son esos «todos» que se unen y qué es exactamente «la voluntad de Dios»? Dado que el papel del clero ha sido abrogado en la Fe bahá’í, no estoy aquí para interpretar las escrituras para nadie más. Todos tenemos que meditar sobre la verdad revelada por nosotros mismos, y no depender de la explicación de otro. Pero dicho esto, permítanme ofrecer algunas ideas para su consideración. Según un reciente informe de ABC News, el 60% de los matrimonios del mundo son arreglados (¡en la India, el 90%!) Estos matrimonios suelen ser arreglados por los padres. Sin embargo, esta práctica está prohibida por las enseñanzas bahá’ís.

Bahá’u’lláh dijo que nadie puede decidir por un joven (o cualquier otro) sobre con quién se casará. La pareja tiene que elegirse primero. Sin embargo, por la misma razón, las enseñanzas bahá’ís reconocen que el matrimonio no se limita únicamente a la pareja casada. En un sentido muy real, dos familias están unidas por un matrimonio.

De hecho, a medida que se reconocen y practican cada vez más las enseñanzas de Bahá’u’lláh y la realidad social en evolución de que «la tierra es un solo país, y la humanidad sus ciudadanos», cada vez más personas se casan por encima de las fronteras étnicas, raciales y nacionales. Como consecuencia, muchos matrimonios modernos tienen el potencial de unir no solo a las familias sino también a las culturas.

El propósito esencial de la Fe bahá’í es crear la unidad mundial: la unidad de las naciones, de las razas y de las religiones. Así que, por supuesto, su función es crear la unidad entre las familias también. Por lo tanto, uno de los requisitos de un matrimonio bahá’í es la participación de los padres, pero no en la elección de la pareja. La pareja se encuentra. Sin embargo, si tras la atracción inicial, seguida de la investigación del carácter del otro, ambos deciden casarse, la ley bahá’í exige que busquen y se beneficien de la sabiduría de sus padres. En una muestra de amor y respeto a la familia, antes de casarse, la pareja solicita a ambos padres el consentimiento para que este matrimonio, esta unión, tenga lugar.

RELACIONADO: ¿Cómo saber si has encontrado a tu «alma gemela»?

A menudo, esta misma muestra de esfuerzo y respeto por parte de la pareja resulta ser un catalizador de la unidad familiar. La obediencia a la ley espiritual siempre crea armonía (tanto interna como externa), cuyas ondas se extienden y tocan costas aún desconocidas.

 Al buscar el consentimiento de los padres -y al intercambiar un voto sencillo, pero profundo- la pareja que se casa sienta una base firme para la verdadera unidad entre dos familias, creando una atmósfera de armonía ideal para nutrir a los niños que aún no han nacido. Sin duda, dicha armonía también atrae las bendiciones de los antepasados difuntos de ambas familias, ya que esas almas ascendidas dan testimonio de los nobles esfuerzos de sus descendientes por crear un legado de unidad.

El matrimonio bahá’í, tal y como confirma el voto nupcial, implica verdaderamente a todos. Pero, sobre todo, el matrimonio bahá’í implica a la Esencia Incognoscible, ese Gran Espíritu que respira a través de toda la creación y que el lenguaje describe inadecuadamente como Omnisciente, Todopoderoso y Omnisapiente. En contraste con el concepto contemporáneo del amor romántico, con su noción defectuosa de que el amado es todo lo que el amante necesitará, el voto matrimonial bahá’í subraya la presencia necesaria del componente más vital de cualquier matrimonio: la guía espiritual del Creador.

El matrimonio bahá’í consiste en dos compañeros que se ayudan mutuamente a conocer la voluntad de Dios. El futuro es incierto. El mundo es redondo para recordarnos que no podemos ver hacia dónde vamos. La única guía infalible, la única brújula fiable en ese viaje imprevisible es la voluntad del Todopoderoso, porque Dios nos conoce mejor que nosotros mismos, o mejor de lo que conocemos a nuestro cónyuge. Dios sabe mejor que nosotros lo que necesitamos y necesitaremos. Por lo tanto, la pareja que se casa, al jurar: «En verdad, todos acataremos la voluntad de Dios», se compromete a llevar una vida de oración y meditación como fundamento de su naciente familia.  ¿De qué otra manera podría cada miembro de la pareja casada percibir intuitivamente lo que la Biblia llama «la pequeña y tranquila voz interior»? Los escritos bahá’ís contienen una hermosa metáfora sobre el matrimonio:

Él ha soltado los dos mares para que se encuentren… De cada uno Él saca perlas y corales.

Abdu’l-Bahá alude al hecho de que los ríos se componen de agua dulce y el océano de agua salada. El agua dulce de un río baja de una montaña para encontrarse con el mar salado; y la unión de las aguas dulces y saladas en la desembocadura de un río forma un rico estuario, fértil de vida, donde las aves y los peces acuden a alimentarse. Al igual que un estuario representa una rica fuente de sustento vital, lo mismo ocurre con el matrimonio.

Al unirse en el matrimonio bahá’í, la pareja casada no pierde su identidad individual. Por el contrario, la búsqueda del conocimiento de la voluntad de Dios ayuda a realizar el máximo potencial individual, mientras que la unión matrimonial crea una fuente de sustento vital, de armonía, no solo para la pareja, sino potencialmente para todos.

También podría interesarte

Vida

¿Por qué dejamos para después lo que podemos hacer hoy?

Vida

3 pasos espirituales para construir y mantener la unidad familiar

Vida

La violencia y la mentalidad de víctima


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.