Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

¿Qué pasa con las Naciones Unidas? ¿Puede llegar a unirnos?

Hugh Locke | Ene 16, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Hugh Locke | Ene 16, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Siempre que abordo el principio bahá’í de la unidad de la humanidad, oigo voces en apoyo de las Naciones Unidas. La gente suele preguntar: ¿puede la ONU unificarnos alguna vez?

Décadas de mi vida profesional giraron en torno a la ONU, y tengo un inmenso respeto por muchos de los profesionales de su lista, tanto del pasado como del presente. La labor especializada de muchos de sus organismos e instituciones ha sido a menudo innovadora, y las contribuciones del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial han sido cruciales, pese a que ambos deberían haber sido reformados hace mucho tiempo.

Sin embargo, en su estado actual, las Naciones Unidas no pueden responder plenamente a los inquietantes problemas multivariantes del mundo. 

RELACIONADO: Navegando en la doble época

No pueden manejar esos problemas porque las Naciones Unidas tienen un problema estructural fundamental en su diseño. Concebida inicialmente como una colectividad de países individuales que votan sobre cada acción, desde lo mundano a lo profundo, las acciones de la ONU están limitadas por los intereses políticos y económicos de cada estado miembro. Sin embargo, hoy en día, la institución se enfrenta a un reto monumental para llegar a ser más de lo que es ahora, porque ningún país miembro renunciará jamás al poder de protegerse a sí mismo a expensas de los demás, por no mencionar que el poder de veto de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad está más allá de lo arcaico.

Ha habido varios intentos serios de reformar la ONU, y hasta ahora todos han encontrado la misma muerte ignominiosa. La mayoría de las iteraciones de la reforma propuesta han incluido recomendaciones de que los países miembros cedan un grado de poder y soberanía individual por el bien del conjunto. La respuesta es siempre variaciones de no, nunca, o, «tienes que estar bromeando».

Sin embargo, un posible escenario podría salvar a la ONU del olvido. Este está esbozado en un nuevo libro, Global Governance and the Emergence of Global Institutions for the 21 Century, publicado por Cambridge University Press. Tres autores -Augusto López-Claros, Arthur L. Dahl y Maja Groff, economista, ambientalista y especialista en derecho internacional, respectivamente- han aplicado el principio de unicidad de las enseñanzas bahá’ís al reto de reformar significativamente todo el sistema de las Naciones Unidas. Únicamente un marco de unidad mundial, concluyen, puede hacer que las Naciones Unidas sean más eficaces.

Hacia ese mismo fin, el cuerpo de liderazgo global democráticamente elegido de los bahá’ís del mundo, la Casa Universal de Justicia, escribió en la introducción de El Libro Más Sagrado de Bahá’u’lláh:

Nuestro mundo ha entrado en la fase más oscura de esta edad de cambios fundamentales y sin parangón en toda su tumultuosa historia. Los pueblos, de cualquier raza, nación o religión, se enfrentan al reto de subordinar todas las lealtades secundarias e identidades limitadoras a su unidad como ciudadanos de una sola patria planetaria. En palabras de Bahá’u’lláh: «El bienestar de la humanidad, su paz y seguridad serán inalcanzables hasta que su unidad esté firmemente establecida».

Transformación por idea

Entonces, ¿cómo es que una idea como la unicidad de la humanidad tiene la más mínima posibilidad de cambiar el orden actual de las cosas? Me gustaría compartir un ejemplo histórico de un proceso similar en acción, y uno que siempre me ha fascinado.

La mayoría de nosotros no cuestionamos que el mundo está organizado en países con fronteras establecidas. Pero, ¿se ha preguntado alguna vez cómo comenzó ese sistema? Aunque este trozo de historia en particular es específico de una región geográfica y de un período histórico ya pasado, es sin embargo un corolario pertinente y oportuno debido al poder de organización de una idea simple y profunda.

A mediados del siglo XVII, gran parte de Europa había estado envuelta en una serie de guerras durante más de treinta años. En un nivel, los protagonistas eran un grupo de príncipes, duques, emperadores y familias gobernantes, cada uno aliado a la causa protestante o católica. En realidad, la mayoría de las partes en guerra utilizaban estas afiliaciones religiosas como tapadera para asaltar continuamente los territorios de los demás por razones de tierra, comercio y poder.

Después de décadas de guerra sangrienta e innumerables vidas perdidas, ambos bandos se dieron cuenta de que habían llegado a un punto muerto y que décadas más de lucha nunca se traducirían en una victoria. Mientras tanto, no era posible hacer frente a las enfermedades generalizadas, la grave escasez de alimentos y la pobreza generalizada en toda la zona (¿algún déjà vu?) porque las soluciones solo eran viables si se aplicaban a nivel regional, y no solo estado por estado belicoso.

Fue en este punto en el que las partes convocaron un tiempo de espera y se reunieron en una región llamada Westfalia, en lo que hoy es Alemania. La conferencia de paz resultante se convocó en 1644 y en ella participaron representantes de cerca de 200 grupos dispares. Tomó seis meses solo para elaborar el plano de asientos, y otros tres años y medio para llegar a un consenso.

Hasta ese momento, Europa no tenía países con fronteras fijas. En cambio, consistía en una colección suelta de territorios y reinos que luchaban entre sí. Las demarcaciones de las fronteras eran el equivalente a las líneas punteadas de los mapas del día, continuamente redibujadas en función de quién ganaba o perdía en un momento dado.

RELACIONADO: Concibiendo una comunidad mundial: por medio de la política del amor

En este punto muerto aparentemente insoluble de la era de 1600 llegó una idea muy nueva y radical: reorganizar territorios vagamente definidos en países con fronteras fijas. La Paz de Westfalia, como se conoció, acordó estas nuevas fronteras fijas para las naciones soberanas como reemplazo del sistema anterior, y al mismo tiempo estableció reglas sobre cómo estos países coexistirían. La mayoría de los historiadores y académicos reconocen la Paz de Westfalia como la base del sistema internacional moderno que ha permanecido hasta hoy. Obviamente no evitó futuros conflictos (muchos de ellos), pero el sistema era infinitamente mejor que la guerra constante y continua a la que reemplazó.

La humanidad ha llegado a la coyuntura de Westfalia 2020.

El actual conjunto de unos pocos cientos de naciones soberanas, tan empeñadas en proteger sus propios territorios a expensas del conjunto, es incapaz de hacer frente a las grandes crisis mundiales de nuestro tiempo, o a la multitud de otras crisis que están a punto de aparecer. Si bien siempre podemos estar organizados en países, la pregunta es: ¿cómo deben organizarse los países del mundo en beneficio de la humanidad?

En el próximo ensayo de esta serie, exploraremos esa pregunta y buscaremos las respuestas.

También podría interesarte

Guerras religiosas: ¿quién es responsable?
Justicia

Guerras religiosas: ¿quién es responsable?

Abuso doméstico: reparando las alas rotas
Justicia

Abuso doméstico: reparando las alas rotas

Laina Greene y Angels of Impact
Justicia

Laina Greene y Angels of Impact


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Ponte en contacto con los Bahá’ís de tu comunidad