Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Cultura

Siguiendo los pasos de los indígenas

Moneshia zu Eltz | Ago 12, 2018

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Moneshia zu Eltz | Ago 12, 2018

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Las enseñanzas bahá’ís sobre la unidad en la diversidad dan gran importancia a los pueblos indígenas del mundo.

Escribo este ensayo como testimonio de ese espíritu fraternal. Hace poco recorrí parte del sendero del sur del Sinaí en Egipto, el hogar del desierto de cinco tribus beduinas. El viaje me permitió vislumbrar una cultura y una forma de vida indígena, una vida cercana a Dios. De hecho, los beduinos tienen un dicho que dice que «cuando la gente viene a la montaña, nos convertimos en lo que somos».

En 1916, Abdu’l-Bahá también escribió sobre los antiguos habitantes de la Península Arábiga, comparando esa cultura tribal con los pueblos indígenas tribales de América:

Vosotros debéis dar gran importancia a la enseñanza de los indígenas, eso es, a los aborígenes de América, porque estas almas son como los antiguos habitantes de Arabia peninsular, quienes con anterioridad a la Manifestación de Su Santidad, Muhammad, fueron tratados como salvajes. Pero cuando la Luz musulmana brilló en medio de ellos, llegaron a ser tan iluminados que alumbraron al mundo. – Abdu’l-Bahá, Las Tablas del Plan Divino, p. 33.

Hicimos la caminata con un grupo de amigos y unos guías beduinos que se hicieron nuestros amigos. Las franjas vacías de arena se extendían bajo nuestros pies y el vasto cielo sobre nuestras cabezas nos hacían sentir pequeños, en ese momento toda nuestra acumulación de títulos, posesiones y privilegios cotidianos se desvanecían en la oscuridad. Desconectado y esencialmente inalcanzable, el desierto nos ofreció un telón de fondo para contemplar las agitadas vidas de las que a menudo buscan alivio los habitantes de las ciudades, entonces me pregunté: ¿qué es la verdadera civilización?

Las enseñanzas de los profetas nos dan una respuesta sobre dónde encontrarla. Abdu’l-Bahá, refiriéndose a las escrituras cristianas y musulmanas, explicó:

Entonces, ¡Oh vosotros creyentes de Dios! Exaltad vuestro esfuerzo y magnificad vuestros propósitos. Su Santidad Cristo dice: “Bienaventurados los pobres porque suyo será el Reino del Cielo”. En otras palabras: Benditos son los pobres sin nombre y sin rastro, porque ellos son los guías de la humanidad. Igualmente se dice en el Corán: “Deseamos conferir nuestros dones a aquéllos que han llegado a ser débiles en la faz de la tierra y hacerlos una nación y los herederos (de la verdad espiritual).” o, deseamos otorgar un favor a las almas impotentes y permitirles ser los herederos de los Mensajeros y Profetas. – Abdu’l-Bahá, Las Tablas del Plan Divino, p. 12.

Hace unos 4500 años, los faraones llamaban a los pueblos tribales beduinos «lectores de arena», lo que denota su conocimiento íntimo de este remoto e inhóspito entorno desértico. Mientras viajábamos, los beduinos comieron dátiles, bebieron agua, hicieron pan simple en el fuego. No desechan las semillas de dátiles porque estas son sagradas como símbolos de una nueva vida. Viven con respeto, reverencia y temor al medio ambiente, ya que saben que los cambios climáticos extremos, de un calor extremo hasta las temperaturas bajo cero en unas cuantas horas, pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte.

En la cultura beduina, saludan a cada persona que se cruce en su camino y les preguntan sobre su salud y felicidad. Los beduinos son conscientes de «elegir al compañero antes de elegir el camino» y en aquel paisaje desértico, de «elegir a su vecino antes de elegir tu hogar». Además, cuando adquieren un pequeño lujo como ropa, primero verifican para asegurarse de que no tengan ventajas en su nivel de vida, o de lo contrario comprarán lo mismo para las familias vecinas. Porque en el desierto, la confianza, no la riqueza, es la moneda beduina de la vida o la muerte. La confianza es la fuerza ética y animadora que potencia su supervivencia.

Así como Buda, Cristo, Muhammad y Bahá’u’lláh se retiraron al desierto a contemplar, nosotros también podemos hacer lo mismo. También podemos recurrir a las escrituras divinas y explorar el desierto de nuestro verdadero ser.

También podría interesarte

Cultura

División, desunión, destrucción: superando la política partidista

Cultura

Nadie está solo: Estamos enlazados entre sí

Cultura

Nadie gana en una carrera de armamentos


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.