Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Cómo podemos enfrentar un cambio tan inédito como el instigado por la pandemia mundial de COVID-19?  

Ciertamente, por muy amplio que sea, requiere una respuesta cuidadosamente circunspecta. Pero debemos aprovechar la oportunidad con lo que se ha puesto de manifiesto en este acontecimiento que sacude el mundo y reformar nuestro pensamiento y nuestro mundo con la aguda conciencia que hemos obtenido de esta gran convulsión.

“La verdad ha salido a la luz que el acaparamiento de riqueza por parte de unos pocos no asegura ni asegurará su supervivencia, ni por supuesto, la supervivencia de todos los demás”

Los puntos débiles de la estructura en la que se basa la vida contemporánea han sido expuestos de manera única por esta crisis biológica.

Subway commuters on their way to work in New York (March 19, 2020)
 Viajeros del metro camino al trabajo en Nueva York (19 de marzo de 2020)

La casi incalculable disparidad entre la riqueza extrema y el resto de los bienes repartidos tan escasamente entre la población se ha evidenciado como una importante línea divisoria. Nuestra estructura económica desequilibrada, que ha visto su debilidad expuesta por la tormenta de la pandemia, debería despojarnos a todos de la ilusión de que el neoliberalismo forma una estructura viable para una economía. Preparado con una dieta de esteroides de una estricta y viciosa competencia sin ningún principio de alternancia o moderación, se ha convertido en un músculo sin flexibilidad. La verdad ha salido a la luz que el acaparamiento de riqueza por parte de unos pocos no asegura ni asegurará su supervivencia, ni por supuesto, la supervivencia de todos los demás.

Esta memorable cita de 1 Corintios 12:21 en la Biblia parece hablarnos más ahora sobre esta verdad y la realidad de la humanidad que cuando se reveló por primera vez hace unos pocos miles de años:

Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros.  Antes bien los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios; y a aquellos del cuerpo que nos parecen menos dignos, a éstos vestimos más dignamente; y los que en nosotros son menos decorosos, se tratan con más decoro. Porque los que en nosotros son más decorosos, no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba, para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros. – 1 Corintios 12:21.

Recordemos que hace muy poco tiempo los pocos privilegiados decían “no te necesito” a los muchos no privilegiados – al menos hasta que la pandemia golpeó. Ahora ha quedado muy claro que el pequeño; el trabajador de la tienda de alimentos, el repartidor, el trabajador de la comida, el camionero, el trabajador del almacén, el trabajador de sanidad, el socorrista y, por supuesto, los trabajadores de la salud, las enfermeras y los médicos – se han convertido en las personas más importantes del mundo. Somos criaturas porosas cuyos cuerpos han sido creados como iguales, así como de otras maneras. El virus no conoce a ningún “otro”.

Supermarket cashier wearing mask on a supermarket on Aclimação neighborhood in São Paulo, Brazil during coronavirus quarantine.
 Cajera de supermercado con equipo de protección personal (PPE) en São Paulo, Brasil.

Ahora que vemos claramente que el ciudadano común es tan esencial para la supervivencia de la civilización como los ricos, ¿no deberíamos proponernos inmediatamente equilibrar nuestro modelo económico, de modo que la vida de cada persona, de cuya existencia dependemos todos, no se vea afectada tan rápidamente por una crisis o una recesión? La mayoría de nosotros vivimos a un sueldo o dos de la ruina financiera. Esto es simplemente ridículo, dados los recursos, los inventos y la riqueza que existe en el mundo hoy en día.

Esto no implica que debamos adoptar el socialismo o el comunismo o cualquier otro ismo, ni ningún gobierno o partido en particular. No quiere decir que no haya diversidad o diferentes grados de motivación, talento o temperamento entre la humanidad. Pero con toda nuestra diversidad, existe una realidad más grande y mucho más fundamental. Un poco antes de 1900, Bahá’u’lláh escribió, “La tierra es un solo país, y la humanidad sus ciudadanos”.

Haciendo hincapié en la interdependencia de todos en la Tierra, esta declaración es una reiteración contemporánea de la cita de Corintios. Si la pandemia nos demuestra algo, es que todos somos uno.

Así que ahora hemos llegado a la coyuntura crucial, el momento de madurez en el que simplemente sabemos demasiado para seguir por el camino. Es precisamente este conocimiento ineludible, provocado por la pandemia, el que no nos deja ninguna excusa para tratar de reanudar exactamente como lo hicimos antes. Reconociendo más claramente que nunca que es la generalidad de los pueblos del mundo los que realmente lo sostienen todo, que son a la vez los consumidores y los trabajadores de los que dependen los Amazon y los Walmart, ¿no deberían estas personas que han demostrado realmente su gran valor para todos nosotros ser protegidas en lugar de ser tratadas como prescindibles? ¿Es moral aceptar que el trabajador reciba menos del 0,01% del salario que el propietario de una gran empresa? Esta forma de esclavitud moderna nos rodea y debe terminar.

Evidentemente, la cultura, que es como un enorme buque cargado con miles de millones de entidades diversas y también poderosos intereses, no se detendrá fácilmente ni cambiará de dirección rápidamente, pero tampoco podemos permitir que continúe en este curso desastroso en el que estamos. En este momento tenemos una oportunidad muy valiosa. El grado en que esta crisis que sacude al mundo ha ralentizado el impulso de la economía mundial nos brinda la oportunidad de realizar un cambio radical en el que se podría iniciar y poner en marcha una economía más cooperativa, compartida y equilibrada.

La nueva economía debería garantizar una calidad y una seguridad de vida básicas para todos, para todas las personas esenciales que mantienen unido al mundo. 

El pueblo debe tener asegurados en sus eternos derechos humanos la atención sanitaria, la vivienda, el sustento, la educación y los ingresos. La cima y la base deben estar más unidas. La base ha hecho su parte enfrentándose a una plaga mortal para seguir con sus trabajos. ¿Cuándo hará la cima la suya?    

0 Comentarios

characters remaining