Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Cultura

Un día para recordar y reconocer mi privilegio

Mark Heinz | Ago 24, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Mark Heinz | Ago 24, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

La tarde fue prácticamente sin viento, algo raro en el sudeste de Wyoming. Mi esposa y yo nos sentamos juntos en el columpio del porche en nuestro pequeño patio delantero, disfrutando del primer calor real del verano.

El verano siempre llega tarde aquí, a más de 7.200 pies sobre el nivel del mar. Noté una avispa amarilla zumbando alrededor de algunas grietas en el concreto de nuestros escalones delanteros, y calmadamente señalé, «Si deciden anidar allí, podría ser un problema».

Estábamos esperando que la minivan de su madre doblara la esquina al final de nuestra cuadra. Junto a ella iban nuestras dos hijas. La más joven, una adolescente, se había ido a vivir con su hermana mayor, que vive y trabaja como enfermera en otra ciudad hacia el centro del estado. Ella había pedido la ayuda de su hermana pequeña para cuidar de su bebé – nuestra nueva nieta – ya que su esposo había sido enviado a trabajar a otro rincón de la inmensa inmensidad de Wyoming.

Mis músculos estaban un poco doloridos; más temprano ese día había estado en las cercanas Montañas de la Cordillera de las Nieves – manejando unas motosierras que nombré en honor a mis nietas con un empeño probablemente mejor reservado para los hombres más jóvenes – cortando madera muerta para la leña. Acababa de dejar caer dos grandes árboles que habían perecido por la infestación del escarabajo del pino cuando una repentina y violenta tormenta me envió de vuelta antes de lo planeado. Pero yo estaba a salvo y no era nada del otro mundo. Confiaba en que nadie más encontraría esos árboles antes de que yo pudiera volver para terminar con ellos a la mañana siguiente. De hecho, me sentí profundamente satisfecho, sentado junto a la mujer que amo y esperando pacientemente a cuatro de las personas más importantes de mi vida. Me di cuenta de que me sentía, como dicen las enseñanzas bahá’ís, feliz y alegre:

“…regocijaos, pues estáis bajo el amparo de la providencia de Dios. Sed felices y alegres, porque los dones de Dios están destinados a vosotros yla vida del Espíritu Santo sopla sobre vosotros”.

Más tarde, hacia el atardecer, me levanté en nuestra sala y anuncié que iba a ir en bicicleta al centro a ver la manifestación local; parte de las protestas mundiales provocadas por la muerte de George Floyd, un hombre negro, a manos de la policía en Minneapolis. Para mi sorpresa, mi hija mayor me miró y dijo: «Yo también voy».

El viaje no duró mucho. Aunque es una «ciudad enorme» según los estándares de Wyoming, nuestra comunidad se extiende solo unos pocos kilómetros de un extremo a otro, y desde nuestra casa, tuvimos que recorrer solo la mitad de esa distancia. Para cuando llegamos a nuestro destino, cualquier manifestación que hubiera ocurrido había terminado; el centro estaba vacío y tranquilo. Decepcionados, volvimos a casa justo cuando estaba oscureciendo. A lo largo del camino, entablamos nuestra primera conversación profunda y seria en bastante tiempo. Nuestras vidas son tan ocupadas y nuestra familia tan grande, que es raro que tengamos tiempo a solas; estaba inmensamente agradecido.

¿Por qué te he contado estas cosas? ¿Notaste algo?

Yo sí. Es algo que no he notado durante la mayor parte de mi vida. Hasta que los acontecimientos alcanzaron una magnitud crítica y ahora es imposible no notarlo.

En ningún momento durante el curso de ese día, que recuerdo con tanto cariño, se me pasó por la cabeza que yo pudiera ser visto con sospecha, detenido, interrogado, tratado como si no «perteneciera» a ningún lugar donde hubiera estado, o no debiera haber hecho nada de lo que hice – y, muy posiblemente, otras cosas peores. La forma en que los demás me miraban y reaccionaban ante mí, simplemente por el color de mi piel, no era algo que tuviera que considerar, preocuparme o planificar mis movimientos y posibles interacciones en torno a ellos. Además, nunca tengo que sentarme o quedarme despierto por la noche con miedo. A lo largo del día, no tengo miedo de lo que podría pasarle a cualquiera de nuestros cinco hijos por esa misma circunstancia.

Porque soy blanco.

Aquí hay un ejemplo. El segundo de mis tres hijos tiene 25 años. Al igual que mi yerno, a quien quiero como a uno de mis hijos. Otro estadounidense de 25 años, Ahmaud Arbery, salió a correr en Georgia y fue perseguido, acorralado por tres hombres en dos camionetas y luego asesinado.

Porque era negro.

Si eres blanco y estás leyendo esto, quiero que te des cuenta de eso. Quiero que te des cuenta y lo absorbas completamente. Quiero que reflexiones – larga y profundamente – sobre el siguiente hecho simple y brutal:

Nunca tengo que pensar en ser blanco. Los negros no pueden darse el lujo de no tener que pensar nunca en ser negros.

Eso no solo está mal. Es injusto. Es inaceptable, atroz. Es una agresión a la humanidad, a nuestros supuestos ideales americanos de justicia e igualdad, y al Dios que nos creó a todos.

Es malvado.

La gente blanca a menudo retrocede frente a términos como «racismo sistémico» y «privilegio de los blancos», como si tuviéramos algo que perder. No es así. Para nosotros, no hay nada que perder. So lo hay algo que expandir – el círculo de compasión, paz, justicia y tranquilidad. Ese círculo puede, no, debe expandirse – hasta que lo que ahora es «privilegio» para gente como yo es simplemente normal. Para todos. Ese círculo debe expandirse, hasta que todos puedan tener días como el pacífico y feliz día que tuve. En todas partes. Todos los días.

Como escribió Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de mi camino religioso elegido, la fe bahá’í:

No sometáis a ningún alma a una carga a la que no quisierais ser sometidos vosotros, y no le deseéis a nadie lo que no desearíais para vosotros mismos. Éste es Mi mejor consejo para vosotros, ojalá que lo observarais

Eso es lo que quiero. Es lo que debemos, como gente blanca, desear.

También podría interesarte

Cultura

¿Cuáles son tus metas morales?

Cultura

La libertad de no hablar

Cultura

750: Una meditación visual del martirio del Bab


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.