Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

La idea de que la revelación es divina es un concepto fundamental en la fe bahá’í. A lo largo de la historia, Dios ha enviado mensajeros al mundo para transmitir los principios espirituales fundamentales y revelar las enseñanzas sociales específicas para cada época. Pero cuando observamos las enseñanzas de las diferentes religiones, puede parecer que sus creencias son irreconciliables.

Una razón puede ser que con el tiempo, incluso las lecciones espirituales más profundas de las religiones del mundo han sido reescritas o malentendidas. Otra puede ser que la representación de estos principios espirituales variaba, ya que cada mensajero divino tenía que comunicarse en el contexto de una cultura y un tiempo específicos.

Dos religiones que a primera vista contrastan fuertemente con las religiones monoteístas son el hinduismo y el budismo. Después de todo, ¿cómo puede ser compatible la creencia en muchos dioses y en ningún Dios con la creencia en un solo Dios?

Pero tanto Krishna como Buda son reconocidos en la fe bahá’í como manifestaciones auténticas de Dios, o profetas. ¿Por qué?

Hinduismo

Si alguna vez tienes el privilegio de ir a un templo hindú, te encontrarás con el olor fragante del incienso, el sonido de los tambores y los cuernos y la deslumbrante vista de una multitud de colores vibrantes. También verás una abundancia de intrincadas estatuas de varios dioses, dependiendo del templo en al que entres. De hecho, se dice que hay 33.333 deidades hindúes.

El templo hindú Sri Mariamman en Singapur.

Sin embargo, cuando investigamos un poco más a fondo, aprendemos que según algunas interpretaciones, en la base de todos estos dioses está Brahman, el fundamento de toda la realidad o Absoluto. En la fe bahá’í, esta realidad se llama la Esencia Incognoscible: Dios que existe en sí mismo y más allá de la creación.

En muchas escuelas del pensamiento hindú, Dios, el alma y el universo son uno. Este no es igual al punto de vista bahá’í, que enfatiza que la existencia de Dios trasciende su creación. Bahá’u’lláh, el fundador y profeta de la fe bahá’í, escribió: “Toda cosa creada en el universo entero no es sino una puerta que conduce al conocimiento de Él, un signo de Su soberanía, una revelación de Sus nombres, un símbolo de Su majestad, una muestra de Su fuerza, un medio de ser admitido en Su recto Camino (…)“.

 Mientras que la esencia de Dios está para siempre fuera de nuestro alcance, sus atributos no lo están. Las manifestaciones de Dios reflejan perfectamente esos atributos, como la bondad, el amor y la generosidad, y al seguir el camino establecido por ellos, podemos percibir y desarrollar estas cualidades.

¿Pero qué tiene que ver esto con el Hinduismo?

Una forma de ver la plétora de deidades en el hinduismo es que cada una es una representación de diferentes atributos de Dios. Tal vez en cierto momento de la historia, esta fue la mejor manera de ayudar a la gente a comprender a Dios. Personificando los atributos de Dios y haciéndolos tangibles, la gente podía comprender mejor y acercarse a lo divino. Lo que algunos podrían llamar ídolos, otros podrían ver como manifestaciones simbólicas de atributos divinos.

Budismo

El budismo es a menudo considerado como una religión atea, que es una de las razones por las que se ha hecho popular en muchos segmentos seculares de la sociedad moderna. Sin embargo, si nos fijamos en el Dhammapada, Buda hace referencia repetidamente a los dioses. Dhammapada 45, traducido por Anandajoti Bhikkhu, afirma: “El aprendiz conoce esta tierra y el reino inferior, junto con los dioses. El aprendiz reflexionará sobre el bien enseñado verso del Dhamma como un buen hombre reflexiona sobre una flor.” Esto demuestra que Buda no tenía la intención de desarraigar completamente el sistema de creencias hindú, así como Jesús no vino a desmantelar la ley judía. Mateo 5:17 dice: “No pienses que he venido a destruir la ley o los profetas: No he venido a destruir, sino a cumplir”.

Tal vez lo que Buda pretendía hacer era cambiar el énfasis de la gente. Cuando la gente cree en una deidad, tiene la tendencia a poner su salvación en las manos de lo divino. Obviamente, la fe es esencial en cualquier camino espiritual, incluyendo el budista, pero renunciar a la responsabilidad del propio destino es una forma inútil de vivir.

En cambio, gran parte del énfasis en el budismo está en la transformación individual. Es responsabilidad de cada individuo ver a través de las ilusiones de la vida y purificarse. Nadie puede hacer esto por ti. Dhammapada 104-105 nos dice: “La conquista sobre uno mismo es mejor que la de otras personas, ya que el que se conquista a sí mismo, quien vive constantemente bien controlado, ni los dioses, ni los gandhabbas, ni Māra junto con Brahmās, pueden convertir la conquista en una derrota para una persona que es así”.

En el budismo Mahayana, la liberación de todos los seres es el objetivo principal. Sin embargo, esto también debe hacerse iluminándose a sí mismo. Bahá’u’lláh, el profeta fundador de la Fe bahá’í, también enfatizó este punto: “… decidíos a ganar la victoria sobre vosotros mismos, para que quizá toda la tierra sea librada y purificada de su servidumbre a los dioses de sus vanas fantasías“.

Por lo tanto, es engañoso decir que el budismo es una religión atea. El budismo que muchos conocen simplemente no se ocupa de la cuestión metafísica de la existencia de Dios. En el hinduismo, hay copiosas concepciones de Dios que entran en conflicto entre sí. Tal vez el Buda pretendía dejar de lado estos debates y centrarse en la cuestión existencial del sufrimiento y en cómo aliviarlo.

Por esta razón, algunos han dicho que el budismo no es una religión en absoluto; es una forma de vida. Pero debido a que los bahá’ís reconocen a Buda como una manifestación divina de Dios, consideran este camino como religioso.

Estas son solo dos interpretaciones especulativas de cómo el hinduismo y el budismo pueden ser entendidos desde mi perspectiva. Sin duda, debido a que ambas religiones comenzaron hace tanto tiempo, no podemos estar seguros de lo que Krishna y Buda enseñaron originalmente. Pero incluso hoy, si observamos detenidamente, podemos encontrar muchos lazos que unen estas creencias.

0 Comentarios

characters remaining