Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Cultura

Una buena acción trae grandes bondades

V. M. Gopaul | Dic 14, 2019

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
V. M. Gopaul | Dic 14, 2019

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Un día de febrero de 2018, Evoni Williams trabajaba otro turno en un Waffle House de Texas – y una buena acción cambió la vida de esta joven de 18 años quien intentaba ahorrar dinero para ir a la universidad.

La cadena de acontecimientos que impulsó la vida de Evoni en una historia de cuento de hadas comenzó cuando Adrian Charpentier entró al restaurante para desayunar. Este cliente habitual se arrastró por el suelo, jalando un tanque de oxígeno sobre ruedas y, subiéndose lentamente a una silla de mostrador, ordenó su comida.

Evoni Williams recibiendo un cheque de la TSU.

Cuando el jamón y los huevos llegaron, Adrián rápidamente descubrió que no tenía coordinación ni fuerza en sus manos debido a una cirugía que había tenido recientemente. Le hizo saber a Evoni que necesitaba ayuda, y le preguntó si ella podría cortarle la carne. Aunque era una mañana muy ocupada, sin vacilar y con una sonrisa en el rostro, cumplió con la petición de su cliente.

Laura Wolf estaba desayunando en el Waffle House cuando escuchó al hombre mayor, quien le recordó a su padre. El espíritu de servicio de Evoni impresionó a Laura, madre de cuatro hijos. «Un escenario raro de presenciar», pensó Laura, así que sacó su smartphone de su bolso y grabó el episodio.

El amable acto de Evoni ese día, basado en la fe y el conocimiento, reflejó estos dos aspectos fundamentales de su educación, como se explica en las enseñanzas bahá’ís:

“…todas las buenas obras se vuelven a encontrar.» – Abdu’l-Bahá, La sabiduría de Abdu’l-Bahá, pág. 117.

En todo momento ocúpense en hacer una buena obra para alguno de sus congéneres, ofreciendo a alguien amor, consideración, atenta ayuda. No consideren a nadie como a un enemigo, o como deseoso de su mal, sino piensen que toda la humanidad es como sus amigos, contemplando al forastero como a un allegado, al extraño como a un compañero, permaneciendo libres de todo prejuicio, sin hacer distinciones.
‘Abdu’l-Bahá, SEAB, págs. 1-2.

Más tarde ese mismo día, después de que Laura subiera el video a Facebook, Evoni se encontró desbordada de notificaciones. Sus amigos la habían etiquetado y compartido el mensaje setenta y tres mil veces. La noticia de su acto de bondad se difundió a través de las redes sociales como si fuera una onda en un estanque. La publicación se volvió viral. Los periódicos y las estaciones de televisión recogieron su historia. Evoni se convirtió en una celebridad instantánea. Todos en La Marque, Texas hablaban de ello. El alcalde de la ciudad, Bobby Hocking, se enteró de la buena acción e inmediatamente sintió que debía hacer algo por Evoni, así que declaró el 8 de marzo como el «Día de Williams».

El eco en las redes sociales y en las noticias sobre el generoso acto de Evoni Williams llamó la atención del presidente de la Texas Southern University, Austin A. Lane. Le ofreció a Evoni una beca de 16.000 dólares. «Queríamos recompensar el acto de bondad de Evoni y hacerle saber que las buenas acciones no pasan desapercibidas», dijo Melinda Spaulding, administradora de la universidad.

Y aun más bendiciones se derramaron sobre Evoni. Ya que no tenía vehículo para ir a clases, algunas personas la ayudaron y crearon una página de GoFundMe para ella.

Este acto de bondad resonó en los corazones de muchos en La Marque, un pueblo conocido por su diversidad y armonía, cuya población incluye un espectro diverso de blancos, afroamericanos, nativos americanos, asiáticos, hispanos y muchos otros orígenes étnicos y culturas. Evoni, una afroamericana, y Adrián, un hombre blanco, se conectaron como resultado de un acto de bondad, y su conexión le dio a todo el pueblo una razón para creer que todos ellos podían hacer lo mismo.

«No fui criada para maltratar a la gente», dijo Evoni. «Fui criada para ayudar y tratar de dar bendiciones. Así como a mí me gustaría que alguien ayudara a mi abuela o abuelo», dijo Williams. Según Bahá’u’lláh:

La esencia de la fe es ser parco en palabras y abundante en hechos; aquel cuyas palabras sobrepasan a sus hechos, sabed, en verdad, que su muerte es mejor que su vida – Las tablas de Bahá’u’lláh, pág.  104.

La madre de Evoni, con lágrimas en los ojos, se paró orgullosa junto a su hija cuando el presidente de la universidad le entregó el cheque de la beca, porque el sueño de todo padre consciente es ver a sus hijos crecer para hacer algo positivo para el mundo.

Laura vio a su propio padre en Adrian y a sus hijos en Evoni. ¿Qué vio el alcalde? «Siempre es refrescante en estos tiempos ver a la generación más joven ayudando a la más anciana», dijo Hocking. «Porque nuestros jóvenes no siempre están representados bajo la mejor luz. Siempre es bueno ver a los jóvenes ayudar».

Las acciones de Evoni tocaron los corazones en su comunidad y más allá, y mientras ese eco vibraba en toda la comunidad, otros respondieron. La causa y el efecto de una sola acción hizo que todos tomaran conciencia del poder del amor y la bondad. En este caso, gracias a las redes sociales y a la reacción en cadena que produjo, el acto de Evoni la recompensó.

Pero nuestras buenas acciones a menudo pasan desapercibidas. La publicidad no proporciona una buena motivación para hacer buenas obras, pero puede suceder. De hecho, la atención que recibió sorprendió a Evoni – ella no esperaba nada de eso.

Nuestro ser interior anhela hacer buenas obras por los demás. Mientras más bien se haga, más feliz uno se siente. La investigación científica ha demostrado que hacer buenas obras disminuye el estrés, aumenta la esperanza de vida, promueve la salud mental y conduce a la felicidad. También nos motiva a nosotros, y a los que nos rodean, a hacer más buenas obras.

«Siempre sea útil», dijo Evoni, «Sólo trate de ayudar a los demás tan poco o tanto como pueda. No se necesita mucho».

También podría interesarte

Cultura

El coronavirus y la Tragedia de los Comunes

Cultura

Si todo el desarrollo comienza con el agricultor, nosotros también deberíamos

Cultura

¿Se puede ser fashionista y espiritual?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.