Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

En la dialéctica en curso entre la tradición cultural y el cambio cultural, ¿cuál ofrece el mayor beneficio para un pueblo?

La tradición sostiene que transmite los valores de un pueblo de generación en generación y, por lo tanto, transmite su fuerza espiritual hacia el futuro; mientras que el cambio cultural sostiene que evoluciona los valores de un pueblo de manera sensible a medida que las circunstancias se modifican, a veces drásticamente, preservando así la fuerza espiritual de un pueblo para adaptarse.

Se puede resolver esta dialéctica al asignarle a la tradición el papel de preservar los principios eternos, y asignándole al cambio el papel de encontrar prácticas adecuadas a las nuevas condiciones. Así, tanto la tradición como el cambio contribuyen con su valor a la fuerza espiritual de una nación.

La definición evolutiva de una nación

Pero espere, toda la lógica anterior se basa en que un “pueblo” permanezca unido, mientras que las condiciones cambien o no a su alrededor. ¿Qué pasa si solo una parte de aquel pueblo permanece unido y otra gran parte de ellos emigran? Esta ha sido nuestra experiencia global en los siglos XX y XXI.

El hambre, la guerra, la epidemia y el colapso económico han llevado a millones y millones de personas fuera de sus tierras y naciones tradicionales. Para todos nosotros, en cualquier país en el que nos encontremos hoy, ya sea impulsados por el desastre, atraídos por mayores oportunidades o ubicados allí desde tiempos inmemoriales, ahora estamos comprometidos en crear una nueva forma de nación, una que requiere una nueva forma de fuerza espiritual. ¿Qué mística, ética, visión, valores y propósito nuevos identificarán a nuestra nación y la llenarán de fuerza espiritual?

En la naturaleza, surgen mayores complejidades porque una composición beneficiará a los elementos participantes.  A nivel de la sociedad humana, un estado nación exitoso llegará a existir y prosperará primero al proteger y proveer a TODOS los pueblos dentro de sus fronteras. Pero, de forma recíproca, la nación misma se beneficiará al emplear los talentos de todos sus pueblos en servicio complementario entre sí. Esta es la relación sinérgica latente que espera ser despertada entre los individuos y su estado nación.

Pero, ¿cómo puede una nación crecer y lograr un funcionamiento exitoso si es constantemente modificada desde adentro por las olas de migración?

Ya en 1875, Abdu’l-Bahá inició un modelo emergente de nacionalidad basada en la educación universal, que anticipó los movimientos euroamericanos para la educación de adultos y para toda la vida.Además, dos documentos trascendentales preparados por instituciones bahá’ís ofrecen una comprensión más amplia del desarrollo nacional: los derechos y libertades individuales en el Orden Mundial de Baha’u’llah y La visión de la unidad racial: el problema más difícil de Estados Unidos.

De estos dos documentos, surgen una serie de temas que ayudan a definir la influencia espiritual que impulsa la mejora de mundo de cualquier nación:

  • el proceso de madurez humana que se aplica a una nación;
  • la reciprocidad entre los individuos y su nación;
  • la necesidad de unidad racial y armonía para beneficiar a la nación; y
  • La contribución única de cada nación a la comunidad mundial.

Abordaremos solo uno aquí: la forma en que la madurez de las naciones se asemeja a la madurez personal.

El comportamiento nacional puede asemejarse a la adolescencia, senilidad o madurez saludable

En el caso de las naciones, la madurez se refiere al surgimiento de la sabiduría y los patrones de comportamiento noble, pacífico y constructivo, difícil de imaginar cuando las naciones “se comportan mal”.

En un período de la historia dominado por la energía emergente, el espíritu rebelde y la actividad frenética de la adolescencia, es difícil comprender los elementos distintivos de la sociedad madura a la que Bahá’u’lláh llama a toda la humanidad. – La Casa Universal de Justicia , Derechos y Libertades Individuales , pág. 20.

Para los adolescentes (y las naciones adolescentes), la noción de moderación o autorregulación puede parecer un control externo, como en la abominable imposición de la censura. El principio de autorregulación se basa en el reconocimiento de que cualquier acción, incluidas las esencialmente beneficiosas, puede causar daños si se lleva a un extremo. Esto se puede aplicar a las acciones físicas, como hacer ejercicio o conducir un automóvil, o acciones culturales como el habla y la literatura, la vestimenta o el comportamiento público.

Desde un punto de vista bahá’í, el ejercicio de la libertad de expresión debe ser necesariamente disciplinado por una profunda apreciación de las dimensiones positivas y negativas de la libertad, por una parte, y de la palabra, por otra. – Ibid., P. 22.

El equilibrio moral sutil que implica la consideración anterior de la libertad de expresión es solo uno de los muchos ejemplos de tensión creativa entre los valores que una sociedad debe incorporar a medida que madura. ¿Cómo reconciliamos la antigua tensión entre los deseos de los individuos por un lado y las necesidades de su cultura en general por el otro? Los bahá’ís encuentran equilibrio al usar el principio de seguir el mayor beneficio cuando el deseo individual y el bienestar social entran en conflicto.
Encontrará mucho más sobre este tema en “La familia nacional”, un capítulo del nuevo libro de Elaine McCreary Nuestras siete familias , publicado por GR Books, disponible en Amazon.com .

 

0 Comentarios

characters remaining