Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Desorden bipolar. Esquizofrenia. Trastorno obsesivo-compulsivo. Anorexia. Trastorno depresivo. Sé totalmente honesto ahora: ¿cómo te hacen sentir estos diagnósticos psiquiátricos?

Con todo, ¿qué tan cómodo te sientes con todo el tema de la enfermedad mental? Yo solía acobardarme ante la mera mención de estas palabras. Sentía temor irracional e insuficiencia, y que haría cualquier cosa para evitar alguno de esos problemas; ahora esconde cabeza en la arena y piensa en otra cosa.

En resumen, mis respuestas no eran nada espirituales. Todo esto de parte de una profesional de la salud que se formó como enfermera y tiene un doctorado en salud pública. ¡Debería haber sabido un poco más!

Pero luego, sin previo aviso, me diagnosticaron trastorno bipolar, que solía llamarse depresión maníaca, hace diez años, a la edad de 51 años. Esto sacudió mi terreno complaciente y satisfecho.Estaba completamente descarrilada. Saber que tenía un trastorno bipolar me hizo sentir exiliada, perdida, conmocionada, confundida y avergonzada.

¿Por qué avergonzada? Verá, aunque hice varias rotaciones en hospitales psiquiátricos cuando era una enfermera joven, seguía siendo tan crítica con respecto a las enfermedades mentales como la mayoría de las personas en la sociedad. En el fondo, honestamente pensé que estaba “por encima”; de alguna manera inherentemente superior a las personas que no pudieron mentalmente “mantener la cordura”.

Ahora que he estado en el otro lado de la delgada línea que separa la salud mental de la enfermedad mental, puedo apreciar lo poco espirituales e inmaduras que eran mis actitudes anteriores. Estoy realmente avergonzada de admitir que estigmaticé y juzgué a las personas con enfermedades mentales .Los vi como seres humanos menores, indignos de respeto, no merecedores de dignidad.

Ahora tengo una misión: ayudar a terminar con el estigma contra las enfermedades mentales de todo tipo, en todos los grupos de edad y alentar a todos, ya sea que nos enfrentemos a una enfermedad mental nosotros mismos, o si tenemos a alguien con una enfermedad mental dentro nuestra familia, amigos o colegas: para tener un enfoque más espiritual de la enfermedad mental.

Cuando me diagnosticaron por primera vez, pensé que mi mundo se había acabado .Sinceramente, no podía imaginar un destino peor que ser una mujer loca, lunática, maníaca, puedes llenar el espacio en blanco. Me había olvidado por completo de esta guía de los escritos bahá’ís:

“No te acongojes por las aflicciones y calamidades que te han sobrevenido. Todas las calamidades y aflicciones han sido creadas para que el hombre desprecie este mundo mortal, que es un mundo al cual está muy apegado.. Cuando experimenta severas pruebas y penalidades, su naturaleza siente rechazo y desea el dominio eterno, que es un dominio purificado de todas las aflicciones y calamidades”.- Abdu’l-Bahá , Selecciones de los Escritos de Abdu’l-Bahá , pág. 179.

“Cuando irrumpa la calamidad, sed pacientes y estad calmados. Por muy aflictivos que sean vuestros sufrimientos, permaneced impasibles y, con perfecta confianza en la abundante gracia de Dios, afrontad la tempestad de las tribulaciones y las feroces pruebas”. – Ibid., pág. 56.

Cuando me enfermé mentalmente, mantener la compostura representó una gran prueba para mí como bahá’í. De ninguna manera fui paciente o tranquila .De hecho, una parte de mí se sentía espiritualmente abandonada, mientras que otra parte se sentía separada de Dios como si fuera una barrera impenetrable .No tenía recursos mentales ni espirituales para orar por mí misma, y mucho menos por otra persona .Simplemente no estaba funcionando bien en cualquier nivel.

Esto provocó mucha culpa por no poder cumplir con mis responsabilidades como bahá’í. No pude asistir a reuniones u otros eventos comunitarios.Solo más tarde descubrí este consejo escrito para un bahá’í sometido a un tratamiento psiquiátrico, que en aquel momento hubiera sido muy reconfortante:

“No tiene sentido sobrecargar su fuerza de voluntad y energía esforzándose en hacer cosas para la Causa. Debería dejar su mente descansar en el pensamiento del infinito amor, misericordia y perdón de Bahá’u’lláh, y dejar de preocuparse acerca de si está haciendo o no su parte hasta que su salud este totalmente recuperada; y, evidentemente, su recuperación ya está encaminada”. – Luces de Guía, De una carta escrita en nombre de Shoghi Effendi a un individuo bahá’í, el 26 de marzo de 1945.

Para resumir, entonces, adoptar un enfoque espiritual frente a las enfermedades mentales tiene dos componentes. Primero, para aquellos de nosotros que estamos en contacto con personas que viven con una enfermedad mental, debemos ser infinitamente empáticos, no juzgarlos y ser respetuosos con ellos: después de todo, como prometen las enseñanzas bahá’ís , sus almas permanecen perfectamente intactas:

“Sabe que el alma del hombre, es exaltada sobre todas las enfermedades de cuerpo y mente y es independiente de ellas2. – Bahá’u’lláh , Pasajes de los Escritos de Bahá’u’lláh , pág, 81.

En segundo lugar, para quienes vivimos con una enfermedad mental de cualquier tipo, y las estadísticas indican que aproximadamente una de cada cinco personas experimentará una enfermedad mental cada año, y una de cada tres en el transcurso de la vida, debemos enfrentar este desafío como una prueba espiritual, a la vez que somos compasivos con nosotros mismos y tomamos todos los pasos necesarios para recuperarnos.

Entonces, ¿qué tan cómodo estás con el tema de las enfermedades mentales ahora? ¿Qué más puedes hacer para ser más espiritual en tus respuestas frente a la enfermedad mental en todas sus formas?

 

1 Comentario

characters remaining
  • Emilia Molina
    Nov 22, 2018
    Excelente artículo. Gracias por compartirlo.