Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Las reuniones devocionales comunitarias que mi esposo y yo comenzamos a organizar me han ayudado a darme cuenta de que la oración se asemeja mucho a ir al gimnasio: debe ser regular para ser efectiva.

Permítanme explicarles. Mi vida durante los últimos meses ha sido, por decir lo menos, bastante estresante. ¿A quién estoy engañando? Mi vida ha estado así durante mucho más tiempo que unos pocos meses.

Como artista, normalmente me encuentro involucrada en demasiadas cosas todo el tiempo y, cuando un proyecto termina, siempre logro involucrarme en otro. Agreguemos el hecho de ser bahá’í, esposa y, simplemente, un ser humano que vive y respira, y ese es un horario bastante completo.

Como resultado, mi salud física no ha sido una prioridad en mi lista de “tareas pendientes”.

Intentaba asistir a una clase en el gimnasio al menos una vez, tal vez dos veces por semana si me sentía motivada, pero siempre había algo, o un montón de cosas, que parecían más urgentes. Supongo que también sentía un poco de vergüenza de volver al gimnasio, ya que había pasado tanto tiempo, y me sentía muy fuera de forma.

Físicamente, me di cuenta, no me sentía bien. Mi espalda había estado pellizcando y doliendo mucho, sentía que mis piernas habían sido apagadas con todas sus fuerzas. Cargué al hijo de una amiga durante un momento y después de cinco minutos tuve que bajarlo porque mis brazos ya no tenían fuerzas para cargarlo por más tiempo. Me di cuenta de que cuanto más tiempo dejaba de ir al gimnasio, más difícil me resultaba ir y, como resultado, mi cuerpo realmente sufría. Mi salud física se estaba convirtiendo en una barrera que me impedía lograr mis objetivos diarios.

¡Así que fui al gimnasio! Pasé casi dos horas allí. Comencé mi práctica con una clase de hatha yoga y luego pasé un tiempo levantando pesas y haciendo abdominales. Lo admito, me sentía culpable haciendo todo eso. Tenía mucho que hacer ese día, pero hice lo mejor que pude para mantenerme enfocada y presente, y todo estuvo bien hasta la mañana siguiente cuando intenté salir de la cama y no pude.

Una vez que reuní la energía para arrastrarme fuera de la cama, sentí que la sangre se precipitaba a todos estos músculos recién doloridos en mis piernas, y con cada movimiento sentí una sensación de ardor en todas partes. No podía sentarme, y una vez que lograba sentarme, no podía pararme. Necesitaba ayuda para levantarme de la silla. La peor parte: esa noche era nuestra devocional semanal bahá’í en nuestra casa y tenía muchas cosas que organizar y preparar. ¡Mientras estaba allí sentada en oración, en mi inservible estado físico, un golpe de entendimiento finalmente me golpeó!

Todas las pruebas que experimentamos en nuestra vida cotidiana, ya sea en nuestras relaciones, nuestro servicio, nuestra carrera, nuestros estudios, se vuelven más desafiantes de lidiar mientras estemos más alejados de Dios. Si no cuidamos atentamente nuestra alma todos los días, se atrofia, al igual que los músculos no utilizados en nuestros cuerpos. Cuanto menos priorizamos la oración y la adoración en nuestra vida diaria, más nos alejamos de pedirle ayuda a Dios. Cuanto menos tiempo dediquemos para abrir nuestros corazones al Creador, más nos sentiremos atraídos por nuestra naturaleza inferior y material:

Cuando el individuo permite que el espíritu, a través de su alma, ilumine su entendimiento, entonces abarca toda la Creación…Pero, por otra parte, cuando una persona no abre su corazón y su entendimiento a la bendición del espíritu, sino que vuelve su alma hacia las cosas materiales, hacia la parte corpórea de su naturaleza, entonces cae de su elevada posición y llega a un estado inferior al de los seres del reino animal…- Abdu’l-Bahá, La sabiduría de Abdu’l-Bahá, pág. 126.

Entonces llegué a la conclusión de que el acto de orar no es solo algo que debemos incluir en nuestra rutina diaria, sino algo que debemos aprender a infundir en cada aspecto de nuestras vidas y en cada elección que hagamos. Podemos alcanzar esto, dicen las enseñanzas bahá’ís, a través de la actitud y la aplicación del servicio altruista a los demás.

Cuanto más oramos, más podemos servir, y cuanto más servimos, más llamamos a Dios para que nos ayude y nos asista. La práctica de la oración y la devoción en la Fe Bahá’í también debe traducirse siempre en servicio activo, ya que el servicio es una consecuencia natural de la adoración individual y colectiva. La adoración y la oración también contribuyen a nuestra capacidad de leer la realidad de nuestra comunidad y nutrir la condición material y espiritual de las personas que nos rodean:

…el culto bahá’í, por más que exaltado en su concepción, por más que apasionado en su fervor, nunca podrá lograr ir más allá de los resultados modestos y a menudo pasajeros producidos por las contemplaciones del asceta o la comunión del adorador pasivo. No puede arrojar una satisfacción y beneficios duraderos para el propio adorador, y menos para la humanidad en general, a menos que sea trasvasado hasta convertirse en ese servicio dinámico y desinteresado para con la causa de la humanidad…- Shoghi Effendi, La Administración Bahá’ís, pág. 184.

Este atributo de servicio activo a los demás se manifiesta en todos los aspectos de nuestras vidas cuando se nutre a través del desarrollo de nuestro carácter devocional. Es más que solo ir al gimnasio dos veces por semana: se trata de vivir un estilo de vida saludable y equilibrado, como comer bien todo el tiempo, dormir lo suficiente, andar en bicicleta al trabajo sin importar el clima. Podemos comenzar a ver las implicaciones de nuestras elecciones, una vez que las hacemos una rutina constante a través del hábito y la convertimos en una fuente de alegría en nuestros corazones:

La oración más aceptable es aquella que se ofrece con la mayor espiritualidad y radiancia. Su prolongación no ha sido ni es apreciada por Dios. Cuanto más desprendida y pura sea la oración, más aceptable es en la Presencia de Dios. – El Bab, Selecciones de los escritos del Bab, pág. 38.

Así que les exhorto, queridos lectores, que consideren a la oración, la adoración y la devoción como ir al gimnasio. Sin embargo, en este gimnasio, Dios es tu entrenador y tienes una membresía de por vida.

0 Comentarios

characters remaining