The views expressed in our content reflect individual perspectives and do not represent the official views of the Baha'i Faith.

¿Crees que ser una buena persona te llevará al cielo? Si tu respuesta es sí, no eres el único. Las encuestas muestran que la mayoría de las personas creen que ser una buena persona es suficiente para merecer una vida eterna.

Las personas de muchas creencias religiosas creen que serán recompensados después de la muerte si simplemente hacen más obras buenas que malas. Muchos creen que simplemente necesitan hacer suficientes buenas acciones para inclinar la balanza.

Esta idea parece sugerir que mientras tu cuenta bancaria espiritual tenga un saldo positivo cuando mueras, incluso solo un centavo, ¡ya estás adentro! Si tu cuenta bancaria espiritual tiene un saldo negativo, bueno, oops, vas a ir al infierno. Pero, si todas sus buenas acciones suman más de la mitad que sus acciones malas, entonces el cielo debería ser su destino final.

Entonces, ¿cómo puede estar seguro de que al menos la mitad de su vida ha sido buena y qué es exactamente ser una buena persona?  ¿Es una buena persona alguien que no infringe las leyes ni comete delitos graves? ¿O hay un estándar más alto, tal vez? ¿Ser una buena persona podría significar no infringir ninguna ley, sino también realizar acciones positivas? ¿Darle el 10% de tus ingresos a tu iglesia, o tratar a todos de manera justa, o dar un poco de tu tiempo para ser voluntario una vez al mes te hace una buena persona? ¿Qué tal el 20% para la iglesia y ser voluntario dos veces al mes? ¿Eso te asegurará una tajada, o te acercará más a la parte delantera del Cielo? ¿Qué dice la biblia?

La Biblia dice que la fe es necesaria para la salvación y la fe sin acción no tiene sentido:

Y sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que Él existe, y que es remunerador de los que le buscan. – Hebreos 11: 6.

¿De qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? – Santiago 2:14

Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. – Santiago 2:17.

Pero la Biblia también nos advierte:

Porque cualquiera que cumpla toda la ley, pero ofenda en un punto, se hace culpable de todos. – Santiago 2:10.

¿Qué pasó con esa regla del 51%? ¿Cómo puede un solo acto de desobediencia llevar a la bancarrota a su cuenta bancaria espiritual? Según el versículo de Santiago, a pesar de que usted pueda considerarse una buena persona, romper una ley es lo mismo que violar todas las leyes de Dios. Eso suena bastante duro, después de todo, ¿no dice la Biblia que Dios ama y perdona?

Tal vez tengamos que pensarlo de esta manera: imagina que eres una buena persona. Trabajas duro como contador, obedeces la ley, cuidas a tu familia e incluso te ofreces como voluntario en un comedor para personas sin hogar una vez al mes. Un día en el trabajo, todo ese dinero que administras se vuelve demasiado tentador y malversas una gran cantidad. Por supuesto, eventualmente te descubren. ¿Un juez lo dejará en paz porque básicamente es una buena persona, porque no tiene multas por exceso de velocidad y es voluntario en un banco de alimentos? Probablemente no. Es posible que hayas respetado todas las demás leyes, pero robaste dinero y ahora te convertiste en ladrón. Vas a la cárcel. Ya sea que hayas violado esa única ley o que también hayas infringido otras leyes, terminas en el mismo lugar: te vas a la cárcel.

Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe Bahá’í , lo expresó de esta manera:

El primer deber prescrito por Dios a Sus siervos es el reconocimiento de Aquel que es la Aurora de Su Revelación y la Fuente de Sus leyes… El que haya cumplido este deber ha logrado todo bien; y el que esté privado de ello se ha extraviado, aunque fuese autor de toda obra justa. Incumbe a todo el que alcance esta muy sublime estación, esta cumbre de trascendente gloria, observar cada uno de los preceptos de Aquel que es el Deseo del mundo. Estos dos deberes son inseparables. Ninguno es aceptable sin el otro. Así lo ha decretado Quien es la Fuente de Inspiración Divina. – Bahá’u’lláh, El Libro Más Sagrado, pág. 43.

Abdu’l-Bahá explicó además:

…el fundamento de la prosperidad y la salvación es el conocimiento de Dios, y que el resultado del conocimiento de Dios son las buenas obras, que son fruto de la fe.

Si el hombre no posee dicho conocimiento, se aparta de Dios como por un velo, y cuando ese alejamiento ocurre, las buenas obras no producen frutos enteramente aceptables… por sí solas las buenas obras, sin el conocimiento de Dios, no pueden ser la causa de la salvación eterna, del éxito y de la prosperidad sempiternos, y de la entrada en el Reino de Dios. – Contestación a unas preguntas, pág. 290.

¡Entonces, no existe una regla del 51% después de todo! El fundamento para el éxito y la salvación es el reconocimiento de Dios. Sin este reconocimiento de Dios, un hombre tiene los ojos vendados y sus buenas obras no lo llevarán a la redención. Siguen siendo buenas obras, por supuesto, pero podrían estar motivadas por razones menos que nobles, por lo que pueden no calificar como verdaderas y puramente buenas.

¿Qué significa, entonces, “reconocer a Dios?” Las enseñanzas bahá’ís dicen:

Él que está eternamente oculto a los ojos de los hombres, nunca puede ser conocido sino a través de su Manifestación, y su Manifestación no puede aducir una prueba mayor de la verdad de su Misión que la de su propia Persona. – Bahá’u’lláh, Pasajes de los Escritos de Bahá’u’lláh, pág. 26.

La entrada al Reino de Dios en el más allá, como lo entienden los bahá’ís, requiere un reconocimiento de Dios, que es incognoscible. Eso parece una completa contradicción, pero las enseñanzas bahá’ís también dicen que Dios solo puede ser reconocido a través de Sus manifestaciones, Sus profetas y mensajeros:

Nos incumbe, por tanto, hacer el mayor esfuerzo para que, con la invisible ayuda de Dios, esos velos oscuros, esas nubes de pruebas enviadas del Cielo, no nos impidan ver la belleza de Su luminoso Semblante… – Bahá’u’lláh, El Libro de la Certeza, pág. 52.

0 Comments

characters remaining