Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

3 razones por las que no podemos ver al Creador

Ken McNamara | Sep 29, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Ken McNamara | Sep 29, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Como somos buenos amigos desde la infancia, un querido pariente mío sabe que puede hablar abierta y francamente conmigo sobre religión. También sabe que soy bahá’í, y le gusta desafiar mis creencias.  

Hace poco me dijo:

El mundo es un desastre y hay gente horrible en él, lo que hace que la humanidad pase por todo tipo de atrocidades debido a la guerra, las mentiras y todo tipo de injusticias. Si Dios se mostrara claramente, la gente sabría que realmente hay un Dios, y se convertiría en creyente y se comportaría mejor.

A pesar de su referencia a Dios, mi pariente se inclina por el ateísmo, porque cree que una deidad todopoderosa que puede crear el universo y todo lo que hay en él podría fácilmente revelarse abiertamente de alguna manera, mientras sigue dando a la humanidad la capacidad de crecer y desarrollarse. Si la gente pudiera ver claramente que Dios existe, sostiene, podría mantener bajo control sus peores tendencias, y el mundo sería un lugar mucho mejor.

Por supuesto, le he relatado las enseñanzas bahá’ís: que a lo largo de la historia Dios se ha revelado a sí mismo y a sus enseñanzas a través de sus mensajeros, que manifiestan perfectamente los atributos de Dios. Los bahá’ís creen que las escrituras sagradas que nos han traído esos mensajeros -incluidos Abraham, Krishna, Moisés, Buda, Cristo, Muhammad y, más recientemente, Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la fe bahá’í- contienen las enseñanzas divinas y la guía necesaria para que las personas conozcan la voluntad y el propósito de Dios. Esas escrituras revelan las enseñanzas y las leyes que, si se siguen, pueden causar la felicidad y el bienestar de cada alma y la mejora del mundo entero.

¿La respuesta de mi pariente? Cree que confiar en un mensajero no es suficiente. Si miramos la historia, dice, las palabras de estos fundadores de la religión han sido interpretadas, reinterpretadas y malinterpretadas a lo largo de los tiempos, dando lugar a la desunión, a veces hasta el punto de llegar al conflicto y al terrorismo. Se pregunta: ¿no podría evitarse todo esto con algunas pruebas concretas para que todos las vean?

Bahá’u’lláh escribió sobre esta misma cuestión:

Dentro del tesoro de Nuestra Sabiduría se encuentra sin revelar un conocimiento, del cual una sola palabra, si decidiéramos divulgarla a la humanidad, haría que todo ser humano reconociese a la Manifestación de Dios y admitiese Su omnisciencia, y permitiría que toda persona descubriese los secretos de todas las ciencias y alcanzase una posición tan elevada que se hallaría independiente de todo saber del pasado y del futuro.

En este pasaje, Bahá’u’lláh dejó claro que si Dios lo quisiera, podría proporcionar fácilmente la prueba de Su existencia y elevar a la humanidad a nuevos niveles de sabiduría y comprensión. Entonces la pregunta es: ¿por qué no lo hace Dios, para que podamos evitar todas las dificultades en las que nos encontramos?

Para encontrar las respuestas a esta pregunta, vamos a examinar tres aspectos diferentes de los escritos bahá’ís.

  • Recompensar a los que se esfuerzan

Nuestra sociedad concede la licencia para practicar la medicina a aquellos que pasan muchos años estudiando en la escuela de medicina y luego en la residencia, porque esos médicos recién formados se la han ganado como resultado de sus arduos esfuerzos. Sería una injusticia que esa licencia se otorgara sin más a quienes no hicieron el mismo esfuerzo. (¡Además de una mala noticia para sus pacientes!)

El mismo principio se aplica al ámbito de la consecución de las verdades espirituales. A este respecto, Bahá’u’lláh escribió que Dios:

Su propósito, no obstante, es habilitar a los de espíritu puro y corazón desprendido a ascender, por virtud de sus propios e innatos poderes a las orillas del Más Grande Océano, para que así quienes buscan la Belleza del Todo Glorioso sean distinguidos y separados de los descarriados y perversos.

En varios otros lugares a lo largo de los escritos bahá’ís queda claro que una persona necesita explorar la verdad de la fe bahá’í con una mente abierta e imparcial usando el don de su entendimiento y su propia voluntad para llegar a un estado de certeza en cuanto a su validez. Puede haber muchas barreras que algunos tienen que superar mientras se esfuerzan por alcanzar la verdad. Estas pueden incluir cosas tales como prejuicios, un ego inflado, un apego excesivo a las cosas materiales, el miedo a perder el estatus, una mentalidad cerrada a cualquier cosa que no sea lo que se les enseñó en la escuela o en el hogar, y cualquier otra creencia que lo disuada a uno de llegar a ser, «de espíritu puro y … de corazón desprendido».

Las enseñanzas bahá’ís prometen que aquellos que se esfuercen por superar estas barreras y se conviertan en buscadores sinceros de la verdad serán recompensados.

  • La naturaleza del libre albedrío

La cuestión del libre albedrío, una cuestión compleja que va más allá del alcance de este artículo, significa que los seres humanos tienen la capacidad innata de buscar la verdad por sí mismos. Esto tiene que ver directamente con el importante principio bahá’í de la investigación independiente de la verdad. Pero en referencia a la razón por la que Dios y Sus mensajeros no revelan plenamente su gloria a los ojos de la gente, no puedo hacer nada mejor que citar el libro La Alianza de Bahá’u’lláh del escritor y erudito bahá’í Adib Taherzadeh. Él escribió:

Si esto ocurriera (es decir, que el mensajero de Dios revelara todo su potencial para que todos lo vieran claramente) el hombre se convertiría en una marioneta de Dios y perdería su libre albedrío; todos seguirían el camino de la verdad no por su propia voluntad, sino capitulando ante el poder irresistible de la Manifestación de Dios. Por la fuerza del mandato de Dios, todos obedecerían sus enseñanzas y vivirían una vida buena; nadie podría tener la opción de ser diferente y no habría maldad. Si esto ocurriera, el hombre quedaría desprovisto de creatividad y se convertiría en una criatura cuyas acciones estarían controladas por un reino superior. Entonces los principios de justicia, de recompensa y de castigo se volverían inoperantes y sin sentido en la sociedad. [Traducción provisional por Oriana Vento].

  • La alegría del logro

Una tercera razón por la que el Creador no se revela directamente a la humanidad puede tener que ver con la alegría de trabajar por un objetivo difícil y complejo, haciendo un gran esfuerzo, trabajando junto a otros, superando formidables obstáculos y logrando ese objetivo. Los principios de la fe bahá’í son muchos y ciertamente elevados. Incluyen el establecimiento de la paz mundial basada en la justicia, la igualdad de hombres y mujeres, la eliminación de los prejuicios raciales y religiosos, y muchos más. A medida que la comunidad mundial bahá’í crezca en fuerza e influencia y trabaje para conseguir estos objetivos, seguirá alegrando los corazones de todos. A este respecto, Bahá’u’lláh escribió:

Si fuese la intención de Dios, de los bosques del poder celestial surgiría el león de fuerza indomable cuyo rugido es como el trueno que retumba en las montañas. No obstante, como Nuestra amorosa providencia excede todas las cosas, hemos ordenado que la victoria total se alcance por medio del habla y la palabra, para que por toda la tierra nuestros siervos se conviertan de este modo en receptores del bien divino. Esto no es sino una muestra de la bondad de Dios que se les otorga.

Por eso, ejercer nuestro libre albedrío, enfrentarnos a los retos y apreciar las alegrías asociadas a la consecución de pequeñas y grandes metas hacen que la vida sea mucho más interesante y gratificante. ¡Gracias, Dios, por revelarte de la manera tan sabia que lo haces!

También podría interesarte

Espiritualidad

¿Está casándose? Cómo unir el cuerpo y el alma

Espiritualidad

Cómo potenciar nuestros poderes espirituales

Espiritualidad

¿Deberíamos creer en los milagros?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.