Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Historia

Abdu’l-Bahá: La personificación perfecta del amor universal

Anne Gordon Perry | Nov 30, 2021

PARTE 2 IN SERIES desde los ojos de los demás

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Anne Gordon Perry | Nov 30, 2021

PARTE 2 IN SERIES desde los ojos de los demás

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Puedes imaginar un ser humano que pueda cumplir el papel de «la personificación perfecta del amor universal»? Así es exactamente como muchas, muchas personas, y no solo sus seguidores, describieron a Abdu’l-Bahá.

La vida ejemplar de Abdu’l-Bahá proporciona el modelo ideal para todo bahá’í. Shoghi Effendi, el Guardián de la fe bahá’í, resumió esa vida en una declaración de 1947 a las nacientes Naciones Unidas:

El Intérprete autorizado y Ejemplo perfecto de las enseñanzas de Bahá’u’lláh fue Su hijo mayor Abdu’l-Bahá (Siervo de Bahá), quien fue designado por su Padre como el Centro al que todos los bahá’ís debían acudir para recibir instrucción y guía. Abdu’l-Bahá fue desde su infancia el compañero más cercano de su Padre, y compartió todas sus penas y sufrimientos. Permaneció prisionero hasta 1908, cuando el antiguo régimen de Turquía fue derrocado y todos los prisioneros religiosos y políticos de todo el imperio fueron liberados. Después de eso, continuó viviendo en Palestina, pero emprendió extensos viajes de enseñanza en Egipto, Europa y América, ocupándose incesantemente de explicar y ejemplificar los principios de la Fe de su Padre y de inspirar y dirigir las actividades de sus amigos y seguidores en todo el mundo. [Traducción provisional de Oriana Vento]

Pero para aquellos que conocieron e interactuaron con Abdu’l-Bahá, incluso aquellos que no eran bahá’ís, su amor, bondad y altruismo también inspiraron, emocionaron y alegraron sus almas.

Conocida como «La Madre», Mirra Alfassa fue una líder hindú francesa que se reunió con Abdu’l-Bahá en muchas ocasiones. Más tarde se convirtió en la directora del ashram del místico indio Sri Aurobindo tras su muerte. Ella escribió:

Su sinceridad y su aspiración a lo divino eran sencillas y muy espontáneas. Un día, cuando fui a visitarle, iba a dar una conferencia a sus discípulos. Pero estaba enfermo y no podía levantarse. Tal vez habría que aplazar la reunión. Cuando me acerqué a él, me dijo: «Ve y ocupa mi lugar en la conferencia de hoy». Me sorprendí, pues no estaba preparado para escuchar tal petición. Le dije: «No soy miembro de su secta y no sé nada de ella, así que ¿cómo puedo hablarles de algo?». Pero él insistió diciendo: «No importa. Diga lo que sea, no habrá ningún problema. Vaya y hable… Concéntrese en el salón y luego hable». Al final me convenció de que lo hiciera…

El lunes pasado, Abdul Bahá se despidió de nosotros; dentro de muy pocos días habrá dejado París, y conozco muchos corazones que sentirán un gran vacío y se afligirán. Sin embargo, solo nos deja el cuerpo… su pensamiento permanecerá fielmente con nosotros, y su afecto inmutable nos envolverá, y su influencia espiritual será siempre la misma, absolutamente la misma. Que esté materialmente cerca o lejos importa poco, porque las fuerzas divinas eluden completamente las leyes del mundo material: están omnipresentes, siempre trabajando para satisfacer toda receptividad, toda aspiración sincera…

Charles Blech, un teósofo francés, era presidente y secretario general de la Societé Théosophique de France cuando Abdu’l-Bahá habló en las reuniones de los teósofos. Él escribió:

En mi opinión, Abdul Bahá es la encarnación perfecta del amor universal. Es el profeta real e ideal de la hermandad y la paz. Es un ejemplo divino perfecto para que todos nosotros lo sigamos… y todos lo amamos y reverenciamos porque es al mismo tiempo tan divino y tan humano… Escuchad sus palabras de sabiduría y conocimiento. Olviden por una hora sus propios pensamientos e ideas y dejen que sus mentes se llenen con sus ideas de espíritu divino. 

Maude Holbach fue una escritora de viajes inglesa quien se reunió con Abdu’l-Bahá en varios lugares. Ella escribió:

En Viena, la Baronesa von Suttner, la ganadora del Premio Nobel de la Paz… llamó [a Abdu’l-Bahá] y conferenció con él sobre el tema de la Paz Internacional, cuya promoción era su objetivo común. En Budapest, donde Abdul Bahá se reunió con una ovación tanto de eruditos como de reformistas sociales, el jefe de la Sociedad de la Paz, un alto dignatario de la Iglesia de Roma, mostró su liberalidad al extender una cálida bienvenida al invitado oriental, y al aparecer con él en la plataforma en una reunión pública en la que un renombrado profesor judío estaba a su otro lado, tipificando así la unión de religiones por la que Abdul Bahá aboga.  

En Hungría, Arminius Vambery, un renombrado profesor de lenguas orientales de la Universidad de Budapest, hizo esta declaración sobre Abdu’l-Bahá «Aunque he viajado por muchos países y ciudades del islam, nunca he conocido un carácter tan elevado y un personaje tan exaltado».  

Y Robert Nadler, un pintor húngaro y presidente de la Sociedad Teosófica Apolo de Budapest que pintó el retrato de Abdu’l-Bahá, escribió:

Vi con admiración que en su expresión facial se reflejaban la paz, el amor puro y las buenas intenciones. Lo veía todo bajo una luz tan beatífica; todo le parecía hermoso, tanto la vida exterior de la ciudad como las almas de sus habitantes. Elogió el trazado de nuestra ciudad, el magnífico Danubio que la atraviesa, su buena agua y su buena gente.  

El periódico Pesti Naplo informó:

Un gran hombre ha llegado a Budapest. No es un emperador, ni un príncipe, ni un escritor famoso. Es un «apóstol», el profeta de la unificación de la humanidad, Abdul Bahá, el maestro del bahaísmo. Para nosotros, con mentes saturadas de materialismo, puede parecer extraño o incluso ridículo que haya un hombre hoy en día que vaya de ciudad en ciudad para buscar la salvación de sus sufridos congéneres predicando el amor y la comunidad humana. Y, sin embargo, los hechos proporcionan una maravillosa justificación para el profeta. En América, en Inglaterra y en el continente, en los países donde la producción industrial ha alcanzado los niveles más altos, hay millones de personas que creen en esta nueva manifestación y que encuentran en ella una mejora.  

Otro periódico de Budapest informó:

Abdul Beha [sic] es el hijo de la era moderna y esto se manifiesta, entre otras cosas, en sus enseñanzas. Mientras expresa las palabras sagradas de Dios, a menudo se refiere también a los ideales modernos. Además del amor y la felicidad eternos, es un propagandista incondicional de la causa de la paz mundial y, con más entusiasmo que incluso las sufragistas, exige el derecho al voto de las mujeres y la igualdad entre hombres y mujeres. La novedosa y desinteresada labor de este sabio persa es digna de respeto y merece la gran simpatía con la que ha sido acogido en su gira mundial… 

Juliet Thompson, retratista neoyorquina y bahá’í, resumió algunas de las respuestas de los demás:

Mientras caminaba entre la gente, un Inmortal en un mundo menos que humano, con su inefable belleza, su centelleante poder, su extraña y sobrenatural majestuosidad, los ojos llenos de asombro le seguían.

El poeta Kahlil Gibran dijo: «¡Por primera vez vi una forma tan noble como para ser el receptáculo del Espíritu Santo!».

Un ateo fue a una iglesia para oírle hablar y más tarde le buscó ansiosamente en su casa. Cuando le preguntaron a este ateo: «¿Sentiste la grandeza de Abdu’l-Bahá?», respondió indignado: «¿Sentiste la grandeza del Niágara?».

Los que se encontraron con Él no percibieron más de lo que su capacidad podía registrar. Una mujer de la sociedad exclamó: «¡Qué belleza, la belleza de la fuerza! ¡Y qué encanto! Es un hombre perfecto del mundo». Y otra mujer de la sociedad que había hablado extensamente con Él: «¡No se le puede ocultar nada! Ha mirado en mi corazón y ha descubierto todos sus secretos».

Una mujer apenada, que pasaba por una experiencia cruel, dijo: «Él sacó toda la amargura de mi corazón». Un famoso dramaturgo, al salir de la habitación de Abdu’l-Bahá, declaró: «¡He estado en la presencia de Dios!» Lee McClung, entonces Tesorero de los Estados Unidos, después de su encuentro con el Maestro, buscando a tientas palabras para describirlo, dijo: «Me sentí como si estuviera en presencia de un gran Profeta, Isaías, Elías, no, no es eso. La presencia de Cristo, no. Me sentí como si estuviera en presencia de mi Padre Divino».

El embajador turco, Zia Pasha, un devoto mahometano… brindó por Él como «La Luz de la era, que ha venido a difundir su gloria y perfección entre nosotros».

Estos son solo algunos relatos de aquellos que conocieron a Abdu’l-Bahá, muchos de los cuales experimentaron una transformación en sus vidas como resultado. En sus respuestas individuales, probablemente no tenían ni idea de cómo el impacto colectivo de estos relatos nos influiría ahora, al igual que nosotros no tenemos ni idea de cómo nuestros propios esfuerzos por entender y seguir el ejemplo de Abdu’l-Bahá podrían afectar a las generaciones venideras.

Una cosa está clara: la singularidad de Abdu’l-Bahá sirve como paradigma del logro, la visión y la acción humanas, la personificación perfecta del amor universal. Cuanto más aprendamos sobre él, mayor será nuestra motivación para seguir su ejemplo y ayudar a cambiar el mundo.

También podría interesarte

Historia

Lo que sucedió después de la muerte de Bahá'u'lláh

Historia

Comienza el ministerio de 'Abdu’l-Bahá

Historia

El impacto de los nazis en el mundo de hoy


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.