Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

¿Adán fue el primer profeta?

Christopher Buck | Dic 24, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Christopher Buck | Dic 24, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

En su libro Contestación a unas preguntas, Abdu’l-Bahá ofrece una explicación impresionante de la historia de Adán y Eva en el Génesis, una que hace que el mito sea significativo y relevante al mismo tiempo.

En la parte 7 , examinamos de cerca la explicación de Abdu’l-Bahá sobre «Adán y Eva» en Contestación a unas preguntas y luego lo analizamos a la luz de otro discurso impresionante, «Las Reprimendas dirigidas por Dios a los Profetas», también en Contestación a unas preguntas, para mostrar que la «reprimenda» de Dios fue «dirigida exteriormente» al Profeta Adán, pero en realidad estaba «dirigida internamente a los seguidores [«Adam» en plural] y no al Mensajero» –y que el «pecado» exterior del Profeta Adán fue en realidad una «buena acción» que «produjo resultados sustanciales», que fue el despertar general de la humanidad al conocimiento del «bien y del mal», es decir, el nacimiento de la conciencia moral y ética humana, dando al Profeta Adán el papel del «embrión» en la «Revelación Progresiva».

Aunque Abdu’l-Bahá animó a todos a no tomar literalmente la historia bíblica de la creación, expresó su aprecio por los significados más profundos:

Por tanto, el relato sobre el acto de comer del árbol y la expulsión de Adán y Eva del Paraíso, debe ser considerado como un conjunto de alusiones simbólicas donde están contenidos misterios divinos y significados universales susceptibles de maravillosas interpretaciones. Sólo los iniciados en los misterios y los allegados a la Corte del Todopoderoso, están enterados de dichos misterios.

Brevemente, Abdu’l-Bahá transmitió la siguiente interpretación de esta narración altamente alegórica:

El significado de la serpiente es el apego al mundo humano. Dicho apego del espíritu llevó al alma y espíritu de Adán desde el dominio de la libertad al dominio de la esclavitud, haciendo que éste se volviera del Reino de la Unidad al mundo humano. Cuando el alma y el espíritu de Adán entraron en el mundo humano, Adán salió del paraíso de la libertad para caer dentro del mundo de esclavitud. Venía de las alturas de pureza y bondad absolutas, y entró en el mundo del bien y del mal.

Existe cierto solapamiento entre las enseñanzas bahá’ís y católicas sobre el concepto de pecado: el apego al mundo humano. Los bahá’ís creen que el pecado se transmitió como parte intrínseca de la condición humana, que en realidad es una herencia de los aspectos animales de nuestra naturaleza inherente:

Ahora bien, reflexiona hasta qué punto este significado refleja bien la realidad. Pues el espíritu y el alma de Adán, al estar apegados al mundo humano, pasaron del dominio de la libertad al de la esclavitud, en el que continuaron viviendo sus descendientes. Dicho apego del alma y del espíritu al mundo humano -el pecado- fue heredado por los descendientes de Adán, y es la serpiente que siempre está entre los espíritus y la progenie de Adán, y rivaliza con ellos. Tal enemistad todavía perdura. Pues el apego al mundo ha sido el opresor de los espíritus. Esclavitud semejante que se identifica con el pecado, y que ha sido transmitido desde Adán hasta su posteridad. Precisamente, debido a ese apego los hombres se han visto privados de la espiritualidad esencial y de una estación exaltada.

Los cristianos creen que por eso Cristo vino a salvar nuestras almas. Pero las enseñanzas bahá’ís afirman que la salvación que Cristo ofreció no es una «expiación indirecta», como la caracterizan el dogma católico, la doctrina protestante y las enseñanzas ortodoxas, sino una salvación que transforma la naturaleza humana, de material a espiritual:

Cuando las santificadas brisas de Cristo y la sagrada luz de la Más Grande Luminaria se difundieron, las realidades humanas -es decir, aquellos quienes se volvieron hacia la Palabra de Dios y recibieron la profusión de sus generosidades- se salvaron de ese apego y de ese pecado, obteniendo la vida eterna; se libraron de las cadenas de la esclavitud y alcanzaron el mundo de la libertad. Se desquitaron de los vicios del mundo humano y fueron benditos con las virtudes del Reino. Tal es el sentido de las palabras de Cristo «Di mi sangre por la vida del mundo», es decir: he escogido todas estas dificultades, sufrimientos y calamidades, e incluso el martirio supremo, para alcanzar la meta de la remisión de los pecados (es decir, el desprendimiento de las almas humanas y su atracción al mundo divino) a fin de que se alcen almas que sean para la humanidad la esencia misma de la guía y espejos de las perfecciones del Reino Supremo.

Al contrario de la enseñanza católica del «pecado original», la transgresión primordial de Adán, cometida por la humanidad, pero imputada al profeta Adán en el relato bíblico de la creación, no conllevó la condenación eterna para toda la raza humana, como explicó Abdu’l-Bahá en Contestación a unas preguntas:

Observa que de conformidad con las suposiciones del Pueblo del Libro (por ejemplo, judíos y cristianos), el significado exotérico del relato representaría una injusticia absoluta rayana en la predestinación total. Si Adán pecó por acercarse al árbol prohibido ¿cuál fue el pecado del glorioso Abraham? y ¿cuál el error de Moisés, el Interlocutor? ¿cuál fue el crimen de Noé, el Profeta? ¿cuál la transgresión de José, el Veraz? ¿cuáles las iniquidades de los Profetas de Dios, y cuál el delito de Juan, el Casto? ¿Acaso la justicia de Dios habría permitido que esas luminosas Manifestaciones fuesen atormentadas en el infierno, por causa del pecado de Adán, hasta la venida de Cristo mediante cuyo autosacrificio serían salvados de penosísimos tormentos? Semejante idea está fuera de toda ley y regla, y no puede ser aceptada por ninguna persona inteligente.

Me atrevería a decir que el nombre del Profeta «Adán» (que significa simplemente «Hombre») es genérico, porque el mismo nombre, en su forma plural, significa «humanidad», como se ve en este versículo bíblico: «Varón y mujer los creó, y los bendijo. Y el día en que fueron creados, los llamó ‘hombre'». (Génesis 5:2) El versículo siguiente, Génesis 5:3, continúa diciendo: «Cuando Adán tenía 130 años, tuvo un hijo a su semejanza, conforme a su imagen; y le puso por nombre Set». Nótese el cambio de la forma plural a la singular de la palabra «Adán» en estos dos versículos consecutivos.

RELACIONADO: El profeta Adán y el pecado original

Así que pienso en el profeta «Adán» como «el Hombre» en un sentido arquetípico. A través de las brumas de la historia bíblica, solo lo vemos tenue, representativa y paradigmáticamente.

El profeta Adán era visto como un antiguo mensajero sagrado en algunos círculos cristianos primitivos. Los judíos cristianos conocidos como ebionitas consideraban a Adán como uno de los «siete pilares del mundo» (que incluían a Adán, Enoc, Noé, Abraham, Isaac, Jacob y Moisés) en las Homilías Clementinas, consideradas un texto judeo-cristiano. Como muestra este pasaje de las Homilías Clementinas, se consideraba a Adán como uno de una sucesión de profetas:

Y Pedro dijo: … «También es correcta la afirmación: ‘a quien el Hijo quiera revelarlo’; porque siendo Él el Hijo desde el principio, fue el único designado para dar la revelación a aquellos a quienes Él quiera dársela.  Y así, el primer hombre (protoplasma) Adán debió oír hablar de Él [Cristo]; y Enoc, que agradó a Dios, debió conocerlo; y Noé, el justo, debió familiarizarse con Él; y Abrahán, su amigo, debió entenderlo; e Isaac debió percibirlo; y Jacob, que luchó con Él, debió creer en Él; y la revelación debió ser dada a todos los dignos del pueblo. – Homilías Clementinas, Homilía 3, capítulo 16 (Hom. 3.16).

La metáfora de «los siete pilares del mundo», basada en Proverbios 9.1: «La Sabiduría ha edificado su casa, ha labrado sus siete pilares», también puede referirse a los profetas y fundadores de las grandes religiones del mundo. En los anales de la religión, y en las escrituras bahá’ís, Adán es considerado uno de esos grandes mensajeros sagrados. Y aún más:

Capítulo XX. Cristo, el único profeta, ha aparecido en diferentes épocas

«Pero prestad atención a mi primer discurso de la verdad. Si alguien no permite que el hombre formado por las manos de Dios haya tenido el Espíritu Santo de Cristo, ¿cómo no es culpable de la mayor impiedad al permitir que otro nacido de una estirpe impura lo tenga? Pero actuaría muy piadosamente, si no permitiera que otro lo tuviera, sino que dijera que sólo él lo tiene, quien ha cambiado sus formas y sus nombres desde el principio del mundo, y así ha reaparecido una y otra vez en el mundo, hasta llegar a sus propios tiempos, y siendo ungido con misericordia por las obras de Dios, disfrutará del descanso para siempre. Su honor consiste en tener dominio y señorío sobre todas las cosas, en el aire, la tierra y las aguas. Pero además de éstas, habiendo hecho él mismo al hombre, tuvo el aliento, indescriptible vestidura del alma, para poder ser inmortal.»

Capítulo XXI. El Comer del Fruto Prohibido Negado

«Siendo él mismo el único profeta verdadero, dio nombres apropiados a cada animal, según los méritos de su naturaleza, como habiéndolo hecho. Porque si dio un nombre a alguno, ese fue también el nombre de lo que fue hecho, siendo dado por el que lo hizo. ¿Cómo, pues, tenía todavía necesidad de participar de un árbol, para saber lo que es bueno y lo que es malo, si se le mandó no comer de él? Pero esto creen los hombres insensatos, que piensan que una bestia sin razón era más poderosa que el Dios que hizo estas cosas.» – Homilías Clementinas, Homilía 3, Capítulos 20-21 (Hom. 3.20-21).

Aquí, este esfuerzo por exonerar al profeta Adán de cometer lo que la doctrina católica denominaría más tarde «pecado original» es bastante notable, sobre todo teniendo en cuenta que este argumento existe «en un espléndido aislamiento», como dicen los eruditos, y es «único», según el erudito alemán Hans-Joachim Schoeps:

En cuanto al verdadero profeta Adán, se afirma fantasiosamente… que había inhalado el aliento de la divinidad y, por tanto, lo sabía todo y, como profeta, lo había predicho todo, tanto más cuanto que había sido ungido con el aceite del Árbol de la Vida. Incluso se afirma la completa libertad de pecado para Adán en el supuesto de que, de lo contrario, el Espíritu divino en él habría pecado (Rec. 3.20). Esto es totalmente único en la literatura de la Iglesia antigua y contradice lo que encontramos en la literatura del agnosticismo. … [y] presenta una visión de la historia que traslada la Caída a la octava generación de la humanidad y la convierte en la caída de los hijos de Set.

Basta decir que la perspectiva bahá’í sobre el Profeta Adán no carece de precedentes en el cristianismo primitivo, como se ha descrito anteriormente, aunque no de las posiciones dominantes que se mantienen en las doctrinas católica, ortodoxa y protestante. Esto no debería sorprendernos, ya que la fe bahá’í, como religión mundial relativamente nueva e independiente, no solo presenta nuevos principios sociales adaptados a los tiempos presentes, sino que presenta nuevas perspectivas sobre cuestiones religiosas del pasado que captaron una amplia atención en su apogeo y que siguen siendo objeto de creencia, y debate, en nuestros días.

También podría interesarte

La unicidad de Dios
Religión

La unicidad de Dios

¿Soy bahá'í?
Religión

¿Soy bahá'í?

¿Qué dice Dios de Sí mismo?
Religión

¿Qué dice Dios de Sí mismo?


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Ponte en contacto con los Bahá’ís de tu comunidad