Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Como un joven blanco de 14 años, empecé a trabajar por la igualdad racial y la justicia en 1964, varios años antes de convertirme en bahá’í. He marchado desde ese entonces.

Yo era solo un adolescente ingenuo con una pasión ardiente por el cambio social, me uní a la NAACP y al Congreso de Igualdad Racial, y salí a las calles con esas organizaciones para exigir que el gobierno estadounidense conceda a las personas de color sus derechos inalienables.

En mi primera manifestación del CIR frente al capitolio de Phoenix, Arizona -el estado que mis compañeros negros manifestantes, con la lengua en la mejilla, llamaron “Alabama Oeste”- me sentí temeroso de la incipiente violencia que nos esperaba a todos. Mientras estaba allí, el único niño blanco del grupo, temblando por dentro, sostenía en alto un cartel casero que decía “¡Terminemos con la discriminación racial!” Estaba seguro de que los insultos verbales de la gente que pasaba se convertirían en ataques físicos. Ese día, por suerte, no lo hicieron.

Desde entonces, en el curso de mi compromiso con las actividades antirracistas, he marchado muchos kilómetros, he participado de manifestaciones contra instituciones racistas, he organizado manifestaciones en el campus y he ayudado a dirigir campañas de boicot. Me he opuesto activamente al racismo estadounidense en sus múltiples formas y he trabajado contra otros tipos de opresión racial violenta en lugares como la Sudáfrica del apartheid. Francamente, ha sido un trabajo duro, implacable y exigente de voluntariado. Mientras lo hacía, me han expulsado de la escuela, me han llamado de todas las formas desagradables que se te ocurran y algunas que probablemente no, me han arrestado, me han metido en la cárcel, me han tirado gases lacrimógenos, me han disparado, me ha golpeado un policía con una insignia del KKK ostensiblemente expuesta en su uniforme, he sido condenado al aislamiento y despreciado por algunos blancos, incluidos algunos de mis propios familiares, y he sido espiado por el FBI. Nunca he violado la ley o hecho algo violento, y de acuerdo con los principios bahá’ís, nunca me he involucrado en batallas políticas partidistas.

Pero por favor no confundas mi participación en este movimiento con algún tipo de logro personal, porque no lo es. De hecho, a menudo siento el peso del fracaso de mi generación en la erradicación del racismo, y creo que todos, incluyéndome a mí, deberíamos haber hecho más, mucho más. Sin embargo, a pesar de nuestro lento progreso, seguí adelante porque siempre he tenido una idea de cómo se vería potencialmente la verdadera justicia, una visión de inspiración bahá’í sobre un mundo en el que la familia humana podría empezar a actuar como tal:

La era ha amanecido cuando la hermandad humana se haga realidad. Ha llegado el ciclo en que todos los prejuicios raciales serán abandonados por las tribus y pueblos del mundo. Ha comenzado la época en que todas las nacionalidades se unificarán en una gran familia humana. Pues todos los hombres habitarán en paz y seguridad bajo la protección del gran tabernáculo del único Dios viviente. – Abdu’l-Bahá, La Promulgación a la Paz Universal.

Durante la era de los derechos civiles y durante esta era moderna, he marchado hombro con hombro con gente de todos los colores, clases y etnias. Las almas valientes que lideraron esas marchas, las personas de las que aprendí y el profundo movimiento de cambio social que apoyaron, me dieron la bienvenida y me animaron, un joven blanco sin la experiencia vivida del odio y la violencia racistas que tantos de mis compañeros de marcha soportaban día a día. Tengo con ellos una gran deuda de gratitud.

“En mi experiencia, las alianzas pueden ser cambiantes, pero el compromiso de mi corazón con el principio de la unidad humana nunca lo hizo y nunca lo hará”

Aunque el término aún no se había inventado, nunca quise ser “aliado” de nadie, y habría rechazado sumariamente esa etiqueta si la hubiera escuchado entonces. En cambio, traté de convertirme en un compañero de trabajo, un asociado cercano, un participante pleno en la lucha. No me veo como un amigo de temporada de la gente con la que trabajo contra el racismo, un mero aliado temporal conectado por algún propósito común pero pasajero; en cambio, amaba a la gente con la que marchaba, y todavía lo hago.

En mi experiencia, las alianzas pueden ser cambiantes, pero el compromiso de mi corazón con el principio de la unidad humana nunca lo hizo y nunca lo hará. En el movimiento por la igualdad racial tuve suerte – me convertí en un compatriota, parte de una familia extensa basada en la justicia, un pariente de sangre que va más allá del hecho biológico básico del color de la piel en la realidad humana que todos compartimos.

El movimiento de derechos civiles y su enfoque en la justicia, la inclusión y la erradicación de los prejuicios me abrió los ojos a los asuntos pendientes de los Estados Unidos, despertó mi conciencia, me dio un sentido de esperanza por la unidad humana, me bendijo con profundas amistades y me condujo hacia la fe bahá’í. De hecho, el primer bahá’í que conocí también había dedicado su vida a la igualdad racial, así que en ellos reconocí espíritus afines, al igual que pronto reconocí el noble llamado a la unidad y la justicia de las propias enseñanzas bahá’ís:

El tabernáculo de la unidad ha sido erigido; no os miréis como extraños los unos a los otros. Sois los frutos de un solo árbol y las hojas de una misma rama. Abrigamos la esperanza de que la luz de la justicia brille sobre el mundo y lo redima de la tiranía. – Bahá’u’lláh, Las tablas de Bahá’u’lláh.

Considera las flores de un jardín: aunque son diferentes en tipo, color, forma y aspecto, sin embargo, por cuanto son refrescadas por las aguas de una sola fuente, son vivificadas por el soplo de una sola brisa, son vigorizadas por los rayos de un único sol, esta diversidad aumenta su encanto y realza su belleza… la diferencia de costumbres, actitudes, hábitos, ideas, opiniones y disposición embellece el mundo de la humanidad. Esta diversidad, esta diferencia es como la disimilitud y la variedad creadas por naturaleza en los miembros y órganos del cuerpo humano, ya que cada uno de ellos contribuye a la belleza, la eficacia y perfección del todo. Cuando estos diferentes miembros y órganos se someten a la influencia del alma soberana del hombre y el poder del alma penetra las extremidades, los miembros, las venas y arterias del cuerpo, entonces la diferencia refuerza la armonía, la diversidad fortalece el amor y la multiplicidad es el más grande factor de coordinación. – Abdu’l-Bahá, Selección de los Escritos de Abdu’l-Bahá.

Desde mi perspectiva, desde las horribles muertes de Ahmaud Arbery, Breonna Taylor y George Floyd, he visto ocurrir algo inusual y alentador en todo el mundo: los que marchan por la justicia se parecen mucho a ese jardín que describió Abdu’l-Bahá.

Si bien los medios de comunicación a menudo han mostrado actos de violencia y conflicto en su cobertura de las marchas, la gran mayoría de esos manifestantes se han comportado de manera pacífica y respetuosa, y lo han hecho con un profundo espíritu de unidad:

¿Se ha dado cuenta? Si no es así, ignoren las imágenes sensacionalistas de la televisión y miren con atención los vídeos en línea sin editar publicados por los propios manifestantes. No importa qué ciudad o qué país representen, verán algo notable – gente de todos los colores y edades y orígenes raciales y étnicos concebibles, una muestra representativa de la humanidad, todos marchando, anhelando y trabajando por lo mismo.

Esto no siempre ha sido cierto. En el pasado, muchas marchas y movimientos se veían mucho menos diversos – pero ahora, esta efusión masiva de deseo de justicia ha convertido sus diferencias en un jardín de la humanidad. Es un desarrollo histórico absolutamente asombroso, y mucha gente lo ha dicho:

“Me ha animado mucho la diversidad de los manifestantes. No he visto esta diversidad de protestas desde que era niño”, dijo Spike Lee a la Associated Press, refiriéndose a los movimientos contra la guerra y por los derechos civiles de los años sesenta. “Me anima que mis hermanas y hermanos blancos estén ahí fuera”.

Varios ex presidentes estadounidenses han señalado la composición multirracial de las marchas, y muchos estudiosos del cambio social se han hecho eco de lo que dijo recientemente Heather Ann Thompson, profesora de historia y estudios afroamericanos y africanos de la Universidad de Michigan en Ann Arbor: “Hay una notable presencia multirracial en las calles hoy en día marchando por la justicia racial”.

Anoche escuché un comentario de una conocida presentadora de noticias de televisión: “En estas marchas hemos visto las inspiradoras acciones de manifestantes pacíficos multirraciales y multigeneracionales mostrando su indignación moral contra la brutalidad de un sistema racista”.

Como Spike Lee, yo tampoco había visto una diversidad como esta en un movimiento de justicia social durante muchos años. Realmente me conmueve. ¿Por qué? Porque he llegado a la conclusión, después de casi 60 años de trabajar por la igualdad racial y la justicia, que la construcción de una sociedad justa e inclusiva no puede ocurrir a menos que la mayoría de nosotros realmente quiera que ocurra.

Ningún grupo racial minoritario ha alterado nunca de manera fundamental un sistema racista opresivo sin ayuda, de la misma manera que las mujeres no pueden lograr la verdadera igualdad y la abolición del patriarcado sin el apoyo de muchos hombres. Ningún movimiento por la justicia social ha logrado nunca el éxito sin una amplia aprobación pública y el asentimiento y la unidad de propósito que conlleva. Sí, los movimientos de justicia social a menudo comienzan con un mero puñado de activistas con visión de futuro, pero solo pueden dar verdadero fruto y alcanzar sus objetivos cuando han logrado reclutar a las masas.

Así pues, si quiere una toma tremendamente positiva de las manifestaciones mundiales generalizadas y masivas de las que todos hemos sido testigos, recuerde el jardín de Abdu’l-Bahá e intente ver, en estos estallidos de pena y dolor y en la larga y dura búsqueda de justicia, los destellos de la hermosa sociedad de un futuro humano unificado.

0 Comentarios

characters remaining