Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Arraigados en la verdad: Cómo navegar por la salud mental con percepción espiritual

Brad Miller | Sep 4, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Brad Miller | Sep 4, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Reconozcámoslo, «el equilibrio del mundo ha sido trastornado», tal y como escribió Bahá’u’lláh en el siglo XIX. Quizá la mejor prueba de ello sea la epidemia de enfermedades mentales que aflige ahora a la humanidad.

Todos lo hemos notado, y hemos visto cómo empeoraba poco a poco. Ya en 2017, las estadísticas y los estudios mundiales indicaban que aproximadamente 792 millones de personas en todo el mundo padecen un trastorno mental. Eso es el diez por ciento de la población de todo el planeta, y esos son solo los casos registrados. Durante la pandemia subsiguiente, las cosas empeoraron aún más, y el estrés y el aislamiento que provocó hicieron que surgieran aún más problemas de salud mental.

RELACIONADO: Cómo encontrar los misterios ocultos en nosotros mismos y en el universo

En el número más reciente de The Journal of Baha’i Studies, John Hatcher escribe:

… la comprensión de la realidad, y en particular de la realidad del ser humano, tiene consecuencias significativas no sólo para nuestra comprensión abstracta del yo, sino para los enfoques prácticos del tratamiento de los trastornos afectivos cuya prevalencia sigue aumentando en nuestras comunidades.

Esta visión expansiva de la salud mental significa que el funcionamiento mental óptimo de los seres humanos descansa en una comprensión básica: que la realidad no reside exclusivamente en hechos materialistas, ni tampoco sólo en ese órgano de un kilo que es el cerebro, sino en nuestras percepciones de una existencia espiritual más amplia.

Por lo tanto, si seguimos sin ser conscientes de que somos seres espirituales, siempre nos veremos frustrados en la búsqueda de nuestro verdadero yo.

Identificar la fuente de nuestro dolor psíquico

Muchos psicólogos –productos bienintencionados de una formación científica reduccionista– identifican la química del cerebro como la única fuente del dolor psíquico y psicológico. Esto significa que si el profesional sanitario no está familiarizado con la realidad del yo esencial, o alma, el verdadero origen de la dolencia del paciente puede quedar oculto y sin diagnosticar.

Como resultado de este enfoque centrado estrictamente en la química, los psicofármacos se prescriben fácilmente para calmar o elevar las alteraciones que parecen emanar únicamente del cerebro, dejando que el yo esencial se las arregle por sí mismo. Pero de este modo, la depresión y la ansiedad pueden ser en realidad susurros enigmáticos del alma sobre el amor, la bondad, la compasión, la paciencia, etc.

Por lo tanto, el origen de los trastornos mentales «afectivos» reside en el desconocimiento de la realidad espiritual por parte del paciente o del terapeuta, un desconocimiento que con toda seguridad se enreda y se enmaraña cada vez más lejos de la realidad del yo esencial, con consecuencias de gran alcance y que a menudo alteran la vida de los pacientes y de sus familiares y amigos. 

Seguramente, nuestro día a día como testigos de la violencia y la crueldad cotidianas, el caos de las redes sociales y la falta de sabiduría espiritual y psicológica nos han distraído de nuestro deber humano fundamental: encontrar nuestro verdadero propósito y encontrarnos a nosotros mismos en medio de las ruinas del mundo. Así, muchas personas sin conciencia de esos deberes se convierten en fantasmas hambrientos, dignos de nuestras oraciones y apoyo.

¿Estás en crisis en estos momentos?

Pretendo, con todo esto, dirigirme a aquellos de ustedes que puedan estar en crisis en este preciso momento, personas que se sienten desequilibradas, angustiadas, sin conocimiento de una realidad espiritual, y sin ninguna forma segura de entender semejante asunto.

Esperemos que esta idea pueda atravesar por completo la verborrea académica del discurso de la salud mental.

Considera que todas las cosas de la creación –cada pájaro, insecto y arbusto– tienen un orden y una perfección organizativa original. La música del zorzal, el silencio de la piedra, el murmullo del agua, incluso las órbitas de los planetas y cada partícula más lejana, incluidas las mentes de los hombres y mujeres que ahora claman por ayuda desde los escombros y el dolor de las crisis emocionales, contienen ese orden y esa perfección. Lo hacen en un lenguaje que el cerebro está ansioso por comprender, pero no puede, porque el cerebro por sí mismo es espiritualmente ignorante sin la ayuda del alma.

Propongo: dejemos que la cura vaya directamente al alma, que es, ahora y siempre, prístina, perfecta y recuperable. Dejemos que el elixir de la curación interior se aplique allí, infundido con la fuerza de la integridad espiritual, el coraje de conocerse a uno mismo, y la imaginación espiritual para aceptar la poesía de lo que estoy a punto de sugerir humildemente, según la inspiración de Abdu’l-Bahá.

Convertirse en Árboles Benditos

Cuando exhortó metafóricamente a los bahá’ís en sus Tablas del Plan Divino a convertirse en «Árboles Benditos» enraizados en la Palabra de Dios, Abdu’l-Bahá ofreció una instrucción radical sobre cómo imaginar quiénes somos espiritualmente, cómo interpretar los mensajes crípticos de un alma inquieta y cómo sanar y convertirnos en nuestro verdadero yo:

Si obráis de acuerdo a los preceptos y enseñanzas de la Bendita Perfección, el mundo celestial y el antiguo reino serán vuestros. Felicidad eterna, amor y vida sempiterna. Las munificencias divinas fluyen. A cada uno de vosotros se le ha dado la oportunidad de convertiros en un árbol que dé abundantes frutos… El verdor y el follaje del crecimiento espiritual están apareciendo con gran abundancia en los jardines de los corazones humanos. Conoced el valor de estos días pasajeros y noches evanescentes.

Abdu’l-Bahá también escribió:

Loado sea Dios porque sois firmes y constantes; mostraos agradecidos pues, al igual que árboles benditos, estáis firmemente plantados en el suelo de la Alianza. Seguramente, todo aquel que sea firme crecerá, producirá nuevos frutos, y su frescura y su gracia aumentarán diariamente.

Porque cuando los vientos de las pruebas soplan, los árboles frágiles son arrancados de raíz, mientras que los árboles benditos se mantienen firmes e inamovibles. [Traducción provisional de Oriana Vento].

La venerable imagen de un árbol, por lo tanto, plantada como un enrejado imaginativo en el ojo de la mente, sirve como estructura orgánica con la que organizar la comprensión espiritual propia como verticalmente ascendente y horizontalmente alcanzable. Al igual que los árboles adultos, somos impulsados interiormente y servimos al mundo exteriormente, y así disipamos lo que de otro modo ocuparía nuestros conflictivos espacios interiores, pero ahora con una dirección dinámica, un propósito ardiente y una paciencia amorosa, todos ellos imperativos espirituales que nunca se dejarán malinterpretar por el cerebro ni diluir por las drogas.

A mí me ha funcionado.

De este modo, la metáfora del árbol contiene, concentra y canaliza la energía del alma, y representa ese poderoso principio organizador que a tantos se nos escapa.

Una meta metáfora como ésta habla directamente al yo esencial, porque reproduce el lenguaje simbólico del alma, oscurecido y redactado por un cerebro demasiado entusiasta, demasiado literal y desventurado, y por terapeutas bienintencionados que desconocen esa realidad espiritual subyacente o el lenguaje necesario para hablar de ella.

El propósito de estar vivo

Considera que el propósito mismo de estar vivo es emerger de un estado inconsciente a un estado consciente, cumpliendo siempre una atracción ascendente hacia la luz mientras somos conscientes de la Tierra que nos alimenta. Piénsalo: los árboles ocupan un lugar paradójico entre el cielo y la tierra, su forma y función están orientadas hacia las estrellas, pero en deuda con el suelo, igual que nosotros.

El árbol de la humanidad, por tanto, forma una mezcla mental de dos mundos, en la encrucijada de la altura y la profundidad, la espiritualidad y la materialidad, lo que describe con precisión nuestra posición en la vida, como tan bien sugiere la metáfora del árbol.

El filósofo bahá’í William Hatcher utilizó la figura del árbol para explicar la psicología humana, en conjunto, y la evolución de la conciencia humana, la unidad de la humanidad y nuestra mayoría de edad como ciudadanos del mundo:

Al igual que un árbol debe profundizar sus raíces a medida que crece, cada paso adelante externo debe tener un concomitante interno. En cada etapa, el individuo debe ser menos egocéntrico. Debe dar su lealtad e identificarse con un círculo cada vez más amplio de sus semejantes. . . Mientras que «hermano» primero significaba hermano físico, gradualmente pasó a significar compañero judío, compañero hermano en Cristo, compañero compatriota, y finalmente debe significar compañero ciudadano del mundo. Hay, en resumen, un aumento gradual de la conciencia del individuo, y es esta nueva conciencia la única que permite que la nueva unidad, el nuevo paso adelante externo, tenga lugar sobre una base espiritual. Esta nueva profundidad de la conciencia espiritual individual también sirve para aumentar la calidad de la unidad a todos los niveles. . . .

Eso sí, el árbol es sólo una poderosa metáfora tomada de lo que los bahá’ís llaman el Libro de la Creación, el término de Bahá’u’lláh para todo el entorno natural, del que surgen la mayoría de las metáforas bahá’ís. Todas estas metáforas participan de la cosmología bahá’í y albergan un significado espiritual único en sí mismas, implantado allí por el Creador, para que podamos discernir en todas las cosas minerales, vegetales, animales y espirituales, los secretos de la creación.

De hecho, en los escritos bahá’ís se nos ofrece un vasto paisaje mental de símbolos, imágenes y metáforas de este tipo, desde el trinar de los pájaros, el borboteo de los arroyos y, sí, el balanceo de los árboles al amanecer, tal como describe una conocida oración bahá’í la experiencia mística de ser bahá’í.

El árbol, por tanto, nos sirve como metáfora para imaginar un nuevo recipiente de identidad, una nueva estructura psicológica y etérea para nuestro yo esencial. Sólo hace falta un acto de imaginación espiritual para plantarlo, y así empezar a transmutar lo que nos entierra en lo que nos hace vivir, lo que el cerebro racional confunde en un lenguaje intelectual y espiritual coherente.

En otras palabras, las enseñanzas bahá’ís ofrecen echar raíces dentro de nosotros como un árbol, infundido con el agua viva de la virtud, impulsado a crecer y desarrollarse de acuerdo con la ley espiritual, y preparado para ofrecer amor y apoyo y claridad mental a quienes de otro modo no saben quiénes son. De este modo, el conocimiento de la metáfora sagrada y el uso justo de la imaginación espiritual no son una ficción, sino una receta de amor duro, un imperativo moral.

El libro más reciente de Miller es Sickness, Death, and Resurrection of Holden Caulfield, disponible en Amazon.

También podría interesarte

¿Se puede confiar en Internet?
Vida

¿Se puede confiar en Internet?

El poderoso trabajo interior que el divorcio puede obligarnos a afrontar
Vida

El poderoso trabajo interior que el divorcio puede obligarnos a afrontar

¿Cómo puedo aplicar principios espirituales en el trabajo?
Vida

¿Cómo puedo aplicar principios espirituales en el trabajo?


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.