Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Su alma brillaba con una luz encarnada

Barron Harper | Abr 7, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Barron Harper | Abr 7, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Se ha encontrado alguna vez con alguien que simplemente irradiara luz, alguien con un alma angelical tan hermosa que inmediatamente sintiera una profunda conexión?

Conocí a Jean Minney en 1970, cuando ambos éramos bahá’ís en la misma comunidad que alberga la Universidad Metodista del Sur. Yo era un joven estudiante y ella una señora divorciada de mediana edad.

Jean había abandonado su hogar en el noreste tras el fracaso de su matrimonio y se había instalado en un pequeño apartamento en University Park, Texas. Tenía el pelo plateado, era baja de estatura, ligeramente gruesa y se acercaba a los 50 años. 

Ella y yo no podíamos ser más diferentes.

Siendo un joven larguirucho e inquieto de 23 años, todavía enredado ocasionalmente en el drama de la adolescencia, Jean desbarató mi ímpetu con su mirada penetrante, su asombrosa perspicacia y su profunda fe. Enseguida se convirtió en una madre sustituta. En su pequeño apartamento se reunían muchos jóvenes de la zona igualmente cautivados por su presencia y sucumbían a una atmósfera etérea que disipaba nuestras preocupaciones mundanas y elevaba nuestros pensamientos.

¿Quién era esta extraordinaria mujer, nos preguntábamos?

Poco a poco fuimos aprendiendo más sobre su vida espiritual interior, que la convertía en un alma tan radiante y amorosa. Rezaba muchas oraciones bahá’ís, reflexionaba profundamente sobre las enseñanzas de Bahá’u’lláh y Abdu’l-Bahá y vivía con devoción su comprensión de la vida bahá’í. En una sola sesión, podía orar todo un volumen de oraciones. De la oración, la meditación y la enseñanza de su Fe a través de sus acciones, había desarrollado un comportamiento angelical. Con entusiasmo y alegría, nos confiaba las ideas que surgían de estos actos de devoción. Su entusiasmo era contagioso, poderoso y absolutamente cautivador. Todos queríamos tener algo de lo que ella tenía.

Jean, convencida de que las enseñanzas bahá’ís ofrecen la solución para curar los males que afligen a la humanidad, contaba a todos los que conocía las felices noticias de la nueva Fe de Bahá’u’lláh. Fortalecida por sus indómitas creencias y un intrépido sentido de la aventura, viajaba en los autobuses públicos por la ciudad de Dallas, se acercaba a los extraños, los saludaba cordialmente y les repartía tarjetas en las que aparecía una Casa de Adoración bahá’í en una cara y los principios bahá’ís en la otra. Solo aceptaba empleos temporales para poder conocer a más gente mientras iba de un trabajo a otro. Condujo su VW Beetle durante largas distancias para reunirse y animar a sus compañeros bahá’ís.

Cuando la desviaban de su itinerario, accedía imperturbable y alegremente, diciendo: «No debería ir allí ni hacer eso». Pronto aprendí que la vida de Jean reflejaba su total confianza en Dios.

La recuerdo cogiendo del brazo a una mujer afroamericana y caminando juntas por un barrio segregado del este de Texas. Pienso en sus repetidas visitas a una pareja de ancianos que se encontraban a cierta distancia de su casa, a los que derramaba su amor y su amistad. Recuerdo su ternura hacia un joven afligido por algún desamor. Supe que alquilaba una habitación a un estudiante universitario de la India, al que animaba con cariño a estudiar y reflexionar.

Jean escuchaba mis preocupaciones por muy triviales o inoportunas que fueran. Se desafió a sí misma embarcándose en el transporte público un domingo por la mañana con solo catorce céntimos en el bolso para enseñar su fe, confiando plenamente en que la ayuda del mundo invisible cubriría sus necesidades, como así fue. La recuerdo con nostalgia, añorando un compañero que pudiera comprender y compartir su devoción a Dios y a la humanidad.  

A veces, Jean me confiaba sucesos extraordinarios. Era una firme creyente de que un Concurso Supremo de almas actuaba como ángeles guardianes, tal y como implican los escritos bahá’ís:

El significado de «ángeles» son las confirmaciones de Dios y Sus poderes celestiales. Asimismo, los ángeles son seres benditos que han cortado todos los lazos con este mundo inferior, se han librado de las cadenas del yo y de los deseos de la carne y han anclado sus corazones en los dominios celestiales del Señor. Éstos son del Reino, celestiales; éstos son de Dios, espirituales; éstos son reveladores de la abundante gracia de Dios; éstos son los puntos de amanecer de Sus dádivas espirituales.

Si la generalidad de la gente parecía ignorar la existencia de esa asistencia divina, Jean, cuya vida de devoción y servicio la hacía asombrosamente perceptiva, reconocía su presencia y se deleitaba en ella. Cuando estaba en el hospital gravemente enferma y apenas lúcida, se alegraba cuando aparecían algunas almas y le ofrecían un remedio. Una vez, en un autobús, cuando se acercaba a una persona con una de sus tarjetas bahá’ís, sintió que dos manos la agarraban por los hombros y la guiaban fuera del autobús, pero cuando se volvió para ver quién la había agarrado con tanta fuerza, no vio a nadie y se dio cuenta de que la estaban protegiendo de encontrarse con alguien indeseable. En otra ocasión, durante un largo viaje a una reunión bahá’í en el Medio Oeste, se quedó dormida agotada al volante. Cuando se despertó, sintió dos manos invisibles en sus manos que mantenían el coche en la carretera.

Jean tuvo seis hijos en su matrimonio. Tres la precedieron en la muerte. Cuando su hijo David Minney resbaló y se cayó en una gran sierra en su lugar de trabajo, Jean se afligió profundamente pero aceptó esta tragedia, confiando en que él era un hombre espiritual. Otro hijo, Marty, fue abordado por un hombre armado, pero siendo también un hombre espiritual, Marty mostró una confianza tan grande que el hombre armado se abstuvo de ejecutarlo.

Una noche, a principios de octubre de 1971, Jean me llamó por teléfono. «¡Vamos a ver a tu madre!» Margaret era mi segunda madre: ella y mi padre se habían casado en 1961. Debido a que en ese momento yo era un estudiante universitario a tiempo completo con un trabajo a tiempo completo, lo dudé. Pero, consciente de su inquietud, acepté el viaje de ida y vuelta de 900 millas durante ese fin de semana para ver a Margaret. Al llegar a nuestro destino, cerca de Springfield, Missouri, la encontramos postrada en la cama. Durante gran parte del sábado, Jean la visitó mientras yo pasaba tiempo con mi padre. Después, en nuestro viaje a casa, Jean dijo: «He hablado con tu madre sobre la vida después de la muerte». Me quedé sin palabras ante esta revelación. Ni mi padre, ni sus tres hijos ni yo éramos conscientes de la gravedad de su estado.

Dos semanas más tarde, recibí una llamada telefónica en la que me decían que mamá estaba en el hospital. Al llegar allí, tras otro largo viaje en coche, la vi retorciéndose inconsciente en una cama de hospital. Al saludarme, su hija mayor murmuró: «No te reconocerá. Está dopada para el dolor». Margaret tenía un cáncer terminal. Acercándome a la cama y poniéndome de pie junto a ella, le dije: «¡Mamá, quiero que sepas que te quiero!» Mi sinceridad debió de calar porque ella recobró la conciencia, se levantó, me rodeó con los brazos y me abrazó durante un largo rato antes de volver a caer en su estado de inconsciencia.

Dos semanas después me pidieron que oficiara como bahá’í en su funeral. Papá, que era veterano de la Segunda Guerra Mundial, organizó su entierro en el Cementerio Nacional de Springfield. A la mañana siguiente, temprano, me despedí de mi afligido padre para emprender el largo viaje de regreso a mi casa en Arlington, Texas. Sin embargo, apenas iniciado el viaje por la autopista interestatal, mi coche quedó inservible por una sucesión de tres grandes reventones de neumáticos. 

Cuando se produjo el tercer reventón, me quedé junto al coche y le pedí a Margaret: «¡Mira! Sé que me quieres con papá. Pero tengo que volver. Si me lo permites, prometo volver y estar con él». El resto de mi viaje de vuelta a casa fue sin incidentes.

Seis meses después, me casé con Nancy Lee el 11 de marzo de 1972. En julio de ese año, nos mudamos a Springfield y durante tres años pasé tiempo con mi padre. Me sentí bien al mantener mi compromiso con mamá, pero la historia no termina aquí.

Jean Minney parecía siempre intuir cuándo se la necesitaba. Nancy estaba a punto de tener nuestro primer hijo cuando Jean apareció en nuestra puerta. Naturalmente, me preocupaba que solo 17 meses antes Jean hubiera ayudado a Margaret a prepararse para su fallecimiento. No muchos años antes, Nancy había perdido un año en la universidad debido a una infección vírica, y su salud aún no era robusta. Jean la ayudó a prepararse para la dura prueba que le esperaba. Más tarde, vimos a Jean alejarse a última hora del día de aquel domingo en su VW Beetle para regresar a su casa de Dallas. Apenas se perdió de vista cuando Nancy se puso de parto. Horas después, mi querida esposa dio a luz a nuestro hijo sin complicaciones.

Jean Minney falleció de este mundo el día de mi 63º cumpleaños: 10 de junio de 2009. Pensamos en ella como un ángel que iluminaba a los bendecidos por su presencia. ¿Quién era Jean Minney? Era una luz encarnada que entregó su corazón a su Amado, como escribió Abdu’l-Bahá:

Alzad vuestra magnanimidad y remontaos en lo Alto hacia el Ápice del Cielo para que vuestros benditos corazones puedan ser iluminados más y más, día tras día, por los Rayos del Sol de la Realidad, es decir, Su Santidad Bahá’u’lláh; en cada momento los espíritus puedan obtener nueva vida, y que la oscuridad del mundo de la naturaleza pueda ser completamente disipada; así, podéis llegar a ser luz encarnada y espíritu personificado, totalmente ajenos a las cuestiones sórdidas de este mundo y en comunicación con los asuntos del Mundo Divino.

También podría interesarte

Vida

Adolescencia: ¿problemas o potencial?

Vida

El efecto de las expectativas en la curación

Vida

Enfoque su pensamiento en un solo punto


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.