Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Atención plena y eternidad

Peter Gyulay | Ago 16, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Peter Gyulay | Ago 16, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Todos vivimos en este universo físico, pero muchos creen que, después de esta vida, existiremos eternamente en un mundo espiritual. En sus escritos, Bahá’u’lláh nos pide que seamos conscientes de esa vida en el mundo espiritual venidero:

… has de saber que, ciertamente, el alma después de su separación del cuerpo continuará progresando hasta que alcance la presencia de Dios, en un estado y condición que ni la revolución de las edades y siglos, ni los cambios o azares de este mundo pueden alterar. Perdurará tanto como perdure el Reino de Dios, Su soberanía, Su dominio y fuerza. Manifestará los signos de Dios y Sus atributos y revelará Su ternura y generosidad.

Con un destino tan glorioso por delante, ¿significa eso que no debemos centrarnos en absoluto en el momento presente y poner toda nuestra atención en el futuro? La atención plena al presente es una práctica importante en muchas tradiciones espirituales. Pero, ¿tiene cabida en una vida dedicada al futuro?

Para responder a esta pregunta, veamos por qué las enseñanzas bahá’ís enfatizan la importancia de centrarse en nuestra vida en el otro mundo.

Desde la perspectiva bahá’í, el mundo espiritual representa la realidad última, mientras que este mundo material no es más que una sombra de él. Ese mundo espiritual, dicen los escritos bahá’ís, es superior al mundo que habitamos ahora.

Al igual que nos preparamos para esta existencia física desarrollando todos nuestros sentidos y facultades en el vientre materno, este mundo material sirve como medio para desarrollar las facultades espirituales que necesitaremos para experimentar plenamente la vida en el otro mundo. Esas facultades espirituales se definen por la amplia gama de virtudes que todos poseemos intrínsecamente, como la bondad, la veracidad y el amor. Cada uno de nosotros tiene todas estas cualidades como potencialidades que necesitan ser desarrolladas y activadas a través de la fe y las buenas acciones. En el libro Contestaciones a unas preguntas, Abdu’l-Bahá dijo:

La entrada en el Reino se produce mediante el amor a Dios, el desprendimiento, la santidad y la castidad, mediante la veracidad, la pureza, la constancia, la fidelidad y el sacrificio de la propia vida.

Aunque debemos ser constantemente conscientes de que nuestra verdadera vida comienza después de nuestra muerte física, y que necesitamos prepararnos para esa vida desarrollando nuestro carácter interior y realizando buenas acciones en esta vida, no es esta la motivación detrás de estas acciones. No mostramos bondad a los demás solo para obtener un beneficio futuro para nosotros. Eso no sería bondad en absoluto, sería mera apariencia. Mostramos bondad hacia los demás expresando un amor real por ellos desde el fondo de nuestro corazón, por el bien de esa persona, no por el nuestro. Del mismo modo, como dijo el precursor de Bahá’u’lláh, el Báb, adoramos a Dios por Él, no por nosotros mismos: Él infierno y el paraíso se inclinan ambos, postrándose ante Dios. Lo realmente digno de su Esencia es adorarle por Él mismo, sin miedo al fuego ni esperanza en el paraíso.

Aquí, paradójicamente, recordamos nuestro destino final en el próximo mundo y sabemos lo que nos llevará allí, pero cuando nos dedicamos al acto de hacer buenas acciones en el presente, nos olvidamos de ese mundo futuro, al menos hasta cierto punto o en un sentido. En el presente solo nos centramos en la acción que tenemos ante nosotros, no en lo que podríamos obtener de ella.

Aquí encontramos la atención plena.

Mientras hacemos buenas acciones, nos centramos en el presente. Incluso podríamos perdernos en un estado de flujo. No calculamos cada movimiento que hacemos como un paso estratégico hacia nuestro objetivo final, aunque en el fondo entendamos que cada acción es un peldaño.

RELACIONADO: 5 poderosas oraciones por el crecimiento y desarrollo espiritual

Esto parece sugerir que nuestras vidas deberían transcurrir con un enfoque simultáneo en el presente y el futuro. Durante el tiempo que estamos comprometidos con el servicio al mundo, podemos ser conscientes de cada acción que realizamos, estar presentes en cada momento. Pero en nuestros momentos de reflexión, podemos dar un paso atrás y recordar nuestro destino espiritual, reflexionando sobre las acciones pasadas y lo que podríamos hacer para evolucionar mejor a medida que avanzamos.

Las enseñanzas bahá’ís nos instan a tomarnos un tiempo al menos una vez al día para reflexionar sobre nuestras acciones de ese día. Este puede ser un momento para enmarcar esas acciones en una perspectiva eterna y evaluar la medida de su nobleza.

Este enfoque matizado sobre el pasado, el presente y el futuro da sentido y propósito a nuestras vidas. Mientras nos comprometemos plena y conscientemente en el momento presente, nuestras acciones cobran aún más sentido y riqueza cuando las entendemos como pasos hacia nuestro destino eterno. Y lo que es igual de importante, ese proceso puede ayudarnos a recordar que nuestras acciones también pueden ser pasos que nos alejan de ese destino, si se hacen por egoísmo o malicia. Si fijamos nuestro rumbo hacia la nobleza y actuamos con sinceridad, podremos vivir cada momento con un propósito.

También podría interesarte

Espiritualidad

Cómo limpiar el espejo de tu corazón

Espiritualidad

Celebrando nuestra diversidad: apagando el fuego de los prejuicios

Espiritualidad

Haciendo frente a las pruebas y dificultades de la vida


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.