Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Ateos y creyentes: Todos estamos en el mismo sendero

Deborah Clark Vance | Oct 21, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Deborah Clark Vance | Oct 21, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Mi amigo, una persona de fe y un buen ciudadano, ha dedicado innumerables horas de servicio a su comunidad, por lo que me sorprendió mucho que los ateos le acusaran de utilizar la religión como muleta.

Seguramente ya habrán oído esa comparación. Sigmund Freud la dijo, al igual que otros.

Pero teniendo en cuenta el trabajo que realiza una persona de fe para servir y ayudar a todos, acusar a esa persona de carecer necesariamente de fuerza interior y, por tanto, de necesitar una muleta psicológica, no me pareció sensato. Cuanto más me centraba en la metáfora de la muleta, menos sentido parecía tener. Así que decidí preguntar a los miembros de un grupo ateo de Facebook su opinión.

RELACIONADO: Hablando sobre religión con mi amigo ateo

Mi interacción en internet con los ateos

Me uní a este grupo de ateos hace seis años, cuando su fundador entró en un grupo de discusión bahá’í en Facebook diciendo que quería invitar a personas con una religión a unirse a su grupo y hacer preguntas a los ateos como una forma de crear entendimiento.

A lo largo de los años he leído y participado ocasionalmente en sus discusiones, y he aprendido la ideología y la dinámica del grupo. La mayoría de los miembros habían abandonado las iglesias de sus padres y ahora guardan cierto grado de resentimiento hacia la religión. El hecho de que yo haya sido una atea declarada durante unos años antes de hacerme bahá’í me hizo ganar cierta credibilidad ante ellos: cuando era una adolescente idealista, dejé la iglesia de mis padres porque pensaba que muchos de sus miembros eran hipócritas, y me consideré atea hasta dos años después, cuando sentí el espíritu de la fe bahá’í y me convertí. En resumen, había estado en ambos lados.

Cuando hice la pregunta «¿qué significa decir que la religión es una muleta?», respondieron 27 personas.

Periódicamente agradecí a las personas su aportación, al tiempo que les pedía que la aclarasen. Por ejemplo, pregunté a alguien qué creía que significaba ser «religioso» porque la gente suele utilizar ese término para referirse a los que solo siguen ritos y rituales.

Le dije que yo definiría «religioso» como alguien que se esfuerza cada día por mejorar su ser interior y su comunidad. Dijo que eso no coincidía con ninguna de las definiciones del diccionario, a lo que respondí con un pulgar arriba virtual. Interactué con otro ateo quien dijo que las personas con afirmaciones espirituales contradictorias, por muy bien intencionadas que sean, no pueden ser ambas correctas. Le contesté: «¿Por qué no? La realidad es enorme y nadie la entiende toda». Aunque los ateos consideran que su no creencia no tiene forma, proporciona un marco de pensamiento e incluso podría interpretarse como un sistema de creencias.

Las enseñanzas bahá’ís dicen: “…no importa a cuál religión pertenezca un hombre, incluso aunque sea ateo o materialista, no obstante ello, Dios lo nutre, le confiere Su bondad y derrama Su luz sobre él”.

Cuando las respuestas a mi pregunta sobre la religión como muleta empezaron a ser repetitivas, revisé las respuestas, recopilé los datos y los clasifiqué en tres temas principales:

1) La religión es una excusa para no pensar de forma crítica, para controlar a los demás, para la inacción y para tomar malas decisiones. La mayoría de las respuestas pertenecían a esta categoría

2) Calificar algo como «parte del plan de Dios» explica las cosas

3) El enfoque de «dejar ir y dejar a Dios» permite a las personas eludir la responsabilidad personal o las absuelve de la culpabilidad.

Después de reflexionar sobre todo esto, volví a dar las gracias a todos y les dije que, basándome en sus respuestas, ahora se me ocurría que cualquiera -incluidos los ateos- puede utilizar excusas similares para hacer o no hacer algo.

¿Defecto en el carácter o cosmología?

Es decir, también podría ser una muletilla decir: «Todos vamos a morir de todos modos, así que qué más da». Dije que a lo que se reduce es a que los individuos maduros, sean religiosos o no, asumen la responsabilidad de sus elecciones y acciones. En otras palabras, dije que pensaba que la metáfora de la «muleta» se aplicaba a un defecto en el carácter, no a la cosmología de alguien.

Las únicas respuestas que obtuve fueron «Buen punto» y un GIF de un personaje de los Muppets encogiéndose de hombros.

Una vez tuve una conversación con una mujer que había llegado recientemente a Estados Unidos desde China. Dijo que no creía en Dios. Le pregunté cómo definía a Dios. Admitió que era algo que no había considerado. La siguiente vez que la vi me enteré de que había decidido hacerse bahá’í.

En otra ocasión tuve una conversación con una mujer con la que trabajaba en un comité. Dijo que no era ni religiosa ni espiritual. Me sorprendió y le señalé todo el trabajo de servicio sacrificado que realizaba, todas las injusticias que trataba de remediar en su trabajo de acción social, y que reflejaba muchos de los atributos de Dios como la compasión, la bondad y la imparcialidad, y le sugerí que sus acciones definían realmente la espiritualidad. Dijo que eso tenía sentido y que nunca lo había pensado así.

Las enseñanzas bahá’ís señalan esto. Abdu’l-Bahá, el hijo y sucesor del fundador de la fe bahá’í, Bahá’u’lláh, definió todas las acciones destinadas a establecer el amor y la comunión como «deseadas y sancionadas» por Dios:

…por cuanto Dios es el único Pastor celestial y toda la humanidad son las ovejas de Su rebaño, la religión o guía de Dios debe ser el medio de amor y compañerismo en el mundo. Si la religión resulta ser fuente de odio, enemistad y contienda, si se convierte en causa de guerra y lucha y en una influencia para que los hombres se maten entre sí, su ausencia es preferible. Porque aquello que produce odio entre la gente es rechazado por Dios y lo que establece el compañerismo es deseado y sancionado por Él. La religión y las Enseñanzas divinas son como un remedio.

Mi intención al compartir estos ejemplos es subrayar la importancia de pedir a la gente que explique sus ideas, y de escuchar con atención y compasión lo que dicen, sobre todo antes de asumir algo. Se puede perder mucho tiempo hablando de forma cruzada, lo que tiende a frustrar a ambas partes y a oscurecer la verdad. Todos estamos en el camino hacia esa verdad, y podemos ayudarnos mutuamente.

También podría interesarte

Vida

Cómo la procrastinación afecta nuestra salud espiritual

Vida

El amor: un proceso orgánico, no un acontecimiento

Vida

Cómo hacer que las noticias sean un poco menos traumáticas


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.