Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Los 4 beneficios de ser vegano para el mundo – y para ti

Radiance Talley | Nov 23, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Radiance Talley | Nov 23, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Si podemos alimentarnos sin perjudicar a las poblaciones vulnerables ni participar en el brutal sacrificio de otra vida, y además mejorar nuestra salud y ayudar a sostener el medio ambiente, ¿por qué no lo hacemos?

Noviembre es el Mes Mundial del Veganismo –un tiempo para celebrar el estilo de vida vegano y hacer brillar una luz sobre esta forma de vida más compasiva. Para los que no lo sepan, los veganos no comen ni animales ni sus productos (lácteos y huevos), mientras que los vegetarianos comen productos animales pero no comen animales.

RELACIONADO: Por qué estamos criando a nuestros hijos como veganos

Como bahá’í, siento la responsabilidad de esforzarme continuamente por mejorarme a mí misma y a nuestro mundo. Veo el veganismo como un acto de servicio a nuestro planeta y a todos sus habitantes. Las enseñanzas bahá’ís han forjado las muchas razones por las que soy vegana:

1. Detener la crueldad contra los animales

Los escritos bahá’ís ilustran la máxima bondad que debemos mostrar a todas las criaturas vivas. Abdu’l-Bahá, una de las figuras centrales de la Fe bahá’í, escribió:

No le hagáis daño, si no es necesario,

ni a la serpiente que se arrastra por la tierra;

cuánto menos lesionéis a un ser humano.

Y si es posible, no alarméis a una hormiga siquiera

ni menos aún perjudiquéis a un hermano.

Las enseñanzas bahá’ís piden que tratemos a los animales con la máxima amabilidad y ternura. Bahá’u’lláh incluso enumeró la amabilidad con los animales como una de las cualidades que los humanos deben adquirir en su búsqueda de Dios, porque para desarrollarnos espiritualmente necesitamos respetar a todo ser vivo.

2. Beneficios medioambientales del veganismo

Las enseñanzas bahá’ís nos animan a contemplar toda la creación con asombro y reverencia. Bahá’u’lláh, el fundador de la Fe bahá’í, escribió que «un signo de la revelación de Dios» existe en cada cosa creada:

Según el Worldwatch Institute, «una tonelada de metano, el principal gas agrícola de efecto invernadero, tiene el potencial de calentamiento global de 23 toneladas de dióxido de carbono. Una vaca lechera produce unos 75 kilogramos de metano al año, lo que equivale a más de 1,5 toneladas [métricas] de dióxido de carbono». Las concentraciones atmosféricas de metano aumentaron un 150% en los últimos 250 años debido al aumento y la expansión de la agricultura de producción ganadera, que consume mucha energía.

Según los científicos del Instituto Smithsoniano, «cada minuto se arrasan siete campos de fútbol para crear más espacio para los animales de granja y los cultivos que los alimentan». La intensificación y expansión de la producción ganadera provoca la deforestación, la desertificación, la compactación del suelo y la erosión, y facilita la propagación de animales invasores y enfermedades. La propia deforestación representa el 20% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, mientras que las dietas veganas son las que menos emisiones de GEI producen.

Se prevé que la población de la humanidad alcance los 9.800 millones de habitantes en 2050, y si la sociedad sigue apoyando una agricultura de alto consumo energético para la actual dieta basada en animales, que no deja de aumentar, es posible que la Tierra ya no pueda sostenernos.

Afortunadamente, creo que existe una solución: el veganismo global. Mucha gente opera bajo la suposición de que estamos diseñados biológicamente para comer carne. Sin embargo, los escritos bahá’ís explican que la humanidad nunca ha necesitado comer animales o sus productos. Abdu’l-Bahá escribió:

Has de saber que toda cosa creada es un signo de la revelación de Dios. Cada una, de acuerdo con su capacidad, es y siempre será una señal del Todopoderoso. Por cuanto Él, el soberano Señor de todo, ha dispuesto revelar Su soberanía en el reino de los nombres y atributos, toda cosa creada, por el acto de la Voluntad Divina, ha sido hecha un signo de Su gloria. Tan penetrante y universal es esta revelación que en todo el universo no puede descubrirse nada que no refleje Su esplendor.

Si queremos mostrar reverencia a Dios, tenemos que mostrar reverencia a todo lo que Dios creó, porque todo en el universo refleja su esplendor. Como bahá’í, considero que el veganismo es el mayor acto de reverencia y bondad hacia los animales y hacia nuestro planeta.

Los residuos tóxicos, la pérdida de agua y la degradación de la tierra y el suelo que produce la industria de la carne provocan la degradación del medio ambiente mundial. Según la Organización Mundial de la Salud y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, la generación de residuos del ganado no solo es un importante contaminante, sino un grave riesgo para la salud. En Estados Unidos, 7.000 millones de cabezas de ganado generan 130 veces más residuos que 300 millones de seres humanos.

Las empresas canalizan el estiércol y la orina del ganado en enormes lagunas de residuos, que a veces contienen hasta 40 millones de galones. Estos pozos negros a menudo se rompen, tienen fugas o se desbordan, contaminando los suministros de agua subterránea y los ríos. Contienen altas concentraciones de compuestos de nitrógeno, fósforo y potasio y trazas de metales y antibióticos. Los residuos ganaderos concentrados producen olores y gases nocivos como el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso, que los científicos implican en el cambio climático.

Según el Worldwatch Institute, «una tonelada de metano, el principal gas agrícola de efecto invernadero, tiene el potencial de calentamiento global de 23 toneladas de dióxido de carbono. Una vaca lechera produce unos 75 kilogramos de metano al año, lo que equivale a más de 1,5 toneladas [métricas] de dióxido de carbono». Las concentraciones atmosféricas de metano aumentaron un 150% en los últimos 250 años debido al aumento y la expansión de la agricultura de producción ganadera, que consume mucha energía.

Según los científicos del Instituto Smithsoniano, «cada minuto se arrasan siete campos de fútbol para crear más espacio para los animales de granja y los cultivos que los alimentan». La intensificación y expansión de la producción ganadera provoca la deforestación, la desertificación, la compactación del suelo y la erosión, y facilita la propagación de animales invasores y enfermedades. La propia deforestación representa el 20% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, mientras que las dietas veganas son las que menos emisiones de GEI producen.

Se prevé que la población de la humanidad alcance los 9.800 millones de habitantes en 2050, y si la sociedad sigue apoyando una agricultura de alto consumo energético para la actual dieta basada en animales, que no deja de aumentar, es posible que la Tierra ya no pueda sostenernos.

Afortunadamente, creo que existe una solución: el veganismo global. Mucha gente opera bajo la suposición de que estamos diseñados biológicamente para comer carne. Sin embargo, los escritos bahá’ís explican que la humanidad nunca ha necesitado comer animales o sus productos. Abdu’l-Bahá escribió:

Pero ahora, en cuanto al ser humano, vemos que no tiene dientes puntiagudos, ni uñas o garras afiladas, ni dientes como hoces de hierro. De esto resulta evidente y manifiesto que el alimento del ser humano son los cereales y las frutas. Algunos de los dientes del humano son como piedras de molino para moler el grano, y otros afilados para cortar la fruta. Por lo tanto, no tiene necesidad de carne, ni está obligado a comerla. Incluso sin comer carne viviría con el máximo vigor y energía.

Por ejemplo, la comunidad de los brahmanes en la India no come carne; a pesar de ello no son inferiores a otras naciones en fuerza, poder, vigor, sentidos externos o virtudes intelectuales. En verdad, la matanza de animales y el consumo de su carne es algo contrario a la piedad y a la compasión, y si uno puede contentarse con cereales, frutas, aceite y frutos secos, como pistachos, almendras, etc., sería sin duda mejor y más agradable. – [Traducción provisional de Oriana Vento].

3. Reducir la inseguridad alimentaria y del agua

Las enseñanzas bahá’ís consideran que una dieta basada en plantas es loable y un signo de compasión. No solo reduce la contaminación, disminuye nuestra huella de carbono y aumenta la disponibilidad y preservación de la tierra, sino que también disminuye la inseguridad alimentaria y del agua. Bahá’u’lláh escribió:

Bendito es aquel que prefiere a su hermano antes que a sí mismo.

Mucha gente no se da cuenta de que el aumento del consumo de carne y productos lácteos contribuye a la deshidratación y al hambre en todo el mundo.

Alrededor de mil millones de personas viven sin acceso a agua potable y se van a la cama sin haber ingerido suficiente comida. La producción ganadera utiliza actualmente el 70% del agua potable disponible en el mundo para regar las tierras de cultivo y alimentar al ganado. Los animales criados para la producción de carne son los que más agua utilizan. Por tanto, para aumentar la cantidad de agua disponible, debemos reducir la cantidad de carne que comemos.

Como escribió el Worldwatch Institute: «La dieta estándar de una persona en Estados Unidos requiere 4.200 galones de agua al día (para el agua potable de los animales, el riego de los cultivos, el procesamiento, el lavado, la cocina, etc.). Una persona con una dieta vegana requiere solo 300 galones al día».

En cuanto a la inseguridad alimentaria, durante los últimos cincuenta años, «entre el 35% y el 40% de los cereales consumidos en el mundo se han utilizado para alimentar al ganado», según la revista Asia Pacific Journal of Clinical Nutrition. La revista analizó cómo la alimentación del ganado reduce los alimentos disponibles para el consumo humano. Esto hace que los precios de los alimentos aumenten y que los alimentos sean menos asequibles para los pobres, apoyando el tema de la malnutrición para los menos afortunados.

Evidentemente, el veganismo global haría que más personas tuvieran suficiente para comer y tuvieran una mejor calidad de vida.

4. Beneficios de salud del veganismo

Hace unos 100 años, Abdu’l-Bahá indicó:

Llegará un tiempo en que no se comerá carne. La ciencia media está sólo en su infancia, y ya nos ha demostrado que nuestro alimento natural es lo que crece del suelo.

Ese momento ha llegado. La ciencia médica ya demuestra que el consumo de carne está relacionado con las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y la diabetes. Por ejemplo, los investigadores del USDA han descubierto que «comer dos onzas de pollo al día -el equivalente a un tercio o la mitad de una pechuga deshuesada- expone al consumidor a entre 3 y 5 microgramos de arsénico inorgánico, la forma más tóxica del elemento». La exposición diaria a dosis bajas de arsénico puede causar cáncer, demencia y/o problemas neurológicos.

Tenemos el poder de evitar una crisis inminente, tanto personal como planetaria, simplemente cambiando lo que comemos. Si todos hacemos el esfuerzo de comer en la parte baja de la cadena alimentaria consumiendo una dieta basada en plantas, tendremos un efecto positivo en nuestro planeta, conservaremos los recursos de la Tierra y permitiremos que el medio ambiente nos sostenga.

Las enseñanzas bahá’ís no prohíben el consumo de carne y consideran que la dieta de cada individuo es una elección personal. Sin embargo, los escritos bahá’ís, con su énfasis en la bondad hacia los animales y nuestro planeta, y por tanto en un patrón de consumo menos intensivo de carne, ayudarán inevitablemente a conducir al mundo hacia un futuro más sostenible.

También podría interesarte

Vida

¿Qué es el matrimonio bahá'í?

Vida

Abrazando una identidad colectiva en tiempos de crisis

Vida

La cortesía — la primera de las virtudes humanas


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.