Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Buscando una solución espiritual a la epidemia de sobredosis de fentanilo

David Langness | Ago 19, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Ago 19, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Durante gran parte de mi vida adulta, he trabajado profesionalmente para reducir el abuso y la adicción a las drogas y al alcohol, pero hoy siento que mi país está perdiendo esa batalla contra el asesino opioide sintético fentanilo.

Recientemente, en el lugar donde vivo, una familia local perdió trágicamente a una hija por una sobredosis de fentanilo, y la tristeza y el dolor sin límites de la familia se han extendido en círculos concéntricos entre familiares, amigos, vecinos y toda la comunidad.

Como padre, no puedo imaginar nada peor que perder a uno de tus hijos por una muerte innecesaria e inútil.

Permítanme contarles la historia. (He cambiado algunos detalles para proteger las identidades.) Esta joven brillante, una vivaz, talentosa y prometedora estudiante universitaria, necesitaba estudiar para un importante examen. Agotada y estresada, ordenó lo que creía que era Adderall, un medicamento que su médico le había recetado en el pasado, a un vendedor de Snapchat que parecía legítimo, pero no lo era. Las píldoras llegaron con la misma configuración que había tomado antes: el mismo color, la misma forma, las mismas marcas y el mismo nombre. Sacó sus libros, se acomodó para estudiar en su escritorio y tomó una.

Resultó ser fentanilo, y la mató, rápidamente.

El fentanilo, un opioide sintético y una sustancia controlada de la Lista II, es aproximadamente 100 veces más potente que la morfina. Al parecer, los cárteles de drogas disponen ahora de una sofisticada capacidad de fabricación de píldoras, y pueden fabricar y vender píldoras falsificadas que contienen fentanilo y que engañan incluso a los expertos.

Esto significa que cualquier píldora comprada en la calle o encargada a través de contactos dudosos en las redes sociales puede contener fentanilo. La Agencia Estadounidense Antidroga (DEA) informa de que el 42% de los millones de pastillas falsificadas que han incautado y analizado recientemente contenían al menos 2 miligramos de fentanilo, una dosis potencialmente letal.

Los opiáceos y sus derivados sintéticos pueden hacer maravillas en los pacientes que sufren mucho dolor, cuando son recetados y administrados adecuadamente por médicos y enfermeras conscientes. Pero en las manos equivocadas, y por las razones equivocadas, los opioides y sus análogos sintéticos pueden causar un daño terrible, no solo a las personas sino a la propia sociedad. Debido a ese potencial de gran peligro, las enseñanzas bahá’ís advierten a la humanidad sobre el uso ilícito de los opiáceos en los términos más enérgicos posibles. Abdu’l-Bahá escribió:

En cuanto al opio, es repugnante y detestable. Dios nos proteja del castigo que inflige a quien lo consume. De acuerdo con el texto explícito [de Bahá’u’lláh] del Libro Más Sagrado, está prohibido y su consumo es absolutamente condenado. La razón demuestra que fumar opio es una especie de demencia, y la experiencia demuestra que quien lo consume se aísla completamente del mundo humano. Quiera Dios proteger a todos de la perpetración de un acto tan horrible como éste, acto que reduce a ruinas el fundamento mismo de lo que es el ser humano y hace que el consumidor se vea desposeído por siempre jamás. Pues el opio se fija en el alma de modo que muere la conciencia de quien lo consume, se disipa su mente y su percepción se anula. Convierte lo vivo en muerto.

Ciertamente, convierte a los vivos en muertos, literalmente. Barato, potente en cantidades mínimas, fácil de contrabandear y sencillo de disfrazar, el opioide sintético fentanilo es el principal responsable de la mayor parte de la cifra récord de muertes por sobredosis en Estados Unidos, que en 2021 se cobró la vida de 107.622 personas.

Sobredosis: el número de muertes es cada vez mayor

Las estadísticas son aterradoras. Según datos federales, las sobredosis se han convertido ahora en la principal causa de muerte evitable entre las personas de 18 a 45 años, más que el suicidio, las muertes en carretera y la violencia armada. En Estados Unidos, las sobredosis por fentanilo aumentaron un 55% entre 2020 y 2021. A modo de comparación, en Estados Unidos se produjeron 25.000 asesinatos en 2021 y aproximadamente 40.000 muertes en accidentes de tráfico; incluso cuando se combinan, no se acercan a las terribles pérdidas causadas por los opioides sintéticos.

¿Se imaginan una guerra que matara a 100.000 estadounidenses cada año? Para contextualizar y comparar, el número combinado de soldados estadounidenses muertos en Vietnam, Irak y Afganistán -las guerras más largas de Estados Unidos, que duraron más de 30 años en total- asciende a unas 65.000 personas.

La Primera Guerra Mundial mató a 116.000 estadounidenses. La Segunda Guerra Mundial, en la que Estados Unidos participó durante cuatro años, mató a 405.000 estadounidenses. Si nuestro país, Dios no lo quiera, sigue estableciendo nuevos récords cada año de muertes por sobredosis de opioides, eclipsaremos el terrible número de víctimas de ambas guerras mundiales en 2027.

En esta guerra, las drogas están ganando. Así que sí, estamos en un combate brutal – contra los opioides. La pérdida de una dulce hija representa ahora una muerte trágica e innecesaria más entre decenas de miles. Se ha ido, y su ausencia arruinará para siempre las vidas de su familia, sus amigos y la sociedad en general. ¿Cuál es la solución? ¿Cómo podemos arreglar o incluso empezar a reducir esta epidemia mortal de sobredosis?

RELACIONADO: Cómo lidia el cerebro con el dolor y la adicción

Reducción de la oferta

Se han hecho muchos intentos de reducir la oferta de drogas ilícitas, la mayoría de ellos sin éxito. El aumento de la aplicación de la ley, el endurecimiento de las penas y la prolongación de las condenas de prisión, la llamada «guerra contra las drogas», no han reducido el problema. El aumento de los esfuerzos de interceptación en las fronteras estadounidenses tampoco lo ha detenido; de hecho, las muertes han seguido aumentando más rápido que nunca. Los expertos coinciden ahora en que estas intervenciones del «lado de la oferta» son menos efectivas que los diversos esfuerzos en el otro extremo de la cuestión: la reducción de la demanda.

Reducción de la demanda

La investigación ha demostrado que los esfuerzos educativos pueden ayudar a reducir la demanda, especialmente cuando se aplican de forma realista y coherente con los niños más pequeños. Los programas de tratamiento del abuso de sustancias también han demostrado reducir la demanda, pero recibir tratamiento para un problema de drogas o alcohol no es fácil, asequible o fácilmente disponible para muchos, como tampoco habría ayudado el tratamiento a esa hija, que no era una consumidora habitual de drogas y ciertamente no era una adicta.

La solución espiritual a largo plazo

Tras cuatro décadas de trabajo con personas que necesitan ayuda, estoy convencido de que la única solución verdadera a largo plazo para este desgarrador problema es la espiritual. Debemos satisfacer la profunda necesidad que tienen las almas de las personas de sanación y sustento espiritual a la que no pueden acceder en nuestra cultura actual, y debemos encontrar formas más eficaces de evitar que la gente haga su primera incursión en el consumo de drogas.

Los bahá’ís creen que ambas cosas pueden suceder cuando la gente conoce el mensaje bahá’í y llega a comprender las enseñanzas de ese centro de iluminación, el nuevo mensajero divino, Bahá’u’lláh:

Asimismo, en el reino espiritual de la inteligencia y el idealismo debe haber un centro de iluminación, y ese centro es el Sol eterno y siempre resplandeciente de la Palabra de Dios. Sus luces son las luces de la realidad que han brillado sobre la humanidad, iluminando el reino del pensamiento y la moral, confiriendo al hombre las bondades del mundo divino. Estas luces son la causa de la educación de las almas y la fuente de la iluminación de los corazones, emitiendo con un resplandor refulgente el mensaje de las buenas nuevas del reino de Dios. [Traducción provisional de Oriana Vento]

Aquellos que siguen las enseñanzas de Bahá’u’lláh hacen un profundo compromiso personal y espiritual de protegerse de los efectos debilitantes de las sustancias que alteran la mente, a menos que sean prescritas legítimamente por un profesional médico. También participan de la influencia iluminadora, educativa y espiritual de ese «Sol siempre resplandeciente de la Palabra de Dios», revelada de nuevo en esta era moderna en los escritos bahá’ís. Bahá’u’lláh escribió:

Desechad, pues, lo que vuestras mentes aborrecen, pues os ha sido prohibido en Sus Tablas y Sus Escrituras. Tened cuidado, no sea que cambiéis el río que es realmente la vida por lo que las almas de los corazones puros detestan. Embriagaos con el vino del amor de Dios, y no con lo que adormece vuestras mentes, ¡oh vosotros que Le adoráis! [Traducción provisional]

Típicamente, y desafortunadamente, el uso y abuso de sustancias comienza temprano en el viaje de una persona hacia la madurez. Muchas de esas sustancias, «lo que adormece vuestras mentes» como las describió Bahá’u’lláh, tienen su mayor impacto y su efecto altamente adictivo en el cerebro humano antes de que la sabiduría y el juicio puedan desarrollarse plenamente. Cuando un niño, un adolescente o un joven consumen las sustancias químicamente potentes disponibles hoy en día, especialmente si están mezcladas con Fentanyl, la adicción puede seguir rápidamente, y a menudo resulta en muerte. Esto significa que cada familia y cada sociedad deben dar prioridad a la educación e intervención tempranas.

La comunidad bahá’í mundial ha desarrollado un camino alternativo para los jóvenes, centrado en el servicio a la humanidad, mediante la organización de grupos de jóvenes y «prejóvenes», la franja de edad de 11 a 14 años más propensa a la experimentación temprana con las drogas y el alcohol. Las comunidades bahá’ís de todo el mundo patrocinan y apoyan a estos grupos, que hacen hincapié en la unidad, la paz y el amor a los demás. Estos programas gratuitos y abiertos a todo el mundo vinculan la educación espiritual directamente con la construcción activa de la comunidad, y los niños que participan aprenden a ver diferentes perspectivas, a comprender y a establecer vínculos entre ellos, y a elegir caminos más sabios hacia la edad adulta y la plena madurez. Puede obtener más información sobre estos programas poniéndose en contacto con su comunidad bahá’í local.

El auténtico Adderall

Estimulantes recetados para tratar el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Se utiliza como ayuda para el estudio, para mantenerse despierto y para suprimir el apetito. Prescritos como Adderall®, Concerta®, Dexedrine®, Focalin®, Metadate®, Methylin®, Ritalin®.

Frente auténtico de Adderall®
Espalda auténtica de Adderall®
Adderall® auténtico
En paralelo

Falsificaciones

Nombres en la calle: A-Train; Abby; Addy; Amps; Christmas Trees; Co-Pilots; Lid Poppers; Smart Pills; Smarties; Study Buddies; Study Skittles; Truck Drivers; Zing

Frente falsificado de Adderall®
Espalda falsificada de Adderall®
Adderall® falsificado
En paralelo

También podría interesarte

Vida

La modernidad: el declive de la empatía y la compasión

Vida

Enfoque su pensamiento en un solo punto

Vida

Cómo armonizar los avances materiales y morales


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.