Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Mi camino espiritual: desenmascarando al mentiroso interior

Victor Kulkosky | Oct 26, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Victor Kulkosky | Oct 26, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

Vivo con un mentiroso. Él conoce mis pensamientos, mis miedos, mis alegrías, mis penas, mis momentos de orgullo, los momentos que me gustaría olvidar, mis amores y mis pérdidas. Yo soy ese mentiroso.

No, no oigo voces. Este mentiroso no es una voz independiente que invade mi conciencia y me impulsa hacia la violencia y la autolesión. Esta voz forma parte de mí. Lo reconozco como parte de mí mismo. Como este mentiroso habla con mi voz, incluso puedo confundirlo con mi verdadero yo.

RELACIONADO: Arraigados en la verdad: Cómo navegar por la salud mental con percepción espiritual

No puedo simplemente decirle a este mentiroso que se vaya. Ni siquiera puedo decir que siempre miente. Si yo/el mentiroso cito la canción de The Doors «People Are Strange» (las personas son extrañas), me suena a verdad. Para el autoidentificado como extraño, yo, nadie recuerda tu nombre, los demás son extraños, las caras son feas y salen de la lluvia, las mujeres parecen malvadas, incluso las calles son desiguales. Al final de esa línea de pensamiento, «When you’re strange» se repite varias veces y el último «when you’re strange» se desvanece en un suspiro disonante.

Sí, soy un poco raro, un poco diferente, pero las mujeres nunca me han parecido malvadas. Mientras esos rostros salían de la lluvia, pasé muchas horas estudiando a las personas como si fueran de otra especie. ¿Cuáles son sus hábitos? ¿Por qué son arbitrarias y crueles? ¿Cómo deciden quién está «dentro» y quién «fuera»? ¿Cuándo entro yo en una conversación? ¿Se ríen conmigo o de mí?

Con caras extrañas saliendo de la lluvia, necesitaba formas de sobrevivir: astucia bibliográfica, destreza verbal, humor, sarcasmo, cinismo teatral, autodefensa. Internamente, el mentiroso suena así: «No quiero eso». «No necesito eso.» «Eso no va a funcionar». «Es una mala idea». «Si estás entre gente que no conoces, escóndete». «Si encuentras a alguien amistoso, ten cuidado de no abrirte demasiado rápido. Recuerda que eres extraño». «¿Por qué estaría interesada en mí?» «¿Qué creías que pasaría? Te dije que no fueras». «No, no conseguirás ese trabajo.» » Lo arruinaste de nuevo. Qué sorpresa». «No digas nada; te malinterpretarán deliberadamente y lo usarán en tu contra». O, simplemente, » Ni te molestes».

Mi autodefensa se convirtió en algo habitual y autosaboteador. Como la gente era cruel y poco comprensiva en el pasado, razonaba el mentiroso, siempre sería cruel y poco comprensiva. Si una mujer no mostraba interés por mí una vez, susurraba el mentiroso su advertencia, ninguna lo haría jamás, así que, no lo intentes.

¿Qué estaba defendiendo? Lo descubrí accidentalmente. Mi difunta esposa -gracias a Dios mostró interés por mí, y yo lo reconocí- me decía a menudo que tenía un «corazón puro». Sin embargo, a veces, en nuestro matrimonio, no dejé que ese corazón puro funcionara: otra vez la autoprotección. Oí lo mismo de Fafar, la querida amiga de mi esposa Terri durante mucho tiempo y mi madre espiritual, que recientemente partió de este mundo. Fafar era alguien de gran poder espiritual y sabiduría, alguien a quien no tengo un vocabulario adecuado para describir. Bastará decir que cuando ella también me dijo que tenía un «corazón puro», significó mucho para mí, pues me abrió a una nueva realidad.

Supongo que era ese corazón puro el que necesitaba protección. En la infancia, mi corazón no era lo bastante fuerte. Podría haber sido destruido. Desde el alcoholismo en casa hasta el hecho de ser diferente, Asperger, espectro autista o simplemente «diferente», el mundo de mi infancia fue a menudo doloroso y alienante. Pero con el tiempo, el escudo protector que el mentiroso construyó alrededor de mi corazón se convirtió en un obstáculo, en una discapacidad. Mi corazón puro necesitaba crecer, aprender a maniobrar por el mundo con más confianza, para beneficiarme a mí y a los demás. La protección se convirtió en autosabotaje.

El protector del corazón tierno, mi mentiroso interno, se llenó de sí mismo y fue más allá de la descripción de su trabajo. Se convirtió en un tirano, un mentiroso mayor, una amenaza. Sé que ha dejado de ser útil, pero como tiene tanta experiencia, conoce muchos trucos. Cuando no escribo sobre él, este mentiroso no parece un mentiroso. Al ser tan familiar, suena como yo. A veces, puede usurpar mi identidad. Me dice que soy el tipo cínico, sarcástico y raro, el extraño que siempre está fuera mirando hacia dentro, o no mirando y diciendo «olvídalos a todos».

Hace poco, un pasaje de los escritos bahá’ís me impactó como un rayo:

¡Oh hijo del Ser! Tú eres Mi lámpara y Mi luz está en ti. Obtén de ella tu resplandor y no busques a nadie sino a Mí. Pues te he creado rico y he derramado generosamente Mi favor sobre ti.

Leí por primera vez este pasaje del libro místico de Bahá’u’lláh Las palabras ocultas hace más de 30 años, pero su significado ha empezado a calar en mí recientemente. Resulta que Las Palabras Ocultas ofrecen afirmaciones similares, varias seguidas:

¡Oh hijo del Ser! Con las manos del poder te hice y con los dedos de la fuerza te creé; y dentro de ti deposité la esencia de Mi luz. Conténtate con ella y no busques nada más, pues Mi obra es perfecta y Mi mandato es ineludible. No lo cuestiones ni lo pongas en duda.

Otra:

¡Oh hijo del Espíritu! Te creé rico, ¿por qué te reduces a la pobreza? Te hice noble, ¿por qué te degradas a ti mismo? De la esencia del conocimiento te di el ser, ¿por qué buscas

esclarecimiento en alguien fuera de Mí? De la arcilla del amor te moldeé, ¿cómo puedes ocuparte con otro? Vuelve tu vista hacia ti mismo, para que Me encuentres estando firme dentro de ti, fuerte, poderoso y autosubsistente.

Una más:

¡Oh hijo del Hombre! Tú eres Mi dominio y Mi dominio no perece, ¿por qué temes perecer? Tú eres Mi luz y Mi luz jamás será extinguida, ¿por qué temes la extinción? Tú eres Mi gloria y Mi gloria no se desvanece; tú eres Mi manto y Mi manto no se desgastará nunca. Permanece, pues, en tu amor hacia Mí, para que puedas encontrarme en el reino de la gloria.

Me tomo estos poderosos pasajes muy en serio, porque creo que Bahá’u’lláh es el mensajero de Dios para este día, y de ahí se deriva mi aceptación de todo lo que escribió, aunque mi comprensión y su aplicación a mi vida real podría llevarme mucho tiempo, y a menudo lo hace.

Así es como Dios me creó, con Su luz dentro de mí.

RELACIONADO: La sagrada meta del alma

He llegado a creer esto, no porque personas cercanas a mí me hayan dicho algo halagador, sino porque creo en Bahá’u’lláh y en el mensaje espiritual que trae a la humanidad. Mis seres queridos, por importantes que sean, me confirman lo que Dios me dice. (Está claro que necesito oír el mensaje repetidamente, de múltiples formas.) No lo sabía en la infancia y no lo había reconocido plenamente, hasta ahora.

Esta lámpara, este tierno corazón, estaba indefenso al principio. Para no apagarse, la lámpara necesitaba protección, que el mentiroso que llevaba dentro intentó construir. Pero el corazón/lámpara ahora sabe que tiene su verdadera e infalible protección, que se encuentra en Las Palabras Ocultas. La palabra de Dios tiene el poder de curar, así que, que comience la curación.

Ahora, querido mentiroso, es hora de que te retires. Tu trabajo terminó hace mucho tiempo. En un momento fuiste el protector de mi corazón, pero hoy eres su carcelero. Gracias por tus primeros esfuerzos en mi nombre. Ya no te necesito. Ahora puedo manejar mi corazón puro y su extrañeza, con la ayuda de Bahá’u’lláh. Es hora de dejarlo brillar.

También podría interesarte

Una chica de ciudad inclinándose por la naturaleza
Espiritualidad

Una chica de ciudad inclinándose por la naturaleza

¿Por qué tenemos sueños buenos y malos?
Espiritualidad

¿Por qué tenemos sueños buenos y malos?

Ejercicio físico y espiritual: una vida equilibrada
Espiritualidad

Ejercicio físico y espiritual: una vida equilibrada


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.