Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Cómo detener la murmuración – mediante el ejemplo

Rezal Martinez-Gillies | Sep 4, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Rezal Martinez-Gillies | Sep 4, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Desde que escribí un artículo para BahaiTeachings.org sobre el chisme hace unos meses, la gente me ha preguntado cómo hacer para cambiar su forma de hablar por algo que se sienta más provechoso. 

En primer lugar, quiero reconocer que, aunque tengo muchas ideas y pensamientos sobre cómo se puede lograr esto - y hago todo lo posible para practicarlo - no soy perfecta de ninguna manera, y tengo un largo camino por recorrer para llegar a los ideales que tengo en mi corazón y en mi mente. Doy gracias a Dios por las virtudes de misericordia, paciencia y perseverancia, ¡porque las necesito todas!

Las enseñanzas bahá'ís no solo condenan la murmuración - ellas dicen que "…la murmuración apaga la luz del corazón y extingue la vida del alma".

Para los bahá'ís, Abdu'l-Baha, el hijo de Bahá'u'lláh y el responsable de la Fe tras el fallecimiento de su padre, sirve como el ejemplo perfecto y la personificación de estos ideales. Así que en lugar de compartir mis propias ideas sobre cómo lograr este objetivo, me encantaría compartir un recuerdo de Abdu’l-Bahá que leí recientemente en Lighting the Western Sky, un libro de Kathryn Jewett Hogensen sobre los primeros bahá'ís occidentales que realizaron su primer peregrinaje:

Una tarde durante la visita del grupo de febrero, May y otras dos mujeres estaban hablando entre ellas cuando May habló de forma negativa sobre "un hermano en la verdad". Abdu'l-Bahá estaba afuera atendiendo a los pobres y necesitados de Akka en ese momento y a su regreso llamó a Lua ante su presencia. Le informó que algo terrible que había sucedido, una creyente había hablado mal de una persona ausente. Se le dijo que se abstuviera de hablar de esto y que orara por ello. Esa noche en la cena, mientras May miraba a los ojos del Maestro, tales sentimientos de culpa y remordimiento la abrumaron que empezó a llorar: 'Poco después fuimos todos a cenar, y mi duro corazón estaba inconsciente de su error, hasta que, mientras mis ojos buscaban el amado rostro de Abdu'l-Bahá, encontré su mirada, tan llena de gentileza y compasión que me enamoré de su corazón. Porque de alguna manera maravillosa sus ojos me hablaron; en ese espejo puro y perfecto vi mi miserable ser y me puse a llorar. Él no se fijó en mí durante un tiempo y todos amablemente continuaron con la cena mientras yo estaba sentada en su adorada presencia borrando algunos de mis pecados con lágrimas. Después de unos momentos volteó, sonrió y dijo mi nombre varias veces como si me estuviera llamando a Él. En un instante una felicidad tan dulce invadió mi alma, mi corazón fue consolado con una esperanza tan infinita, que supe que Él me limpiaría de todos mis pecados'. Algunas lecciones no requerían palabras. [Traducción provisional]

Esta historia es muy poderosa para mí, porque muestra un ejemplo de cuán firme y aun así amoroso era Abdu’l-Bahá cuando se trataba de aplicar los principios bahá'ís. No señaló a May públicamente, el modo de resaltar los errores de los demás que parece ser tan común hoy en día. En cambio, fue paciente y cariñoso, y le permitió mirar en su propio corazón para descubrir que ella había cometido un error. 

Una vez que ella encontró ese punto sensible en su corazón, él no se lo echó en cara ni la hizo sentir peor. Él simplemente la amó y le permitió el tiempo que necesitaba para procesar y lamentar el dolor que había causado. Se sentó con ella en su desasosiego, dando a los demás el ejemplo de cómo amar de verdad a alguien para que se convierta en su mejor versión.

Mientras reflexiono sobre esta historia veo mucho de mí misma en May. Pienso en el momento actual, y en lo frecuente y fácilmente que podemos cometer este tipo de errores. Cuando los chismes y la murmuración representan la norma en el mundo, puede ser difícil darme cuenta de que lo estoy haciendo, y mucho menos que puedo causar un daño que no necesariamente puedo ver o sentir en el momento. En cambio, puedo quedar atrapada en el arrebato de esas hormonas que hacen que la murmuración parezca un deporte divertido, y en las fútiles creencias que ven el chisme como un medio para la amistad.

Al sentarme con alguien que ha trabajado en la capacidad de afinar la firmeza amorosa, se me brinda la oportunidad de notar y procesar mis propias equivocaciones. Hacer un cambio al corazón es mucho más poderoso que si alguien me señalara y me humillara, o peor aún, me avergonzara frente a los demás. Cuando la gente se siente avergonzada, se cierran y endurecen sus corazones, sin dejar lugar para la transformación o el cambio duradero. Cuando alguien que ha trabajado en la capacidad de afinar esta firmeza amorosa, ejemplifica esa cualidad para mí al sentarse conmigo y permitirme procesar, tengo el poder de comenzar ese mismo proceso, y me pongo en el camino de ejemplificarlo para mis amigos, mi familia y la comunidad en general. 

A través de estos pequeños pasos de observar, reflexionar y corregirme a mí misma cada día, me acerco mucho más a no murmurar, y eventualmente, sólo compartir cuando puede ser útil o de apoyo para mi crecimiento y el crecimiento de mi comunidad.

También podría interesarte

Vida

Necesitamos amigos, pero ¿cómo elegimos a los correctos?

Vida

Lo que la guerra me hizo a mí - y a todos nosotros

Vida

¿Puedo preocuparme por mi apariencia y seguir siendo espiritual?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.