Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Cómo el movimiento y la música pueden curar el trauma

Leila Harper | Jul 17, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Leila Harper | Jul 17, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Desde que comenzó la pandemia, he observado una tendencia de querer curar los traumas infantiles. Curiosamente, al mismo tiempo, la superación de los traumas también se ha convertido en el tema de múltiples conversaciones en mi comunidad.

Parece que muchas, muchas personas sufren las secuelas de algún tipo de trauma. Pero, ¿cómo podemos curar los traumas? Entendamos primero qué es un trauma, tal y como lo define la Asociación Americana de Psicología

… cualquier experiencia perturbadora que provoque miedo significativo, impotencia, disociación, confusión u otros sentimientos perturbadores lo suficientemente intensos como para tener un efecto negativo duradero en las actitudes, el comportamiento y otros aspectos del funcionamiento de una persona. Los sucesos traumáticos incluyen los causados por el comportamiento humano (por ejemplo, violaciones, guerras, accidentes industriales) así como por la naturaleza (por ejemplo, terremotos) y a menudo ponen en tela de juicio la visión que tiene el individuo del mundo como un lugar justo, seguro y predecible.

Sin embargo, lo que hace que algo sea profundamente perturbador o inquietante depende de la percepción que cada uno tenga del acontecimiento. Por ejemplo, para algunas personas la muerte de un ser querido puede ser gravemente traumática y durar muchos años, mientras que otras evitan ese impacto a largo plazo pasando por un proceso de duelo relativamente corto. Asimismo, algunos podrían celebrar una vida bien vivida, dependiendo de las creencias culturales o la fe de cada uno en relación con la muerte y el más allá.

Me gustaría compartir cómo curar el trauma a través del movimiento y la música me ha ayudado a superar el sufrimiento en mi vida. Para empezar, tal y como señalan las enseñanzas bahá’ís en esta charla que dio Abdu’l-Bahá en París:

Si sufrimos, es el resultado de las cosas materiales, y todas las pruebas y desgracias provienen de este mundo de ilusión.

Por ejemplo, un comerciante puede perder su negocio, y la depresión le sobreviene. Un trabajador es despedido, y la miseria aparece ante él. Un labrador tiene una mala cosecha, y la ansiedad llena su mente. Una persona construye una casa, que es consumida por el fuego hasta los cimientos, y de inmediato se queda sin hogar, arruinada y desesperada.

Todos estos ejemplos son para demostraros que las pruebas que nos surgen a cada paso, todos nuestros sufrimientos, penas, vergüenzas y dolores, nacen del mundo de la materia; mientras que el Reino Espiritual nunca nos causa tristeza. El individuo que vive con sus pensamientos puestos en ese Reino conoce la felicidad perpetua. Los males que toda carne hereda también pasan por él, pero sólo tocan la superficie de su vida; en lo más profundo de su ser está en calma y sereno.

Los traumas infligidos por el mundo material pueden producirse de muchas formas. Los acontecimientos inesperados como terremotos o conflictos armados pueden tener un efecto perjudicial desde el punto de vista financiero o emocional por la pérdida de bienes o seres queridos. Los acontecimientos traumáticos también pueden ser inducidos por el maltrato de un adulto mediante formas de abuso físico, emocional o mental. Piénsese incluso en el distanciamiento emocional de un padre demasiado ocupado para atender las necesidades del niño, demasiado intolerante con las acciones inaceptables o demasiado fastuoso a la hora de distraer al niño con diversiones.

Algunos de estos traumas pueden afectar negativamente a un individuo que revive las experiencias una y otra vez en relaciones hasta la edad adulta. Los traumas también pueden dar lugar a que una persona se vuelva adicta al alcohol, al sexo, a los opioides o al acoso. También hay pruebas de traumas intergeneracionales o multigeneracionales que se transmiten a través de nuestros genes, aunque este tema debe someterse a más investigaciones.

El trauma puede afectar a los individuos desde el punto de vista cognitivo, conductual, emocional o físico. Las respuestas cognitivas al trauma pueden manifestarse como ambigüedad, indecisión, imprudencia y despiste. Las respuestas conductuales pueden generar insomnio, neurosis, adicción o irritabilidad. Las reacciones emocionales pueden manifestarse en forma de depresión, ansiedad, conflictividad, fatalidad o inutilidad. Las respuestas físicas al trauma pueden incluso manifestarse como dolores de estómago, presión en el pecho, dolores de cabeza y quejas psicosomáticas. Estas reacciones pueden mantener a la persona en un estado de víctima cuando las circunstancias parecen abrumadoras o irreconciliables.

Las etapas de superación de un trauma se pueden vincular al trabajo de curación interna con el fin de seguir adelante. Reconocer que los sentimientos son válidos, compartir esos sentimientos con alguien y volver a una rutina normalizada son esenciales para la curación. El ejercicio es otra herramienta importante para sanar el trauma, ya que el movimiento físico abre las líneas de comunicación entre la mente y el cuerpo. Todos guardamos las experiencias de nuestros traumas en el cuerpo, que pueden adoptar la forma de diversas dolencias o enfermedades si no se abordan. Estas experiencias también se manifiestan en nuestras posturas, nuestra mirada, nuestra expresividad o nuestra seguridad en nosotros mismos.

Otra forma de terapia -el ejercicio emparejado con la música para curar las heridas internas- se ha convertido en una forma de terapia favorita para mí. Si tienes un trauma pasado sin curar, este tipo de modalidad de curación podría ser terapéuticamente digna de consideración.

El hecho de provenir de una familia centrada en la música posiblemente me ha dado una predisposición a amar la música simplemente por la música, pero también he aprendido que la conexión espiritual que la música establece con el alma ha demostrado ser terapéutica. Para mí, tomarse el tiempo para hacer cualquier tipo de movimiento a solas a través de la danza, el canto, la expresión creativa y, a veces, simplemente un entrenamiento intenso con varios tipos de música para adaptarse al estado de ánimo supone una forma excelente de superar traumas. Abdu’l-Bahá, el hijo y sucesor de Bahá’u’lláh, el fundador de la Fe Bahá’í, escribió: … en esta nueva época la Luz Manifiesta, [Bahá’u’lláh] en Sus Sagradas Tablas, ha proclamado explícitamente que la música, cantada o instrumental, es alimento espiritual para el alma y el corazón.

Esta analogía del «alimento espiritual» nos dice que podemos apoyarnos en la música para movernos y meditar, así como para resolver problemas mientras estamos conectados con nuestro yo intuitivo. Cuando hacemos ejercicio y nos movemos con música, la actividad y la música realzan el momento, liberan endorfinas, rejuvenecen el cuerpo y engendran alegría en nuestras almas y corazones. El ejercicio ayuda a equilibrar el sistema nervioso y a liberar ansiedades, mientras que la música invita al espíritu a elevarse a reinos más elevados de conciencia y experiencia.

RELACIONADO: ¿Puede la música despertar nuestra verdadera naturaleza?

Conscientes de que la mente es poderosa, hay que tener el debido cuidado para que los pensamientos negativos no destruyan nuestro bienestar. La lección a aprender: al entrar de lleno en tu cuerpo y tu alma a través del movimiento y la música, los traumas se curan, como indica claramente este pasaje de Abdu’l-Bahá en los escritos bahá’ís:

Gracias a Dios, tienes dos poderes: uno para emprender la curación física y el otro para la curación espiritual. Los aspectos relacionados con el espíritu del hombre tienen un gran efecto en su condición corporal… Por consiguiente, trata a los enfermos con ambos poderes. Los sentimientos espirituales tienen un efecto sorprendente en la curación de las dolencias nerviosas.

La combinación de movimiento corporal activo y música alegre y conmovedora puede tener un tremendo impacto en todo tu ser, y ayudar a liberar el trauma y el sufrimiento que has sufrido en tu vida.

También podría interesarte

Vida

Cómo criar a un niño con dificultades

Vida

Abrazando una identidad colectiva en tiempos de crisis

Vida

Haciendo que cada día sea el Día Internacional de la Amistad


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.