Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Cómo la muerte me ayudó a descubrir la fe bahá’í

Kim Mennillo | Abr 27, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Kim Mennillo | Abr 27, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

En el primer ensayo de esta serie de dos partes, describí cómo recibí tres señales espirituales significativas a lo largo de la primera parte de mi vida, sin darme cuenta de por qué.

¿Cuántas veces tiene uno que recibir una «bofetada en la cabeza», como suele decirse?

Mientras me recuperaba del cáncer, leí mucho sobre experiencias cercanas a la muerte (ECM), ya que mi propia mortalidad estaba obviamente en mi mente. Y he aquí que en uno de esos libros descubrí la fe bahá’í.

Era una novedad –la señal #4– ¡y me llamó la atención!

Investigué más leyendo Bahá’u’lláh y la Nueva Era y algunos otros libros bahá’ís de nuestra biblioteca pública. Inmediatamente me enamoré de los principios bahá’ís, pero ni mi marido ni yo imaginábamos que hubiera bahá’ís en Estados Unidos. Estaba cabizbaja.

RELACIONADO: Mi viaje de 40 años hacia la fe: encontrando a los bahá’ís

Pensándolo bien, debería haberme dado cuenta de que las historias de ECM tuvieron lugar en Estados Unidos, así que, por supuesto, había bahá’ís en este país. Pero, de algún modo, ese detalle se me escapó en aquel momento.

También me disgustó mucho que en mi clase universitaria sobre religiones del mundo nunca se mencionara la Fe bahá’í. Revisando mis libros de texto, la encontré mencionada, pero en un párrafo muy pequeño, descrita erróneamente como una «secta del Islam». Después de todo lo que había leído, supe inmediatamente que eso no era correcto. Afortunadamente, esos libros de la biblioteca aclararon el asunto, al igual que este pasaje de los escritos del Báb:

Da gracias a Dios, pues Él te ha ayudado generosamente en este Día, ha revelado para ti los versos claros de esta Tabla y te ha contado entre aquellas mujeres que han creído en las señales de Dios, Le han considerado su guardián, y son de las agradecidas.

La señal #5, y, por cierto, la única señal que nadie podía ignorar, era enorme. La letra de la canción «Señales» lo dice bien: «Señales, señales, en todas partes una señal, bloqueando el paisaje, dejándome boquiabierta».

Mi marido y yo celebramos el Día de la Tierra de 1990 paseando por los festejos del Parque de las Rosas de Whetstone, en Columbus (Ohio). Allí, en medio de aquel fragante jardín de rosas, había una caseta con una enorme pancarta vertical que nos tapaba la vista, pero ¿a quién le importaba? ¡Qué espectáculo para la vista! Una pancarta vertical en letras grandes y llamativas decía: FE BAHA’I DE COLUMBUS, OHIO.

Casi me caigo. Mi mano salió disparada y golpeó a mi marido en el pecho mientras gritaba alegremente: «¡Están aquí! Están en Columbus».

¡La mente completamente alucinada! Fue el mejor momento de nuestras vidas. Corrimos a aquel puesto para hablar con dos bahá’ís muy atónitos que respondieron cariñosamente a nuestras preguntas.

Ese mismo año, me habían regalado un dulcémele como regalo de cumpleaños y, a principios de la primavera de 1990, decidí que necesitaba tomar clases. Hablando con mi profesor de música durante una clase, me enteré de que él también sería mi profesor de anatomía y fisiología ese mismo otoño, cuando comenzara mi formación como masajista, así que teníamos en común la música y el masaje. Qué pequeño es el mundo. El profesor solía llevar a sus hijos pequeños a clase, así que una tarde llevé a mi hija pequeña para que jugara con ellos, pero no estaban. Le pregunté: «¿Dónde están tus hijos?». Me contestó: «Oh, están en una reunión bahá’í con su madre».

Bueno, ¡podrías haberme hecho caer con una pluma! ¿Este hombre no sólo era mi instructor de música y profesor de anatomía, sino que también era bahá’í? ¡vamos! ¡Mi signo #6! «Eso es otra cosa que me interesa», le dije entusiasmada. Le encantó oírlo y nos invitó a unas reuniones bahá’ís informales de introducción llamadas hogareñas en Westerville, Ohio.

Asistimos a unas cuantas reuniones entre abril y junio de ese año, obtuvimos respuesta a todas nuestras preguntas y conocimos a muchos amigos nuevos que nos aceptaron cariñosamente en la comunidad de fe y nos pusieron manos a la obra.

Vale, vale, Dios, ¡te oigo alto y claro! Mi marido Tom y yo nos convertimos bahá’ís el fin de semana del Día del Padre y pasamos a formar parte de la comunidad bahá’í de Columbus.

Así que, ¡todas estas señales! Definitivamente, Dios estaba tratando de llamar mi atención a través de 1) mi «pensamiento original» de revelación progresiva; 2) mi obstáculo de las náuseas matutinas para obtener mi maestría en educación cristiana; 3) el rostro de Abdu’l-Bahá apareciendo en una meditación guiada; 4) la Fe bahá’í revelada a mí en un libro sobre experiencias cercanas a la muerte; 5) un cartel; y 6) un profesor de música que también era bahá’í.

Supongo que algunas personas necesitan pruebas tangibles. Como dijo Abdu’l-Bahá en un discurso dio en Nueva York en 1912:

¡Alabado sea Dios! Vosotros habéis oído el llamado del Reino. Vuestros ojos están abiertos, os habéis vuelto hacia Dios. Vuestro propósito es el beneplácito de Dios, el entendimiento de los misterios del corazón y la investigación de las realidades. Debéis esforzaros día y noche para adquirir los significados del reino celestial, para percibir los signos de la Divinidad y adquirir la certeza del conocimiento comprendiendo que este mundo tiene un Creador, un Vivificador un Proveedor, un Arquitecto. Debéis conocer esto a través de pruebas y evidencias y no mediante los sentidos, no, más bien por medio de argumentos decisivos y visión real, es decir, visualizándolo con tanto claridad como el ojo exterior contempla el sol. De esta forma podréis contemplar la presencia de Dios y lograr el conocimiento de las santas y divinas Manifestaciones.

Debéis llegar al conocimiento de las divinas Manifestaciones y de Sus enseñanzas a través de pruebas y evidencias. Debéis quitar los sellos de los misterios del Reino supremo y volveros capaces de descubrir las realidades intrínsecas de las cosas. Entonces seréis las manifestaciones de la merced de Dios y verdaderos creyentes, firmes y constantes en la Causa de Dios.

Pero espere, ¡hay más! Más tarde, cuando trabajaba para el servicio de distribución de libros bahá’ís, encontré un libro con una cronología de acontecimientos bahá’ís destacados por mes, día y año. Curiosa por saber si había ocurrido algo importante el día en que yo nací, lo comprobé y… ¡lo ha adivinado! El 28 de julio de 1955, siete bahá’ís fueron martirizados en el pueblo de Hurmuzak, Irán. Una persona sobrevivió, contó la historia a otros y se escribió el libro Siete mártires de Hurmuzak sobre ese día devastador.

RELACIONADO: ¿Qué se necesita para ser bahá’í?

En el fondo de mi mente, recordé que alguien me había dicho que el nombre de Bahá’u’lláh debería ser lo primero que se susurrara al oído de un recién nacido, y entonces caí en la cuenta. Otra señal, #7, y ciertamente una señal de gran humildad. Mi mente daba vueltas mientras me preguntaba si era posible que, mientras esas siete almas volaban hacia el otro mundo y yo entraba en éste, al menos una de ellas me hubiera dicho el nombre de Bahá’u’lláh.

Este pensamiento aleccionador me hace pensar que tal vez he sido bahá’í desde el primer día de mi vida, sólo que he tardado 35 años en darme cuenta de ello. Ahora que lo pienso, tal vez, como Abdu’l-Bahá insinúa aquí, esa fue la primera señal:

De entre toda la humanidad, Él os ha elegido a vosotros, y vuestros ojos han sido abiertos a la luz de la guía, y vuestros oídos han sintonizado con la música de la Compañía de lo alto; y, bendecidos por abundante gracia, vuestros corazones y almas han nacido a una nueva vida.

También podría interesarte

Rendirse cuentas y pedir perdón
Espiritualidad

Rendirse cuentas y pedir perdón

Déjà Vu: ¿los sueños predicen el futuro?
Espiritualidad

Déjà Vu: ¿los sueños predicen el futuro?

Mi búsqueda por la unidad y un camino hacia la paz
Espiritualidad

Mi búsqueda por la unidad y un camino hacia la paz


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.