Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Cultura

Construyendo comunidad a pesar de la gentrificación

Makeena Rivers | Jul 28, 2019

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Makeena Rivers | Jul 28, 2019

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Durante años, la comunidad bahá’í de Brooklyn ha buscado formas significativas para construir unidad y justicia en su barrio.

La ciudad de Nueva York atrae a personas de todo el país y del mundo, así como el barrio Bedford-Stuyvesant de Brooklyn, conocido como Bed-Stuy, atrae a muchos jóvenes como yo que vienen a vivir allí. Muchos de los adultos jóvenes que conozco viven en Bed-Stuy y son parte de la comunidad bahá’í.

Aquí, las personas se reúnen para orar en las casas de los demás, organizan fiestas vibrantes en los días sagrados y construyen relaciones amorosas con otras personas de orígenes amplios y variados. Los bahá’ís en Bed-Stuy intentan pensar constantemente en cómo pueden servir a las personas que los rodean y contribuir a mejorar su barrio.

‘Abdu’l-Bahá, el hijo de Bahá’u’lláh, el fundador de la Fe Bahá’í, dijo:

«Y el honor y distinción de la persona consisten en que, de entre toda la muchedumbre del mundo, se convierta ella en una fuente de bien social. ¿Hay merced concebible mayor que ésta, que el hecho de que una persona, mirando dentro de sí, encuentre que por medio de la gracia confirmadora de Dios se ha convertido ella en la causa de la paz y bienestar, de la felicidad y adelanto de sus congéneres? No, por el verdadero Dios, no hay mayor bendición, ni delicia más completa.» – Abdu’l-Bahá, El Secreto de la Civilización Divina, pág. 14.

Muchos de mis amigos bahá’ís viven en barrios en proceso de gentrificación. En Nueva York, el mercado de inmobiliario es difícil, pero la enorme cantidad de empleos y sueños por alcanzar atraen a los jóvenes a este lugar. La gentrificación traslada a aquellas personas de clase media alta o más adineradas dentro de los barrios, mientras desplaza a los residentes negros y de otras razas a medida que aumenta el costo de vida. Si bien las empresas como Starbucks o Whole Foods juegan un papel importante, los residentes recién llegados también tienen un papel al mantener la gentrificación. Muchos de mis amigos en la comunidad bahá’í, aunque son racialmente diversos, todavía forman parte del proceso de gentrificación.

Los esfuerzos bahá’ís de construcción de comunidad tienen como objetivo fomentar el progreso material y espiritual de la humanidad. Si bien muchos de los temas discutidos en los materiales que estudiamos con niños, jóvenes y adultos se centran en conceptos espirituales, otras actividades emergen de una cultura rica, la cual surge cuando las personas se reúnen, oran y tratan de buscar verdades espirituales juntos. La Fe Bahá’í defiende la justicia y la disminución del racismo, entonces, ¿cómo pueden prosperar los esfuerzos por construir comunidad a pesar de la gentrificación? ¿Cómo podemos defender la participación universal si las personas están siendo constantemente desplazadas de sus comunidades?

Ahora, para que las personas con un estatus socioeconómico más bajo puedan permanecer en lugares como Bed-Stuy, donde los jóvenes se están mudando a tasas más altas y más rápidas, es necesario centrarse en apoyar leyes de vivienda más justas, proteger los negocios locales de personas negras y de otras razas, y rechazar una cultura que desplaza a los residentes de sus propias comunidades.

En un esfuerzo por comenzar a lograr un cambio positivo en Bed-Stuy, algunos de mis amigos comenzaron a asistir a sus reuniones comunitarias. Pensar en formas de construir comunidad como un recién llegado puede ser complicado. Los bahá’ís creen que para que la humanidad progrese, tanto las necesidades materiales como espirituales de la humanidad necesitan ser atendidas. Además, los bahá’ís no creen que van a llegar a una comunidad y, como si fueran de alguna manera los salvadores, resolver milagrosamente todos los problemas que enfrentan las personas:

«El desarrollo es un proceso que debe beneficiar y aprovechar los talentos de todos. La universalidad que infunde la nueva agenda de desarrollo global y el espíritu de una causa común reflejan un compromiso creciente con la premisa de que cada miembro de la familia humana no solo tiene derecho a beneficiarse de una civilización global próspera, sino también tiene la capacidad de contribuir a su construcción. Una capacidad de este tipo se define no solo por el potencial para alcanzar objetivos, sino también por la determinación para tomar las acciones necesarias.» – Comunidad Internacional Bahá’í, 14 de marzo de 2016 [Traducción de Cortesía].

Un recién llegado no podría conocer lo que necesita una comunidad, pero alguien que tenga más experiencia puede compartir percepciones valiosas. Al tratar de asociarnos con nuestros nuevos vecinos, debemos implementar la sabiduría que es compartida con nosotros. Una parte de esto podría ser simplemente apoyar a quienes corren el riesgo de ser desplazados por razones financieras y encontrar maneras de dar de manera inteligente y conscientemente.

Con suerte, no se permitirá que la gentrificación prospere con el tiempo, la cultura no desaparecerá y la genuina unidad y diversidad florecerán. Incluso para aquellos que han evitado exitosamente contribuir a la gentrificación, todavía existe el desafío de crear una sociedad que se libere de esas vulnerabilidades a causa de la desigualdad.

Todavía hay mucho que aprender y mucho por recorrer, pero si trabajamos seriamente en el fortalecimiento de la justicia y el amor que debemos tener los unos con los otros, todos los sistemas podrán cambiar.

También podría interesarte

Cultura

Revivamos nuestro compromiso con la democracia

Cultura

Médicos comparten lo que los ayuda a mantenerse fuertes frente a COVID-19

Cultura

Cómo la culpa impide el cambio


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.