Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Cultura

Coronavirus: ¿Calamidad o Providencia?

Simon Ward | Abr 22, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Simon Ward | Abr 22, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Mientras escribo, la pandemia de coronavirus se aproxima a su pico aquí en el Reino Unido y está arrasando con el resto del mundo. Mi familia pasó de poder comprar lo que quería, cuando lo quería, a tener que planear los viajes de compras con mucho cuidado, con la mente bien puesta en la seguridad personal y en conseguir las provisiones que necesitamos. Se siente extraño e irreal cómo nuestras vidas han cambiado dramáticamente en cuestión de días.

Social distancing in front of Sainsbury's Wood Green, London, during the Coronavirus pandemic. 26 March 2020.
 Distanciamiento social frente a Sainsbury’s Wood Green, Londres, durante la pandemia del Coronavirus. El 26 de marzo de 2020.

Esta crisis ha tenido un efecto castigador en mí. Ahora tengo una idea de lo que la generación de mis padres pasó durante la Segunda Guerra Mundial y el subsiguiente racionamiento de alimentos. Nosotros todavía podemos comprar más o menos lo que necesitamos, aunque tengamos que esperar un día o dos por algunas cosas. Mi madre me dice que después de la guerra le dieron un plátano para comer y no pudo reconocer lo que era.

«Las tribulaciones continuarán asaltando a la humanidad mientras las viejas estructuras alrededor de nosotros se muestren cada vez más incapaces de encontrar respuestas a nuestros problemas»

Puedo imaginarme cuáles son algunas de las tensiones que experimentan muchos millones de personas en otras partes del mundo, para las que incluso las necesidades más básicas son difíciles de conseguir, y cuyos hijos se van a dormir con hambre. Estas percepciones me hacen sentir un poco avergonzado de lo complaciente que me he vuelto, de lo mucho que doy por sentado, y de lo fácil que es mi vida comparada con casi todas las demás que han existido a lo largo de la historia. 

Bahá’u’lláh, el profeta-fundador de la Fe bahá’í, dijo: «¡Oh Hijo del Hombre! Mi calamidad es Mi providencia, aparentemente es fuego y venganza, pero por dentro es luz y misericordia. Apresúrate hacia ella para que te conviertas en una luz eterna y un espíritu inmortal. «. Las tribulaciones continuarán asaltando a la humanidad mientras las viejas estructuras alrededor de nosotros se muestren cada vez más incapaces de encontrar respuestas a nuestros problemas. Pero estas pruebas, estoy descubriendo, me ayudan a despertar de mi autocomplacencia y me recuerdan mi deber de participar en el destino del mundo. No podemos tener éxito sin la ayuda de todos.   

Compradores con máscara médica y guantes de protección saliendo del supermercado con el carrito de compras lleno en Belgrado, Serbia. 29 de marzo de 2020.

En momentos como estos todos nos sentimos más temerosos y vulnerables, y aunque estos sentimientos pueden manifestarse en compras de pánico y otros actos egocéntricos, nuestros corazones también comienzan a abrirse a consideraciones más profundas. El valor superficial del materialismo se revela. He escuchado la palabra «unidad» mencionada más a menudo en las redes sociales por comentaristas, líderes religiosos y políticos en las últimas semanas que en toda la última década. 

También vemos lo mejor de la humanidad manifestándose ante nosotros: mentes dotadas trabajando día y noche para desarrollar vacunas o tecnología de ventilación, médicos y enfermeras valientes atendiendo a los enfermos, vecinos ayudándose unos a otros, trabajadores dedicados manteniendo llenos los estantes de comida. La gente siente y responde en diferentes niveles a la efusión espiritual provocada por esta crisis.

Abdu’l-Bahá, el hijo de Bahá’u’lláh, dijo: «Las pruebas son favores de Dios, por lo que debemos estarle agradecidos. Las penas y las desgracias no nos vienen por casualidad; la Misericordia Divina nos las envía para nuestro perfeccionamiento«.

El coronavirus puede sentirse como la venganza de Dios, pero a pesar del miedo y la pérdida que conlleva, también podemos verlo como un signo de crecimiento por venir.  Eventualmente el coronavirus será una cosa del pasado, y tal vez miremos hacia atrás y veamos cómo nos ayudó a avanzar hacia la unidad mundial como parte de esta era de despertar espiritual, predicho por Bahá’u’lláh y otras manifestaciones de Dios.

También podría interesarte

La bendición de un padre: cómo me convertí en bahá'í
Cultura

La bendición de un padre: cómo me convertí en bahá'í

Un Planeta. Un Pueblo. Unidos por una cadena de oración
Cultura

Un Planeta. Un Pueblo. Unidos por una cadena de oración

Cómo aprovechar la gran energía de la juventud para el cambio social
Cultura

Cómo aprovechar la gran energía de la juventud para el cambio social


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Ponte en contacto con los Bahá’ís de tu comunidad