Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Conoces el momento en la vida en el que empiezas a salir de una prueba espiritual muy difícil, y empiezas a ver la luz al final del túnel, aunque todavía estás luchando con la prueba?

Es exactamente por eso que inicialmente escribí esta canción, “Across the Sky”. Es extraño, aunque aunque la escribí y la canté, no entendí completamente su significado hasta que ocurrió una tragedia.

Esto es lo que ocurrió: Cuando terminé de escribir y cantar “Across the Sky” sentí que la canción necesitaba un video. Mientras pensaba en ello, solo podía visualizar gente corriendo libremente debido a la letra de la canción “Now I’m running across the sky (Ahora corro a través del cielo)”.

Luego vi la noticia sobre un hombre negro desarmado que murió mientras corría, y de repente me sentí obligado a hacer el video de mi nueva canción y dedicárselo a él. En solo un momento la canción pasó de ser una idea abstracta sobre el crecimiento espiritual a un homenaje muy específico a Ahmaud Arbery, el corredor que fue asesinado injustamente en Georgia.

En el video, decidí que quería ver afroamericanos corriendo. Es sencillo. Pero también quería mostrar el tipo de libertad que todos los seres humanos deberían disfrutar, que tantos blancos dan por sentado en América del Norte. La libertad de no ser linchado. La libertad de no ser perfilado y perseguido por la policía. La libertad de no recibir balas de goma y gas lacrimógeno y de no tener una rodilla aplastando mi cuello. Libertad.

Como bahá’í y como hombre blanco, sentí que este video era lo menos que podía hacer.

Tan pronto terminé de producir el video, la horrible muerte de George Floyd tomó lugar en Minneapolis, provocando una avalancha de manifestaciones diarias en todo el mundo. La gente está enfadada, y con razón. Esa ira y ese dolor se han multiplicado a medida que el coronavirus ha añadido estrés a las vidas de muchos de nosotros, especialmente de las personas de color afectadas desproporcionadamente por la enfermedad. Además, hemos sido testigos del rápido declive de la economía, con 40 millones de norteamericanos que han perdido sus trabajos.

Como bahá’í, no creo que todo esto sea en vano y sin propósito. Creo que las flores más hermosas y los frutos más abundantes brotarán inevitablemente de este caos. Los bahá’ís han trabajado por este tipo de armonía y unidad entre razas desde el inicio de la Fe bahá’í, y aunque parezca difícil de entender en este momento, y se sienta imposible de imaginar, las enseñanzas bahá’ís dicen que lo que los Estados Unidos y el mundo entero necesitan en este momento es unidad y amor. Abdu’l-Bahá escribió:

Si realmente deseáis amistad con todas las razas de la tierra, vuestro pensamiento, espiritual y positivo, se difundirá; se convertirá en el deseo de otros, fortaleciéndose cada vez más, hasta alcanzar la mente de todos los seres humanos. ¡No desesperéis! Trabajad con tesón. La sinceridad y el amor conquistarán al odio.

Si no podemos lograr esta amorosa unidad de manera cooperativa, entonces tal vez lleguemos allí a través de la poda del Gran Jardinero.

Por ahora, resolvamos cada uno de nosotros hacer nuestro propio esfuerzo supremo en la curación de la relación entre las comunidades blanca y negra.

0 Comentarios

characters remaining