Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Cuando la vida no marcha como planeaba

Susan Gammage | Feb 17, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Susan Gammage | Feb 17, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Mientras estudiaba los escritos bahá’ís esta mañana me encontré con la siguiente cita de Bahá’u’lláh, el fundador de la Fe bahá’í:

Si recorrieras las páginas del Libro de la Vida, ciertamente, descubrirías aquello que disiparía tus penas y disolvería tu angustia.

He escudriñado MUCHO los escritos bahá’ís a lo largo de mis 40 años como bahá’í y, sin embargo, hoy no recuerdo nada que pueda disipar las penas y angustias que me han perseguido este último año. 

RELACIONADO: Cómo ser positivo en tiempos difíciles

Tratando de encontrar alivio, empecé a escribir en un diario todas las cosas que recordaba de las enseñanzas bahá’ís: 

  • Las pruebas de la vida tienen un propósito: acercarme a Dios y desarrollar las virtudes que necesitaré en la otra vida;
  • este mundo se acaba en un abrir y cerrar de ojos, y en la vida venidera no tendré los problemas que tengo ahora;
  • habrá justicia y compensación por lo que he sufrido;
  • y el plan de Dios está mucho más allá de mi comprensión. 

Entonces, pensé, ¿por qué esto no basta para disipar mis penas y disipar mi angustia?

Mientras reflexionaba sobre todo esto, rápidamente me di cuenta de que solía buscar la fórmula para una vida mejor en los lugares equivocados. Primero recurrí al materialismo, pensando que si conseguía la educación y el trabajo adecuados, compraba una casa, invertía en cosas sólidas y contrataba un seguro de vida que me protegiera en los momentos difíciles, seguramente podría protegerme a mí y a mi familia. 

Cuando eso no funcionó, pensé que si tenía el esposo perfecto y los hijos perfectos, podría vivir la vida de Hollywood/Hallmark que veía en la televisión. 

Cuando eso no funcionó, recurrí a las adicciones, al divorcio, a la terapia y a la recuperación, siempre creyendo que había algo ahí fuera que, si me esforzaba lo suficiente, me daría la vida que creía merecer y querer como recompensa por haber hecho todo lo correcto.

Entonces encontré la Fe bahá’í, me sumergí en actividades comunitarias y potencié mi servicio, pensando que eso funcionaría. Eso sí, amontoné todo esto en mi vida actual, una acción tras otra, hasta que todo se vino abajo y me agoté tratando de hacerlo todo a la perfección, en mi intento de ser la bahá’í perfecta y triunfar espiritualmente donde había fracasado materialmente. 

Afortunadamente, finalmente encontré este pasaje de los escritos de Abdu’l-Bahá, hijo y sucesor de Bahá’u’lláh, y me ha dado un gran consuelo:

… porque este mundo terrenal es estrecho, oscuro y aterrador, el descanso es inimaginable y la felicidad es realmente inexistente, todo el mundo está atrapado en la red de la tristeza, y está día y noche esclavizado por la cadena de la calamidad; no hay nadie que esté del todo libre o en reposo de la pena y la aflicción. Sin embargo, como los creyentes de Dios se vuelven hacia el mundo ilimitado, no se deprimen ni entristecen mucho por las calamidades desastrosas –hay algo que les consuela… [Traducción provisional de Oriana Vento]

Esto me enseñó que mi antigua visión del mundo se basaba en premisas falsas y me obligó a reexaminar las creencias y los motivos subyacentes a mi comportamiento. Tuve que aprender a aceptar la vida en sus propios términos y recordar que este mundo es un lugar duro para vivir. La vida de todos tiene penas y nadie está libre del dolor o la aflicción. En cierto modo, esto fue un alivio, porque significaba que no estaba mal por no haber encontrado la llave correcta para la puerta de una vida perfecta, y que no estaba siendo castigada por Dios por alguna infracción imaginaria. 

RELACIONADO: Por qué sufrimos: Nada que valga la pena es fácil

Gracias a reflexiones como esta, que reafirman la vida, adoro recurrir a los escritos bahá’ís cada mañana y cada noche. Como sugiere el pasaje anterior, encuentro mucho consuelo en esos hermosos escritos, exactamente cuando necesito oírlo. Abdul-Bahá me dio una llave para desentrañar los misterios de la vida, y como es una fuente espiritual en la que confío plenamente, utilicé esa llave para liberarme del pasado.

He aprendido que cuando cambio mis hábitos de pensamiento y mi forma de actuar en el mundo, para ajustarme a una nueva manera de vivir, soy mucho más feliz, aunque tenga menos materialmente. Estoy encontrando nuevas formas de construir comunidad y servir a la humanidad, esta vez permitiendo que mi movimiento y mi quietud estén totalmente dirigidos por Dios, en lugar de estar dirigidos por los falsos dioses y gurús que había seguido en el pasado. Incluso cuando veo que la vida no marcha como la planeaba, ¡estoy agradecida!

También podría interesarte

El silencio: la parte más importante de la comunicación
Vida

El silencio: la parte más importante de la comunicación

Tecnología, contacto y nomofobia: ¿estamos sobreconectados?
Vida

Tecnología, contacto y nomofobia: ¿estamos sobreconectados?

Mis retos en el Día de la Independencia de Estados Unidos
Vida

Mis retos en el Día de la Independencia de Estados Unidos


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Ponte en contacto con los Bahá’ís de tu comunidad