Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Cuando llegan las lluvias: la mayor difusión de servicio

David Langness | Dic 16, 2019

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Dic 16, 2019

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Finalmente, llovió. Después de un largo período de sequía de seis meses, todo el fin de semana pasado las nubes derramaron su generosidad, y los arroyos, riachuelos y ríos la recibieron, tan agradecidos que comenzaron a cantar sus antiguas canciones.

En California tenemos un ciclo húmedo y seco cada año. Las lluvias cesan en algún momento de la primavera y por lo general no comienzan de nuevo hasta el otoño o incluso a principios del invierno. Por lo tanto, la soleada California tiene una desventaja, ya que normalmente pasa seis meses o más sin agua que le dé vida desde los cielos.

Como todos los climas mediterráneos, que se dan en los bordes occidentales de todos los continentes en las latitudes de los caballos, una cresta subtropical hace que los veranos sean calurosos y secos y los inviernos suaves y húmedos.

Durante la estación seca suceden cosas dramáticas: sequías, incendios forestales, la muerte de bosques enteros a causa de los escarabajos de corteza. Los arroyos, riachuelos y ríos disminuyen o desaparecen. Las cascadas dejan de caer. Los árboles se inclinan, débiles y sedientos, rogando nubes inexistentes para beber. El chaparral pasa de ser de un verde sano y hermoso a un marrón sereno y reseco. Las flores se marchitan. Los animales se desplazan hacia los remanentes de agua o perecen. La suciedad se seca y se convierte en polvo. En el calor y el sol implacable, todos observan los cielos azules, deseando, rezando, esperando.

La llegada de las lluvias cambia todo eso. Los árboles polvorientos se paran derechos y giran sus hojas y agujas hacia el cielo, recién limpios, felices y saciados. La temporada de incendios termina, todos anhelan. Pequeños brotes verdes optimistas salen del suelo. Las ranas cantan para celebrar su milagroso resurgimiento, renaciendo de la misma tierra después de un largo período de latencia. La gente se regocija, algunos de los espíritus más libres entre ellos, bailan y cantan bajo la lluvia, mojados y felices. Un suspiro colectivo de alegría y alivio parece surgir también de la flora, la fauna y los agricultores.

Como lo expresan los escritos bahá’ís, cuando llueve todo ser viviente parece querer dar las gracias “…las saturadas nubes de Tu generosidad que hacen caer en abundancia sus dones sobre la esencia de todas las cosas creadas…” – Abdu’l-Bahá, Selecciones de los Escritos de Abdu’l-Bahá, pág. 18.

En las culturas antiguas e indígenas, los rituales por la lluvia rezaban y danzaban para que esta cayera, y luego la celebraban cuando llegaba, agradeciendo al Creador por Su generosidad. Pocas personas siguen participando en esos rituales, pero la próxima vez que llueva, tal vez quieras encontrar una manera de expresar tu gratitud por aquel líquido que nos da vida.

Me sorprendió este fin de semana, mientras caminaba en el glorioso regalo de la lluvia de Dios, que la tremenda abundancia de vida que da el agua al caer simboliza algo aún más grande:

Ahora se descargan las nubes de la munificencia, y las dádivas del amoroso Señor están claramente manifiestas; pues ha sido iluminado tanto el mundo visible como el invisible, el Prometido ha venido a la tierra y ha resplandecido la belleza del Adorado.

Salutaciones, bendiciones y bienvenida a aquella Realidad Universal, aquella Palabra Perfecta, aquel Libro Manifiesto, aquel Esplendor que ha amanecido en el más alto cielo, aquella Guía de todas las naciones, aquella Luz del mundo, el ondulante océano de Cuya abundante gracia ha inundado a toda la creación, de modo tal que sus olas han lanzado sus brillantes perlas sobre las arenas de este mundo visible. – Ibid., pág. 61.

Las enseñanzas bahá’ís comparan la lluvia con la revelación:

Entre las bondades de Dios se halla la revelación. De ahí que la revelación sea progresiva y continua. Nunca cesa. Es necesario que la realidad de la Divinidad con todas sus perfecciones y atributos se vuelva resplandeciente en el mundo humano. La realidad de la Divinidad es como un océano infinito. La revelación puede compararse con la lluvia. ¿Pueden ustedes imaginar la desaparición de la lluvia? En la superficie de la tierra, en alguna parte, siempre está lloviendo. – Abdu’l-Bahá, La promulgación a la paz universal, pág. 373.

¿Llueve sólo una vez y nunca más? No, incluso después de una larga sequía, la Tierra recibe la recompensa continua de la lluvia, así como la humanidad recibe la recompensa continua de la revelación:

…debemos seguir y adorar las virtudes reveladas en los Mensajeros de Dios – sea en Abraham, Moisés, 167 Jesucristo u otros Profetas – pero no debemos adherirnos a la lámpara ni adorarla. Debemos reconocer el sol, no importa desde qué punto de alborada brille – sea éste el mosaico, el abrahámico, o cualquier otro punto personal de orientación – porque somos amantes de la luz solar y no de la orientación. Somos amantes de la luz y no de las lámparas y candelas. Somos buscadores de agua, no importa de qué roca mane. Necesitamos la fruta que haya madurado en cualquier huerto. Anhelamos la lluvia, no importa qué nube la derrame. – Abdu’l-Bahá, La promulgación a la paz universal, pág. 166.

No importa qué nube derrame la lluvia, dijo Abdu’l-Bahá, obviamente sugiriendo que la sed del alma puede ser igualmente saciada con el agua de vida de todas las revelaciones:

La gracia de Dios es como la lluvia que desciende del cielo: el agua no está circunscrita a limitaciones de forma, mas según el lugar en que cae adquiere limitaciones –dimensiones, aspecto, forma– de acuerdo con las características del lugar. En un estanque cuadrado, el agua que previamente no estaba restringida se convierte en un cuadrado; en un estanque de seis lados, se transforma en un hexágono; en un estanque de ocho lados, en un octágono y así sucesivamente. La lluvia en sí misma no tiene geometría, ni límites, ni forma, pero adquiere una forma u otra según sean las características del recipiente. De igual modo, la Santa Esencia de Dios nuestro Señor es ilimitada, inmensurable, pero Su gracia y Su esplendor se vuelven fi nitos en las criaturas debido a sus limitaciones… – Ibid., pág. 217.

Así que la próxima vez que llueva, vaya afuera y mójese. Como un niño, salta en un charco sólo por diversión. Vuelve el rostro hacia el cielo, y deje que la lluvia de justicia limpie sus miedos. Sé alegre, feliz e hidratado. Inhala el aliento exhalado de la Tierra mientras recibe el divino torrente de agua deliciosa. Piense en lo que la lluvia del Creador significa para su alma, y deléitese con el aguacero de ese diluvio espiritual.

También podría interesarte

Espiritualidad

Cómo creen los bahá'ís que podemos lograr la unidad mundial

Espiritualidad

El impacto social de las reuniones de oración

Espiritualidad

Cómo las enseñanzas de las religiones me están ayudando a construir mi carrera


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.