Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

Cuando papá aceptó una nueva religión

Barron Harper | Ago 19, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Barron Harper | Ago 19, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

En enero de 1967, cuando mi padre escribió que había aceptado la religión bahá’í, me sentí completamente desconcertado. ¿Qué era esta nueva religión de la que nunca había oído hablar y por qué mi padre se había unido a ella?

Cuando me dijo que Bahá’u’lláh, el fundador de la fe bahá’í, era el último profeta de Dios, estuve seguro de que tenía algo que ver con el hecho de que Cassius Clay se uniera a la Nación del Islam y cambiara su nombre por el de Muhammad Ali. Me quito el sombrero ante él. Pero en aquel momento, mis sospechas estaban despertadas. Además, yo pensaba que Cristo era el único camino.

Algún tiempo después, ese mismo año, me puse en contacto con bahá’ís para informarme mejor, y acudí a una reunión en casa del director general de la planta de moldeado de Chrysler en Kokomo, Indiana. Tras recibir una calurosa bienvenida, me sorprendió comprobar que la reunión estaba racialmente integrada. Hasta entonces, nunca había experimentado la integración en ninguna iglesia o reunión espiritual.

RELACIONADO: Lo que mi «sí» a Bahá’u’lláh significa para mi «sí» a Jesús

¿Por qué era importante la integración? Bueno, pasé parte de mi infancia en Odessa, Texas, que en la década de 1950 estaba segregada de tal manera que los afroamericanos, los hispanos y los blancos por lo general sólo se encontraban en el centro de la ciudad. Por lo demás, cada grupo tenía sus propios barrios, restaurantes y escuelas, y rara vez cruzaban las líneas que los separaban.

Cuando mi madre nos trasladó a Dallas, recuerdo haber visto carteles de baños, restaurantes y fuentes de agua separados. Como era precoz, tuve que comparar sus baños y fuentes de agua con los de los blancos. En los tranvías, los negros iban sentados en la parte de atrás. Recuerdo que enfadé a un conductor de tranvía al plantarme con 6 años en la parte de atrás, entre los negros. Me picaba la curiosidad. 

Pasaron 15 años y, los domingos, mi mujer y yo íbamos a la Iglesia del Nazareno del este de Fort Worth. Un domingo, durante la oración de invocación, salí del auditorio, me dirigí al despacho del pastor, cogí una guía telefónica y llamé a un número bahá’í.  Mi curiosidad por la Fe bahá’í se reavivó y de nuevo me encontré con reuniones bahá’ís integradas. Convencido de que una religión que atraía y aceptaba a todas las religiones y, en consecuencia, a todos los pueblos, tenía que ser verdadera, me hice bahá’í. Después de todo, podía darme de baja en cualquier momento.

Pronto comprendí que los bahá’ís creen en un Dios, una religión y una humanidad.

Por una religión, las enseñanzas bahá’ís entienden que Dios ha manifestado Su luz a través de una sucesión de mensajeros a la humanidad. Sus venidas permiten a los pueblos llevar adelante una civilización en constante progreso. Entre estas «manifestaciones» se encuentran Abraham, Krishna, Moisés, Buda, Cristo, Muhammad, el Bab y Bahá’u’lláh. Los pueblos indígenas también tuvieron sus profetas y mensajeros, explican las enseñanzas bahá’ís. Las mayores pruebas de sus revelaciones son sus vidas, sus enseñanzas y sus frutos.

Me pareció que este concepto proporciona otra forma de ver la trinidad: Los rayos (Espíritu Santo) del sol (Dios) se reflejan en los espejos (mensajeros). Por eso, en Juan 14:10, Cristo proclamó: «... Yo no hablo por mí mismo, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras» –diciendo a los judíos que él era el revelador de la Palabra de Dios. 

En aquel momento, los dirigentes judíos no podían comprender la verdad de la relación de Cristo con Dios. Le acusaron de blasfemia, pensando que se igualaba a Dios. Cuando intentaron matarlo, él respondió:

El Hijo no puede hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre. …

Porque yo no he hablado por mí mismo, sino que el Padre que me envió me dio mandamiento de lo que he de decir y de lo que he de hablar.

Aprendí que Cristo nunca afirmó ser Dios. Más bien restauró la luz de la revelación de Dios al pueblo judío como su Mesías. Más tarde, cuando Dios fue declarado trino en el Concilio de Nicea en 325 d.C., Cristo fue proclamado a partir de entonces por la iglesia como Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.

Sí, los bahá’ís creen que Cristo era el hijo de Dios, pero simbólicamente y no literalmente.

Así pues, las enseñanzas bahá’ís afirman que existe una única religión, revelada a través de una sucesión de grandes maestros. Lo cual, en parte, es la razón por la que las religiones madre siempre han rechazado la siguiente religión nacida en sus culturas. Como sus expectativas proféticas eran erróneas, la historia demuestra que cada mensajero y sus primeros seguidores fueron perseguidos por la cultura matriz antes de que sus enseñanzas fueran aceptadas gradualmente.

Más tarde encontré notables promesas del regreso de los profetas en las escrituras de todas las religiones:

En el hinduismo, de Krishna hace 5.000 años en el Bhagavad-Gita:

Sabe esto, oh príncipe. Que cuando el mundo decaiga en virtud y rectitud, y el vicio y la injusticia suban al trono, entonces vendré yo, el Señor, y me mezclaré como un hombre entre los hombres. Entonces, por el poder de mi palabra, restablezco la virtud y la rectitud. Muchas veces he venido y muchas veces volveré.

Del Budismo:

No soy el primer Buda que vino a la Tierra, ni seré el último. A su debido tiempo, surgirá otro Buda en el mundo: un Santo, un iluminado supremo, dotado de sabiduría en la conducta, auspicioso, conocedor del universo, líder incomparable de los hombres, maestro de ángeles y mortales.

En el judaísmo, se encuentra en Deuteronomio 33:1-2:

Esta es la bendición con que Moisés, varón de Dios, bendijo a los hijos de Israel antes de su muerte. Y dijo: El Señor vino del Sinaí, y se levantó de Seir hacia ellos; resplandeció del monte Parán, y vino con diez mil santos; de su diestra salió una ley de fuego para ellos.

Del cristianismo, en Juan 14:16: «Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador…» y Juan 16:12-13:

Mas cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

Y del Apóstol Pablo, en 2 Corintios 11:4:

Porque si alguien viene y predica a otro Jesús, a quien no hemos predicado, o recibís un espíritu diferente, que no habéis recibido, o aceptáis un evangelio distinto, que no habéis aceptado, bien lo toleráis.

Las enseñanzas bahá’ís me aseguraron que Dios no deja a la humanidad sin consuelo, sino que manifiesta Su Luz una y otra y otra vez.

RELACIONADO: De predicador baptista negro a maestro bahá’í

Los bahá’ís creen que Bahá’u’lláh es el Espíritu de la Verdad anunciado por Cristo. La revelación de Bahá’u’lláh consta de unos cien volúmenes de escrituras que suman más de 5.000.000 de palabras, escrituras que hasta la fecha se han traducido a más de 800 idiomas. Su fe se ha extendido por todo el mundo, abarcando todas las culturas, razas y pueblos. Al anunciar su nueva y antigua revelación a los pueblos de la Tierra, Bahá’u’lláh proclamó:

El tiempo preordinado para los pueblos y linajes de la tierra ya ha llegado. Se han cumplido las promesas de Dios, consignadas en las santas Escrituras … Feliz quien reflexiona en su corazón sobre lo que ha sido revelado en los Libros de Dios, Quien ayuda en el peligro, Quien subsiste por Sí mismo.

También podría interesarte

Los novedosos principios religiosos de la Fe bahá’í
Religión

Los novedosos principios religiosos de la Fe bahá’í

El gran debate: Lógica vs. Fe. Ambos ganan.
Religión

El gran debate: Lógica vs. Fe. Ambos ganan.

¿Cómo unió Muhammad a las tribus en guerra de Arabia?
Religión

¿Cómo unió Muhammad a las tribus en guerra de Arabia?


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.