Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Historia

Lo que sucedió después de la muerte de Bahá’u’lláh

From the Editors , BahaiTeachings | Jun 1, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
From the Editors , BahaiTeachings | Jun 1, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, el revelador de la religión global más reciente del mundo, dejó este mundo material hace hoy 130 años, a las 3:00 a.m. del 29 de mayo de 1892.

A esa hora exacta, en la hora más oscura de la noche, los bahá’ís de todas las partes del planeta marcarán solemne y espiritualmente la ocasión con oraciones, meditación y lecturas de los voluminosos escritos de Bahá’u’lláh.

Bahá’u’lláh tenía setenta y cinco años cuando falleció, y su vida incluyó un notable número de acontecimientos tanto heroicos como angustiosos: como noble persa, poeta, místico y el reconocido y célebre «Padre de los Pobres» de su país. Después, cuando empezó a proclamar el mensaje bahá’í, Bahá’u’lláh sufrió como prisionero de conciencia, víctima de la tortura, exiliado, preso perseguido que no había hecho nada malo y, sobre todo, como el profeta que promulgó la nueva religión mundial de la humanidad.

RELACIONADO: El majestuoso nacimiento de una humanidad unida

Abdu’l-Bahá, el sucesor de Bahá’u’lláh y el Centro de su Alianza, escribió:

Todos los Profetas han sido enviados a la tierra con un propósito único; por eso Cristo Se puso de manifiesto, por eso Bahá’u’lláh elevó la llamada del Señor: para que el mundo del hombre llegue a ser el mundo de Dios; este dominio inferior, el Reino; esta oscuridad, la luz; esta perversidad satánica, todas las virtudes del cielo; y que toda la raza humana conquiste la unidad, la hermandad y el amor, que reaparezca la unidad orgánica y sean destruidas las bases de la discordia, y que la vida eterna y la gracia sempiterna se conviertan en la cosecha de la humanidad.

La asombrosa vida de Bahá’u’lláh y sus revolucionarias enseñanzas se han convertido en modelos de progreso espiritual y social para millones de personas en todo el mundo. Los bahá’ís proceden de todos los orígenes, de todas las clases sociales, de todas las naciones, de todos los grupos raciales y de todas las confesiones anteriores, y entregan sus vidas al compañerismo y al amor universales, siguiendo los ideales y principios que Bahá’u’lláh enseñó.

Cuando Bahá’u’lláh partió al otro mundo en 1892, muchos observadores religiosos e historiadores se preguntaron si su nueva Fe sobreviviría. La Fe bahá’í no solo sobrevivió, sino que prosperó, creciendo rápidamente y extendiéndose por todos los continentes, sin dividirse en las sectas hostiles y las divisiones bélicas que con frecuencia han plagado las nuevas revelaciones poco después de la muerte de sus fundadores.

Ninguna de las grandes religiones del mundo ha hecho esto antes.

A menudo, como resultado de la violenta oposición que sus enseñanzas radicales generan primero entre las culturas predominantes en las que aparecen, las nuevas religiones suelen luchar por mantenerse unificadas tras el fallecimiento de sus fundadores. Perseguidos, incomprendidos, exiliados, torturados y encarcelados, los primeros judíos, budistas, cristianos y musulmanes sufrieron enormemente y murieron en gran número por sus creencias. Gobiernos enteros intentaron exterminarlos. Pero lo que es peor, sus propios miembros discutieron, lucharon, entraron en conflictos intestinos y, en última instancia, dividieron la nueva Fe del fundador en muchas sectas conflictivas y contendientes. Esto ocurrió universalmente, hasta el advenimiento de Bahá’u’lláh.

Repetidamente perseguido, exiliado, encarcelado y torturado por sus enseñanzas progresistas, Bahá’u’lláh impidió ese destino díscolo estableciendo una Alianza escrita mediante la cual pasó el liderazgo de la Fe bahá’í a Abdu’l-Bahá, su hijo mayor. Cuando Abdu’l-Bahá falleció en 1921, nombró a su nieto Shoghi Effendi como el Guardián de la Fe y el Centro de esa Alianza continua.

Hoy en día, tras el fallecimiento de Shoghi Effendi en 1957, no queda ningún líder designado de la Fe bahá’í. En su lugar, el liderazgo se ha transferido, tal y como Bahá’u’lláh prometió que haría, al organismo administrativo mundial bahá’í elegido democráticamente, la Casa Universal de Justicia. La Alianza bahá’í, ese acuerdo vinculante al que se acogen todos los bahá’ís fieles, fue cuestionada pero nunca en peligro, y los bahá’ís, como cuerpo de creyentes, permanecen unidos con entusiasmo en todo el mundo hasta el día de hoy.

Bahá’u’lláh sufrió una gran opresión durante las últimas cuatro décadas de su vida, al igual que todos los profetas de Dios han sufrido persecuciones, como sacrificio por toda la humanidad y como ejemplo del poder de la unidad. En un discurso que pronunció en la ciudad de Nueva York en 1912, Abdu’l-Bahá dijo que Bahá’u’lláh:

… soportó todas estas ordalías y calamidades para que nuestros corazones se vuelvan encendidos y radiantes, nuestros espíritus sean glorificados, nuestras faltas se conviertan en virtudes, nuestra ignorancia se transforme en conocimiento. Para que logremos los frutos reales de la humanidad y obtengamos gracias celestiales; para que aunque peregrinos sobre la tierra, recorramos el camino del reino celestial, y aunque pobres y necesitados, podamos recibir los tesoros de la vida eterna. Por esto Él ha soportado estas dificultades y aflicciones.

Las enseñanzas bahá’ís enfatizan la santidad de los derechos humanos de todas las personas. Los bahá’ís creen en la investigación independiente de la verdad, en la armonía fundamental de la ciencia y la religión, en la igualdad de las razas y los sexos, y en la libertad absoluta de todos para celebrar el culto que deseen. Estas ideas progresistas y desafiantes hicieron que los gobiernos persa y otomano sometieran a Bahá’u’lláh a cuatro décadas de castigos crueles e inusuales. Bahá’u’lláh padeció terribles sufrimientos, no por ningún delito, sino por promulgar los principios pacíficos de una nueva Fe, que desafiaba audazmente la ortodoxia, la estructura de poder y la corrupción endémica del orden gubernamental, social y religioso existente.

A pesar del fallecimiento de Bahá’u’lláh, la Fe bahá’í sigue creciendo, desarrollándose y prosperando en todos los rincones del planeta. Esta noche los bahá’ís de todo el mundo se reunirán para observar y conmemorar el aniversario del fallecimiento de Bahá’u’lláh, y en esas miles de ocasiones solemnes y de oración, llenas de contemplación meditativa y de recuerdo amoroso, los bahá’ís de todo el mundo reflexionarán sobre las poderosas enseñanzas de esta Fe relativamente nueva y recordarán los extremos sacrificios que Bahá’u’lláh hizo para llevar el mensaje bahá’í de unidad a la humanidad.

También podría interesarte

Historia

Aprendiendo del compromiso de Abdu'l-Bahá con el servicio

Historia

Abdu'l-Bahá: Cien años fuera de nuestro mundo

Historia

Juntos en unidad en el noveno día de Ridván


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.