Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Historia

Dr. Ronald McNair: Un famoso astronauta, físico y bahá’í afroamericano

Radiance Talley | Feb 23, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Radiance Talley | Feb 23, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Tras el lanzamiento del Sputnik, el primer satélite artificial del mundo, un niño de siete años se sentó a contemplar el cielo, contemplando la belleza y la inmensidad del universo.

En ese momento, todo parecía posible. Y 27 años después, se haría famoso por ser el segundo afroamericano y el primer bahá’í en viajar al espacio.

Los tres primeros astronautas afroamericanos que fueron al espacio, entre ellos Ronald McNair, Guy Bluford y Fred Gregory, de la selección de astronautas de la clase de 1978.

Nacido el 21 de octubre de 1950 en una zona rural empobrecida de Carolina del Sur, el Dr. Ronald Erwin McNair fue extraordinariamente brillante desde pequeño. Sabía leer y escribir con solo tres años y se ganó el apodo de «Gizmo», porque se le consideraba un genio de la mecánica.

Los escritos bahá’ís dicen:

La ciencia es la primera emanación de Dios hacia el hombre. Todas las cosas creadas encarnan la potencialidad de la perfección material, pero el poder de la investigación intelectual y la adquisición científica es una virtud superior privativa del hombre. – La promulgación a la paz universal.

Ronald McNair no dejó que las barreras raciales que experimentó al crecer como afroamericano durante la época de Jim Crow le disuadieran de sus investigaciones intelectuales y sus búsquedas científicas.

Con solo nueve años, caminó solo un kilómetro y medio desde su casa hasta la biblioteca pública, solo para que el bibliotecario le dijera: «Esta biblioteca no es para gente de color». Ronald dijo: «Bueno, me gustaría sacar estos libros». La bibliotecaria le dijo: «Joven, si no abandona esta biblioteca ahora mismo, llamaré a la policía». Entonces, Ronald dijo: «Esperaré».

La bibliotecaria llamó entonces a la policía y a la madre de Ronald -que no sabía dónde estaba- y llegaron a la biblioteca. Sorprendentemente, el policía dijo: «¿Por qué no le dan los libros al niño?». Y Ronald, de nueve años, pudo leer esos libros de ciencia avanzada y cálculo.

Ronald creció en una época de segregación en la que los estudiantes blancos y negros no podían ir a la misma escuela ni comer en la misma mesa. Por eso, cuando Star Trek llegó a la televisión en 1966, se inspiró en un futuro de negros y blancos explorando juntos el espacio.

«Y yo lo veía como ciencia ficción, porque eso no iba a suceder, realmente. Pero Ronald lo veía como una posibilidad científica», recuerda el hermano de Ronald, Carl McNair, en un vídeo para StoryCorps. «…Ron era alguien que no aceptaba las normas sociales como sus propias normas, ¿sabes? Eso era para otras personas».

Impulsado por su amor a la ciencia espacial y por una visión de unidad racial, Ronald comprendió la importancia de centrar toda su atención en el aprendizaje y el descubrimiento. Como escribió Abdu’l-Bahá, una de las figuras centrales de la Fe bahá’í:

Mientras los pensamientos de una persona se hallen dispersos, no logrará ningún resultado; mas si su pensamiento se concentra en un único punto, los frutos del mismo serán maravillosos.

Uno no puede obtener toda la fuerza de la luz solar cuando es proyectada sobre un espejo plano, mas en cuanto el Sol se refleja sobre un espejo cóncavo o sobre una lente convexa, todo su calor se concentra en un solo punto, y ese único punto arderá al máximo. Así, es necesario enfocar el pensamiento en un único punto, para que llegue a ser una fuerza eficaz.

Ronald era realmente una fuerza poderosa. Siguió trabajando duro y perseverando, decidido a alcanzar sus objetivos. Incluso después que le robaran dos años de su investigación doctoral sobre física especializada del láser, se las arregló para producir una segunda serie de datos en un año y obtuvo su doctorado en física en el Instituto Tecnológico de Massachusetts en 1976.

Unos cinco meses después de que Guion S. Bluford se convirtiera en el primer astronauta de raza negra en volar al espacio, Ronald se convirtió en el segundo cuando se lanzó la misión STS-41B del transbordador espacial Challenger en 1984. Como especialista de la misión, Ronald operó el brazo robótico del Challenger para permitir que Bruce McCandless se convirtiera en el primer astronauta en volar sin ataduras desde su nave espacial.

Al año siguiente, Ronald fue asignado a la misión STS-51L del transbordador espacial Challenger. El 28 de enero de 1986, en Cabo Cañaveral, Florida, el Challenger explotó 73 segundos después de su lanzamiento, matando a toda la tripulación a bordo. Ronald solo tenía 35 años. Le sobreviven su esposa, Cheryl Moore McNair, su hija, Joy, y su hijo, Reginald.

La tripulación del Challenger: (primera fila) Michael J. Smith, Dick Scobee, Ronald McNair; (última fila) Ellison Onizuka, Christa McAuliffe, Gregory Jarvis, Judith Resnik

Que todos nos sintamos inspirados por la perseverancia, la determinación y la resistencia de esta extraordinaria figura no solo en la historia de las personas negras, sino en la de nuestra nación.

Como dijo Ronald: «Que alcances o no tus objetivos en la vida depende enteramente de lo bien que te prepares para ellos y de lo mucho que los desees». ¡Sois águilas! Estirad las alas y volad hacia el cielo».

También podría interesarte

Historia

Lidia Zamenhof, abnegada heroína bahá'í

Historia

El impacto de los nazis en el mundo de hoy

Historia

¿Qué son los días intercalares bahá'ís?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.