Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Historia

El destino del fiel sirviente de Bahá’u’lláh, Isfandiyar

Christopher Buck | Nov 30, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Christopher Buck | Nov 30, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

El 10 de noviembre de 1912, Abdu’l-Bahá, el hijo mayor de Bahá’u’lláh, recordó con cariño sus recuerdos de infancia con Isfandiyar, el fiel sirviente etíope de la familia, quien, después de 1839, cuando Bahá’u’lláh emancipó a los «muchos» esclavos domésticos de su padre, eligió, como hombre libre, quedarse en la casa de Bahá’u’lláh.

¿Qué evidencia histórica tenemos, más allá de la oración de manumisión escrita de Bahá’u’lláh, de esa emancipación y del destino final de Isfandiyar? He buscado un relato independiente que corrobore, al menos en algunos detalles, lo que le sucedió a Isfandiyar. En el volumen 4 de Ẓuhuru’l-Ḥaqq (en una sección titulada, en persa, «Kayfiyyat-i giriftari-yi Jamal-i Mubarak» en Tarikh-i Ẓuhur al-Ḥaqq), encontré el siguiente resumen parcial, proporcionado por cortesía de Mazda Karimi:

«Según Ẓuhuru’l-Ḥaqq, llegaron noticias de que agentes vienen a arrestar a Isfandiyar para interrogarlo. La esposa de Bahá’u’lláh sugiere que se esconda, pero Isfandiyar no está de acuerdo porque dice que le debe dinero a algunas personas por las compras que ha hecho para la casa, y tiene que saldar estas deudas primero. Un mes más tarde, cuando finalmente liquida esas deudas, pide permiso para ir a Mazandaran, el cual le es concedido. Allí Isfandiyar comienza a trabajar para un Yahya Khan (hermano del primer ministro) como ecuestre [un oficial de la casa real a cargo de los establos], pero cuando Bahá’u’lláh llega a Bagdad, Isfandiyar, también, aparentemente se va (o quizás intenta irse) a Bagdad (el texto no es claro si realmente llega a Bagdad o no). 

Aunque Ẓuhuru’l-Ḥaqq no deja claro si Isfandiyar llega a Bagdad o no – la ambigüedad se debe al hecho de que, según TZH, Bahá’u’lláh le dice a Isfandiyar que se quede con Yahya Khan, en lugar de pedirle que regrese a él – cuando leí la versión de Abdu’l-Bahá, quedó claro que, en ese momento, Isfandiyar estaba en realidad en Bagdad con Yahya Khan (un punto que no se menciona en TZH) y por eso Bahá’u’lláh le pidió que se quedara, en lugar de volver a su actual empleador. Bahá’u’lláh se da cuenta de que Yahya Khan no quería o no quiere que Isfandiyar se vaya y le pide a Isfandiyar que se quede con Yahya Khan, lo cual acepta».

El relato de Ẓuhuru’l-Ḥaqq concuerda perfectamente con el resto de la narración de Abdu’l-Bahá en «Notas del Diario de Ahmad Sohrab», publicado en la Parte 23 de esta serie de ensayos, «‘Rey entre los hombres’: Conoce al esclavo que Bahá’u’lláh liberó».

El mismo documento también proporciona más información histórica sobre otro antiguo esclavo, Mubarak, que Bahá’u’lláh también liberó, esta vez en Bagdad, alrededor de 1853, aparentemente porque Mubarak había estado sirviendo en la casa de una de las hermanas de Bahá’u’lláh. La identidad de esta hermana no está del todo clara, aunque se sabe que ella vivía en Takur, la aldea ancestral de Bahá’u’lláh en la provincia persa de Mazandarán. (Mi querida esposa Nahzy Abadi Buck y yo nombramos a nuestro hijo primogénito Takur – y él ha contribuido con un par de artículos a BahaiTeachings.org.)

Wealthy Persian boy with African slave.
El hijo de un rico sultán y un esclavo africano alrededor de 1880. Fotografía: Thooni Johannes/Instituto de Estudios Históricos Contemporáneos de Irán, Teherán, Irán.

Abdu’l-Bahá amaba mucho a Isfandiyar, y tenía un gran respeto por su carácter. Él dijo: «Cada vez que pienso en Isfandiyar, me emociono hasta las lágrimas, pese a que ha pasado cincuenta años desde que murió». Aquí está el relato completo de lo que Abdu’l-Bahá dijo sobre Isfandiyar el 10 de noviembre de 1912:

Yo tenía un sirviente que era negro. Se llamaba Isfándíyár. Era la esencia del amor, radiante de santidad y perfección, luminoso. Cada vez que pienso en Isfándíyár me conmuevo hasta las lágrimas, aunque falleció hace cincuenta años.

Era el fiel sirviente de Bahá’u’lláh y confidente de sus secretos. Por esta razón el sháh de Persia lo requería y le preguntaba continuamente sobre su paradero. Bahá’u’lláh estaba en prisión, pero el sháh había encomendado a muchas personas que buscan a Isfándíyár. Quizá fueron nombrados más de cien oficiales para buscarlo. Si hubiesen tenido éxito en atraparlo, no lo hubieran matado enseguida. Hubieran cortado su carne en pedazos para forzarlo a confesar los secretos de Bahá’u’lláh, pero Isfándíyár con la mayor dignidad solía caminar por las calles y bazares.

Un día vino a vernos. Mi madre, mi hermana y yo vivamos en una casa cerca de una esquina. Debido a que nuestros enemigos a menudo nos injuriaban, pensábamos trasladarnos a otro lugar donde no nos conocieran. Entonces yo era un niño. Isfándíyár llegó a medianoche. Mi madre dijo: “Oh Isfándíyár, hay ciento policías buscándote. Si te atrapan no te matarán inmediatamente sino te torturarán con fuego. Te cortarán los dedos, las orejas, y te sacarán los ojos esperando que les digas los secretos de Bahá’u’lláh. ¡Márchate! ¡No te quedes aquí!”. “No puedo marcharme”, dijo, «porque debo dinero a las tiendas y almacenes. ¿Cómo puedo marcharme? Dirán que el sirviente de Bahá’u’lláh ha comprado y consumido los artículos y provisiones de los tenderos sin pagarles. A menos que pague estas deudas no puedo marcharme. Pero si me apresan, no importa. Si me castigan, nada hay de malo en ello. Si me matan, no os aflijáis. Pero huir es imposible. Debo quedarme hasta pagar todo lo que debo. Luego me iré”.

Durante un mes paseó por las calles y mercados. Tenía cosas para vender, y con las ganancias gradualmente fue pagando a sus acreedores. De hecho, aquellos no eran deudas suyas, sino las deudas de la corte; porque nos habían confiscado todas nuestras propiedades. Nos quitaron todo lo que poseíamos. Lo único que nos quedó fueron deudas. Isfándíyár las cubrió totalmente, sin olvidar un solo penique. Entonces nos visitó, se despidió y se marchó.

Más tarde, Bahá’u’lláh fue liberado de la prisión y nos fuimos a Bagdad. Isfándíyár se nos unió. Quería quedarse en la misma casa. Bahá’u’lláh, la Bendita Perfección, le dijo: “Cuando huías, hubo un ministro persa que te amparó cuando ningún otro podía protegerte. Debido a que te dio amparo y protección, debes serle fiel. Si está satisfecho en dejarte ir, luego vuelve a nosotros; pero si él no desea que te vayas, no lo dejes”. Su amo dijo: “No deseo separarme de Isfándíyár. ¿Dónde puedo encontrar otro como él, con tal sinceridad, tal fidelidad, tal carácter, tal 417 poder? ¿Dónde puedo encontrarlo? ¡Oh Isfándíyár! No deseo que te vayas, pero si tú quieres marcharte, que sea de acuerdo a tu voluntad”. Pero debido a que la Bendita Perfección había dicho “Debes serle fiel”, Isfándíyár se quedó con su amo hasta el día en que muró. Era una fuente de luz. Aunque su color era negro, no obstante, su carecer, su mente y su faz eran luminosas. En verdad, era una fuente de luz.

Nota: Mi agradecimiento al Dr. Nosratollah Mohammadhosseini por la cuidadosa lectura y corrección del manuscrito de pre-publicación, 8-4-2020.

También podría interesarte

Historia

El desafío de ‘Abdu’l-Bahá a los unitarios

Historia

En su estela: mujeres caminando por un sendero espiritual

Historia

La Historia de Bahá'u'lláh


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.