Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Historia

El profeta sale de prisión

From the Editors | Ago 27, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
From the Editors | Ago 27, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

Pasaron nueve duros años en la ciudad-prisión de Akka, y el confinamiento forzoso de Bahá’u’lláh en el exilio llegó finalmente a su fin. Confinado sin haber cometido delito alguno, Bahá’u’lláh fue encarcelado por enseñar:

Que todas las naciones lleguen a ser una en fe y todos los hombres como hermanos; que los lazos del afecto y la unidad entre todos los hijos de los hombres sean fortalecidos; que cesen las diferencias de religión y que las diferencias de raza sean abolidas.

Como en anteriores confinamientos, los carceleros de Bahá’u’lláh se habían ablandado hacia él y el resto de los cautivos bahá’ís, después de ver sus maneras amables y pacíficas. Por las condiciones de su exilio, Bahá’u’lláh no podía abandonar el arresto domiciliario en Palestina, pero al menos podía salir de su celda. Un día en la ciudad-prisión de Akka, Bahá’u’lláh mencionó a su hijo y sucesor Abdu’l-Bahá: «No he contemplado el verdor durante nueve años. El campo es el mundo del alma, la ciudad es el mundo de los cuerpos».

Abdu’l-Bahá se propuso inmediatamente encontrar un nuevo lugar para que Bahá’u’lláh viviera. Un pachá de Akka poseía una pequeña propiedad llamada Mazra’ih en una zona rural agrícola a unas cuatro millas al norte de Akka. El anciano pachá ya no se preocupaba de visitar su casa en el campo, así que, con los escasos fondos que algunos de los bahá’ís habían podido ganar, Abdu’l-Bahá dispuso alquilar la finca al pachá a un precio razonable. Contrató a algunos hombres para que hicieran algunas reparaciones menores.

Una vez terminadas las reparaciones, Abdu’l-Bahá decidió inspeccionar el trabajo. Aunque oficialmente seguía siendo un prisionero al que no se le permitía salir de Akka, Abdu’l-Bahá atravesó las puertas de la ciudad, pasó por delante de los guardias que no le detuvieron, y se dirigió a Mazra’ih. A continuación, Abdu’l-Bahá organizó un banquete e invitó a los funcionarios de Akka. En el banquete anunció su intención de llevar a Bahá’u’lláh a Mazra’ih.

Abdu’l-Bahá intentó entonces persuadir a Bahá’u’lláh para que visitara Mazra’ih. Por más que insistía, Bahá’u’lláh siempre respondía: » Soy un prisionero». Abdu’l-Bahá pidió a destacados funcionarios de Akka que fueran a ver a Bahá’u’lláh y le invitaran personalmente a abandonar la ciudad y vivir en Mazra’ih, pero Bahá’u’lláh respondía: «Soy un prisionero».

Finalmente un shaykh replicó: «¡Dios no lo quiera! ¿Quién tiene el poder de hacerte prisionero?… Te ruego que salgas y vayas… Es hermoso y verde. Los árboles son preciosos, ¡y las naranjas como bolas de fuego!».

Pronto, tras muchas súplicas, Bahá’u’lláh consintió finalmente en ir a Mazra’ih. Después de nueve años, por fin pudo disfrutar allí de la belleza de la naturaleza. La finca tenía un arroyo, una arboleda de pinos y lindaba con una pequeña granja. En su libro «A los que fueron fieles» Abdu’l-Bahá escribió sobre la liberación de Bahá’u’lláh, diciendo que Él:

…estuvo prisionero y confinado nueve años en la ciudad-fortaleza de ’Akká, y en todo momento, tanto dentro de los cuarteles como después, desde fuera de la casa, la policía y los farráshes Le tenían bajo vigilancia constante. La Bendita Belleza vivía en una casa muy pequeña, y nunca ponía el pie fuera de aquella estrecha morada, porque Sus opresores montaban guardia continuamente a la puerta. Sin embargo, transcurridos nueve años, concluyó el periodo de tiempo fijado y predeterminado; y en ese momento, contra la rencorosa voluntad del tirano ’Abdu’l-Hamíd y de todos sus validos, Bahá’u’lláh salió de la fortaleza con autoridad y poder y estableció Su hogar en una mansión real fuera de la ciudad.

RELACIONADO: La fe bahá’í crece y la persecución se intensifica

Dos años más tarde, Abdu’l-Bahá adquirió una casa en la cercana Bahji, desocupada por un pachá durante una epidemia, y su familia y muchos de los demás bahá’ís abandonaron sus dependencias carcelarias para trasladarse allí. Aunque Bahá’u’lláh seguía siendo oficialmente un prisionero, el decreto del sultán Aziz era en realidad letra muerta. Ningún funcionario de Akka se preocupó de hacerlo cumplir. Bahá’u’lláh podía ahora moverse a su antojo. Algunos días pasaba en Bahji, otros iban a la granja de Mazra’ih, y ocasionalmente montaba su tienda en el Monte Carmelo, cerca de Haifa.

En «A los que fueron fieles», Abdu’l-Bahá escribió que los gobernantes de Palestina envidiaban el respeto que recibía Bahá’u’lláh, y que la creciente influencia espiritual de su Fe hacía imposible el confinamiento:

Aunque el farmán real específicamente decretaba que Bahá’u’lláh debía estar incomunicado dentro de la fortaleza de ’Akká en una celda, siempre bajo guardia; que nunca había de poner un pie fuera; que nunca debía ver ni siquiera a alguno de los creyentes, a pesar de tal farmán, de orden tan drástica, Su tienda se levantó con majestad en las alturas del Monte Carmelo. ¡Qué mayor demostración de poder podría darse que ésta,

También podría interesarte

¿Cómo la valentía de los primeros bahá’ís inspira justicia hoy en día?
Historia

¿Cómo la valentía de los primeros bahá’ís inspira justicia hoy en día?

La primera Navidad de Abdu’l-Bahá
Historia

La primera Navidad de Abdu’l-Bahá

De la prisión a la pobreza y el exilio: el viaje de Bahá’u’lláh
Historia

De la prisión a la pobreza y el exilio: el viaje de Bahá’u’lláh


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.