Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Durante nuestro viaje de campamento anual, John y yo esperamos con ansias encender un fuego para aliviar el frío de la noche.

La última vez, sin embargo, no sucedió de inmediato. En general, ambos somos hábiles para las fogatas y teníamos una buena pila de leña, pero el fuego necesitaba más trozos pequeños y medianos de madera seca para que la llama pudiera capturarse, propagarse y finalmente construir su propia energía.

Cuando comenzó el fuego, se agitó y luego se apagó, y nos sentamos allí en la noche oscura y fría, me di cuenta de que una buena fogata requiere los materiales correctos, así como habilidad, tiempo y paciencia.

Entonces, mientras reorganizaba los troncos y buscaba otros materiales inflamables, comencé a pensar en el fuego y su lugar en el mundo. Al igual que otros aspectos de la naturaleza, puede ser tanto constructivo como destructivo; entretenido y práctico. Puede ser controlado dentro de los límites, y obedece las leyes.

La naturaleza crea incendios a través de los rayos, encendiendo de este modo materiales combustibles y orgánicos. Del mismo modo, al construir una fogata, debo crear las condiciones adecuadas, tener los ingredientes en la proporción correcta y trabajar en la secuencia correcta. Si lo hago bien, se propagará una llama, crecerá y contagiará e incluso la madera húmeda se encenderá con las piezas cercanas.

Esta cualidad de contagio es una espada de doble filo. Sabemos que podemos contagiarnos de enfermedades de otras personas. Quizás es menos obvio, pero también podemos contagiarnos de un buen estado de ánimo, optimismo e inspiración, y lo mismo ocurre con las actitudes negativas y, lo que es peor, con las destructivas. Los escritos bahá’ís utilizan con frecuencia esta doble naturaleza del fuego para expresar la realidad de nuestras almas en términos físicos y metafóricos:

Que tu alma arda con la llama de este Fuego imperecedero, que está encendido en lo más íntimo del corazón del mundo, de tal manera que las aguas del universo sean incapaces de enfriar su ardor. – Bahá’u’lláh, Pasajes de los Escritos de Bahá’u’lláh, pág. 20.

Pues la lengua es fuego latente, y el exceso de palabras un veneno mortal. El fuego material consume el cuerpo, mientras que el fuego de la lengua devora tanto corazón como alma. – Ibid, pág. 139.

Los escritos religiosos han usado durante mucho tiempo el concepto de “prueba de fuego” para indicar la purificación en tiempos difíciles. El fuego simboliza los medios por los cuales construimos el carácter. Nos desafía a superar nuestros problemas y nos inspira al calentar nuestros corazones y motivar la acción.

Supongo que el fuego mismo no es ni bueno ni malo. Su naturaleza esencial es quemar, al igual que el agua hace que las cosas se mojen:

La naturaleza inherente al fuego es arder, la naturaleza inherente a la electricidad es dar luz, la naturaleza inherente al sol es brillar, y la naturaleza inherente a la tierra orgánica es el poder del crecimiento. – Abdu’l-Bahá, Abdu’l-Bahá en Londres, pág. 27.

Esto significa que las etiquetas “bueno” y “malo” son subjetivas, y el factor clave es mi propia actitud hacia lo que estoy experimentando. El impacto del fuego puede evaluarse en términos de sus efectos y mis propias expectativas.

El calor del fuego cambia una sustancia, reduciéndola a sus partes elementales. Lo mismo puede decirse de las personas, quienes pueden transformarse a través de sus esfuerzos por superar la adversidad. El fuego puede purificar una sustancia, eliminando la escoria que de otra manera oculta su belleza. Lo mismo puede suceder con las personas, quienes pueden estar radiantes en su alivio de haber podido superar las dificultades y haber crecido como resultado.

Así que, perdida en mis pensamientos, estaba de vuelta en la fogata del campamento que ahora finalmente rugía, disfrutando del calor y la luz del fuego, y esperando ansiosamente su protección contra los lobos y los mosquitos.

0 Comentarios

characters remaining