Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Cultura

Los efectos de la violencia en los videojuegos, las películas y los programas de televisión

Radiance Talley | Ago 22, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Radiance Talley | Ago 22, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Un informe de 2002 elaborado por el Departamento de Educación de Estados Unidos y el Servicio Secreto examinó 37 incidentes de tiroteos en escuelas y ataques en escuelas desde 1974 hasta 2000 en Estados Unidos y descubrió que «más de la mitad de los atacantes demostraron algún interés por la violencia a través de películas, videojuegos, libros y otros medios de comunicación».

¿Es esto una coincidencia? ¿O es posible que la exposición a los medios de comunicación violentos en la infancia pueda provocar un comportamiento violento más adelante en la vida? Lee para saber más sobre los efectos negativos de los videojuegos, programas de televisión y películas violentas en el cerebro y el comportamiento.

La prevalencia de la violencia en los videojuegos, las películas y los programas de televisión

Una “vida casta y santa, con sus implicaciones de modestia, pureza, templanza, decencia y limpieza de pensamientos, comprende nada menos que el ejercicio de la moderación en todo lo relacionado con la vestimenta, el lenguaje, las distracciones y todas las ocupaciones artísticas y literarias”, escribió Shoghi Effendi, el Guardián de la Fe bahá’í.

RELACIONADO: Cómo vivir una vida santa, pura y casta

Por desgracia, el consumo de videojuegos, películas y programas de televisión ha superado los límites de moderación para la mayoría de las personas y se ha convertido en una parte importante de la vida de los niños.

Según un artículo publicado en 2007 en el «Journal of Adolescent Health», «los niños de Estados Unidos pasan una media de entre 3 y 4 horas al día viendo la televisión», y «más del 60% de los programas contienen algo de violencia, y cerca del 40% de ellos contienen violencia intensa».

Las unidades de videojuegos también están presentes en el 83% de los hogares con niños, y «el 94% de los juegos calificados (por la industria de los videojuegos) como apropiados para los adolescentes se describen como que contienen violencia». Los niños de entre 8 y 10 años pasan una media de 65 minutos al día jugando a los videojuegos, y el 8,5% de los niños de entre 8 y 18 años sufren «trastorno de juego», la adicción a los videojuegos que ahora se incluye en la Clasificación Internacional de Enfermedades.

Abdu’l-Bahá, una de las figuras centrales de la Fe bahá’í, dijo: “pero existe el peligro de que ese pasatiempo degenere en disipación del tiempo. Malgastar el tiempo no es aceptable en la Causa de Dios”. Este consumo excesivo de entretenimiento no solo nos quita tiempo para servir a la humanidad y progresar espiritualmente, sino que también puede pervertir nuestro carácter y comportamiento.

Los efectos a corto plazo de los videojuegos, películas y programas de televisión violentos en el cerebro

Los experimentos han demostrado que «la exposición a la violencia en los medios de comunicación aumenta inmediatamente la probabilidad de comportamientos agresivos tanto en niños como en adultos a corto plazo».

Tanto si se trata de niños en edad preescolar, como de niños de primaria, adolescentes o adultos, los que vieron clips violentos se comportaron de forma más agresiva y adoptaron creencias de mayor aceptación hacia la violencia. Esto se debe a la estimulación, el aumento de la excitación y el mimetismo que tienen lugar a nivel neurológico.

Los psicólogos Dr. Brad J Bushman y Dr. Craig A Anderson incluso descubrieron que jugar a videojuegos violentos estaba relacionado con el aumento de pensamientos, creencias, actitudes, comportamientos y excitación fisiológica agresivos y con la disminución del «comportamiento prosocial (solidaridad)».

Los efectos conductuales a largo plazo de los videojuegos, las películas y los programas de TV violentos

Los estudios también han demostrado que «la exposición habitual temprana a la violencia en los medios de comunicación en la infancia media predice un aumento de la agresividad 1 año, 3 años, 10 años, 15 años y 22 años después en la edad adulta, incluso controlando la agresividad temprana».

Además, los niños que pensaban que la violencia que veían era realista y se identificaban con el agresor que la infligía eran especialmente propensos a adoptar creencias y comportamientos más agresivos debido al aprendizaje por observación que se producía. Por ejemplo, en un seguimiento de 15 años de estos niños, que estaban «en el cuarto superior de visualización de la violencia en la infancia media», se descubrió que «el 11% de los varones había sido condenado por un delito (en comparación con el 3% de los demás varones), el 42% había «empujado, agarrado o empujado a su cónyuge» en el último año (en comparación con el 22% de los demás varones), y el 69% había «empujado a una persona» cuando se había enfadado en el último año (en comparación con el 50% de los demás varones). En el caso de las mujeres, el 39% de las espectadoras muy violentas había «lanzado algo a su cónyuge» en el último año (en comparación con el 17% de las demás mujeres), y el 17% había «pegado, golpeado o estrangulado» a otro adulto cuando se había enfadado en el último año (en comparación con el 4% de las demás mujeres)».

“¡Oh amados de Dios!”, Abdu’l-Bahá escribió, “En este ciclo de Dios Todopoderoso, la violencia, la coerción, la represión y la opresión son todas y cada una condenadas”.

Si condenamos la violencia, ¿no deberíamos condenar también los juegos y la programación que la promueven? La exposición a videojuegos, películas y programas de televisión violentos aumenta el riesgo de comportamiento violento como lo hace el hecho de crecer en un entorno lleno de violencia real. Los neurocientíficos y los psicólogos entienden ahora que estos efectos a largo plazo son el resultado del aprendizaje por observación y la desensibilización que se produce automáticamente en los niños que presencian esta violencia.

Según el Dr. L. Rowell Huesmann, «los niños adquieren automáticamente guiones para los comportamientos que observan a su alrededor en la vida real o en los medios de comunicación, junto con reacciones emocionales y cogniciones sociales que apoyan esos comportamientos. Los procesos de comparación social también llevan a los niños a buscar a otros que se comportan de manera agresiva similar en los medios de comunicación o en la vida real, lo que conduce a un proceso de caída en espiral que aumenta el riesgo de comportamiento violento.»

Permitir que los niños vean medios de comunicación violentos es un grave riesgo para la salud pública. Como se afirma en el «Journal of Adolescent Health», la correlación entre la violencia en los medios de comunicación y la agresividad es mayor que la correlación entre el tabaquismo pasivo en el trabajo y el cáncer de pulmón, la exposición al plomo y las puntuaciones de CI en los niños, los parches de nicotina y el abandono del tabaco, la ingesta de calcio y la masa ósea, los deberes y el rendimiento académico, la exposición al amianto y el cáncer de laringe, y las autoexploraciones y la extensión del cáncer de mama.

El Dr. L. Rowell Huesmann declaró: «Aunque el niño ya agresivo que ve o juega mucho con los medios de comunicación violentos puede convertirse en el adulto joven más agresivo, la investigación demuestra que incluso los niños inicialmente no agresivos se vuelven más agresivos al ver la violencia de los medios».

Y añadió: «En resumen, la exposición a la violencia en los medios electrónicos aumenta el riesgo de que tanto los niños como los adultos se comporten de forma agresiva a corto plazo y de que los niños se comporten de forma agresiva a largo plazo».

Por supuesto, como cualquier amenaza para la salud pública, no todos los niños que se exponen a ella adquieren la afección. Sin embargo, esto no disminuye la necesidad de abordar el riesgo. Si queremos que la próxima generación sea amable, gentil e inocente, no podemos seguir bombardeándola con contenidos agresivos y pervertidos. Abdu’l-Bahá escribió:

Potencialmente, todo niño es la luz del mundo y, al mismo tiempo, su oscuridad; por consiguiente, la cuestión de la educación debe ser considerada como de importancia primordial.

Desde su infancia, el niño debe ser amamantado en el pecho del amor de Dios y criado en el abrazo de Su conocimiento, para que irradie luz, crezca en espiritualidad, se llene de sabiduría y erudición y adquiera las características de la hueste angelical.

Los niños nacen puros y desprotegidos. Necesitan la orientación y la protección de su familia y su comunidad. Esforcémonos por evitar que estas luces puras entre nosotros se extingan por la oscuridad que les rodea.

También podría interesarte

Cultura

Amor y servicio: una combinación celestial

Cultura

Principios bahá'ís para los medios de comunicación

Cultura

Una pianista iraní toca por aquellos que no pueden


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.