Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Enseñando en silencio, con hechos, no con palabras

Jaellayna Palmer | Jul 23, 2019

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Jaellayna Palmer | Jul 23, 2019

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

En general, trato de resistirme a la práctica de almacenamiento y extracción de datos, donde las empresas rastrean mis visitas y mis compras, generalmente para su propio beneficio.

Sin embargo, admito que no me importa mucho cuando sitios como Amazon o Goodreads me recomiendan libros y películas basados en otros títulos que han notado que busco o compro. Aunque a veces las recomendaciones no son muy acertadas, la mayoría de las veces me encuentro siguiendo un camino de enlaces y explorando libros y películas que me tientan a comprar o al menos me familiarizo con ellas.

A principios de esta semana, un sitio web minorista me recomendó un libro de Donald Finkel llamado «Enseñando con la boca cerrada». No lo he comprado ni leído todavía, así que no estoy tratando de recomendarlo. Pero me intriga lo que sugiere el título, ya que creo que describe perfectamente una de las mejores maneras en que podemos enseñar y aprender valores, con nuestras acciones y no con nuestras palabras:

La guía ha sido dada siempre con palabras, y ahora es dada con hechos. Todos deben manifestar acciones puras y santas, pues las palabras son propiedad de todos por igual… Esforzaos, pues, con alma y corazón para distinguiros por vuestras acciones. – Bahá’u’lláh, Las palabras ocultas, pág. 94.

En primer lugar, estar en silencio no significa ser poco comunicativo. Por el contrario, probablemente todos hemos estado entretenidos por un mimo o hemos admirado a un comerciante calificado que trabaja en silencio. Recuerdo haber estado en un aeropuerto donde mi esposo John y yo estábamos hipnotizados viendo a un joven lavar las ventanas. Báltico en sus movimientos, sin darse cuenta de que estaba siendo observado, trabajaba de manera noble, sin otra motivación aparente que el deseo de excelencia. Al observarlo, aprendí sobre los altos estándares de mano de obra.

Todos hemos tenido la experiencia inversa, en la que las palabras de un individuo o una empresa superaron con creces sus acciones. Puedo pensar en varios casos en que alguien prometió una cosa y luego entregó otra, como un producto o servicio menor: renovaciones en el hogar, características del producto, longevidad de desgaste, etc. Lamentablemente, las lecciones de este tipo de experiencias a menudo resultan en desconfianza, cinismo y resentimiento.

Lo mismo se aplica en las relaciones humanas. Las experiencias positivas nos enseñan confianza y afecto, y las experiencias negativas nos enseñan desconfianza y resentimiento. Aunque esta negatividad podría reconciliarse a través del perdón y la comunicación, la amarga lección puede perdurar.

De la misma manera, los niños aprenden de sus padres y notan inconsistencias entre sus palabras y sus hechos. Una de las áreas que esto se puede ver especialmente manifiesto es en relación con otras personas. Por ejemplo, los padres pueden decirles a sus hijos que sean educados, y luego los niños observan que sus padres son groseros o impacientes.

Existen muchas relaciones intermedias, no probadas, en las que las personas piensan que se comportarán de una manera y luego terminan comportándose de otra manera. Esto no significa que la gente estuviera siendo engañosa; más bien simplemente no se conocían a sí mismos.

Para dar un ejemplo concreto, leí acerca de un alcalde que proclamó con orgullo en una entrevista que su ciudad estaba libre de prejuicios y conflictos étnicos. Sin embargo, en una inspección más cercana, el entrevistador descubrió que la ciudad tenía una población inusualmente homogénea. ¿Cómo puede la gente del pueblo afirmar estar libre de prejuicios si nunca han sido desafiados a mostrarlo? A medida que la historia se desarrollaba, eventualmente algunas personas consideradas «diferentes» se mudaron al pueblo y esto causó una gran inquietud. No sé cómo todo eso se desarrolló años más tarde, pero al menos gran parte de la historia muestra cómo los hechos pueden traicionar palabras.

Bahá’u’lláh nos advirtió: Cuidado… no sea que andéis por los caminos de aquellos cuyas palabras difieren de sus hechos – Pasajes de los Escritos de Bahá’u’lláh, pág. 160.

Abdu’l-Bahá dijo: «No os contentéis con demostrar amistad sólo con palabras; dejad que vuestro corazón se encienda con amorosa bondad hacia todos los que se crucen en vuestro camino». – La sabiduría de Abdu’l-Bahá, pág. 18.

Si  es que valoramos la diversidad, creemos sinceramente en la nobleza de todas las personas y reconocemos el potencial dentro de todos: ¿Están nuestras acciones apoyando esos principios elevados? De la misma forma como reclamamos un producto de un folleto, más allá de las palabras en un discurso o sus promesas, no importa cuán elevadas puedan parecer estas, en última instancia, la acción es la que marca la diferencia.

También podría interesarte

Espiritualidad

¿Creen los bahá'ís en la vida después de la muerte?

Espiritualidad

Cómo no desilusionarse

Espiritualidad

Cómo un roce con la muerte cambió mi perspectiva de la vida


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.